Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomás Néstor Martínez
29/07/2017
ENTREVISTA / Raquel Ramírez de Arellano, poeta

"La poesía está en un limbo, pero no se ha perdido"

Raquel Ramírez de Arellano que es poeta, profesora, activista y muy comprometida con la enseñanza pública y coordinadora de distintos proyectos de animación a la lectura para niños y para jóvenes. Coordinadora del Seminario de Literatura Infantil y Juvenil Ana Pelegrín de Acción Educativa. También coordina el ciclo 'Raros en la Biblioteca' en el CEIP Rabenco de Leganés.' Riego Automático' su último libro de poesía publicado del que dice Tomás Néstor que debería de leerse, pues sus imágenes, su simbolismo ayuda a vivir y a entender el mundo que nos vive.
Raquel Rodrígez de Arellano leyó sus poemas en la tarde del viernes en Veguellina de Órbigo, dentro del ciclo 'Poesía a Orillas del Órbigo' organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo.

[Img #31116]

 

 


Tomás Néstor Martínez: A mí la literatura infantil y juvenil me parece algo inexistente. Existe literatura y sanseacabó. Esto lo digo porque los grandes escritores ya desde bien pequeños leían obra completa. Nunca se les escucha decir: leí una adaptación.

 

Raquel Ramírez de Arellano: Yo estoy totalmente de acuerdo contigo, no existe literatura infantil y juvenil. Es una manera de nombrarlo con la intención de atraer por un lado a los docentes y situarlos en un lugar desde el cual ellos puedan…

 

 

No me digas que ahora hay que convencer a los docentes…


Es que tú eres muy mayor, eh. Pero a los docentes ahora hay que convencerlos, hay que atraerlos a lo que se quiere. Por ejemplo en este ‘Seminario de Literatura Infantil y Juvenil Ana Pelegrín de Acción Educativa’ en honor de Ana, que fue quien lo creó, intentamos atraer y de situar un poco a los muchachos y también por qué no a los docentes. 

 

 

¿Y no habrá quién sienta cierto rechazo por lo infantil, por lo juvenil?


Tú no puedes vendérselo así tampoco; creo que era Landero quién lo decía: "No dejaría yo asolarse ahora a un muchacho con la Celestina". Porque es verdad que todo ha cambiado mucho, que su realidad social no tiene nada que ver con aquello. No sé si tiene que haber una adaptación, pero tiene que haber unos previos.

 

 

No le puedes poner en las manos a una criatura el Quijote, porque lo que consigues es que no vuelva a leer en la vida.


Eso es, es un tanto paradójico, les generas justo lo contrario de lo que has pretendido. No sé si es una adaptación, a lo mejor ni eso, pero sí es acompañarlos en esa lectura. A mí me parece de máxima importancia acompañar en la lectura a los jóvenes.

 

 

¿Cómo si fuera una iniciación, una introducción, o incluso una provocación para que lean?

 

Eso es una provocación: yo te voy a dejar esto aquí, voy a acompañarte este rato, luego esto queda aquí para que tú lo uses.

 

 

Otro de los ciclos que coordinabas se llamaba ’Raros en la Biblioteca’.


Sí, ese ciclo yo lo llevaba en el colegio en el que yo estudié, que era el colegio ‘Trabenco’ de Leganés. Se trataba de un proyecto educativo singular que se ha perdido en parte, porque este tipo de proyectos se apoyan en personas muy concretas, y cuando estas van desapareciendo las cosas tienen que cambiar. Y hoy en día ya queda poco de aquello que se gestó y que provenía de las mismas fuentes, de Federico Martín Nebras, de Antonio Rubio, Lola Pedrosa, gente muy comprometida que se fue jubilando y haciendo otras cosas. En el tiempo que estuve allí trabajando pude inventarme ese ciclo de literatura que era ‘Raros en la Biblioteca’.

 

 

[Img #31115]

 

 

Un nombre que llama la atención, aunque solo fuera por curiosidad, habría que asomarse.

 

Tenía que ver sobre todo con autores, a veces de los que clasificamos como de literatura infantil. Se reunían con los padres y les contaban cosas sobre sus escritos y los padres alucinaban, porque a través de ellos se introducían en un mundo que ni siquiera habían imaginado, ni para sus hijos ni tan siquiera para ellos mismos.
Por allí pasó gente muy divertida, tanto con la educación como con la literatura.

 

 

¿Cómo subes al tren de la lectura a tus alumnos?


El otro día me invitaron en la Asociación de Narradores Orales a contar esto mismo. Yo les decía: hago una cosa que a mí me paree muy fácil y que ahora se llama ‘innovación pedagógica’, pero que no es nada de eso. Consiste en escuchar a los chicos y chicas. Mi modo de trabajo parte de esa premisa. Ellos están cansados de estar en un aula sentados en fila india, haciendo un trabajo individual en el que nunca participan. Van allí, escuchan lo que el profesor tiene que contarles, siendo meramente espectadores, no son parte activa del proceso. Cuando llegué al centro de ‘La Fortuna’ de Leganés les dije: yo quiero un aula para mí, y es para no moverme de ella, porque mis chicos siempre irán ahí a buscarme. Eso facilita tener unas mesas, una biblioteca de aula, un material que siempre disponible y bien ordenado que nos acompaña y espera hasta la siguiente sesión. Con respecto al tema de la lectura, me parece muy importante volver a leerles a los chicos y chicas. Leerles cosas, porque esa costumbre de leerles se pierde al irse haciendo mayores. Y a los niños, a los chavales y a los adultos nos encanta escuchar. Tener una hora a la semana en la cual ellos hacen esa lectura obligatoria, que realizo yo casi íntegramente, en voz alta. Porque me parece también importante que obtengsn un modelo adecuado…

 

 

La entonación…


Eso es, una entonación de alguien que esté acostumbrado a leer, acostumbrado a escribir, que no tiene vergüenza.

 

 

¿Influye en ello que su profesora sea poeta?


En mí caso influye y mucho, porque mis chavales van a leer como mínimo 60 poemas durante el curso, porque se les ofrece como un regalo. Yo desarrollo un proyecto que se llama ‘Los Lunes Poéticos’, un proyecto que procede de un grupo de Alicante que se llama ‘Dilluns poètics. Cada lunes se les recibe con un poema, se les entrega y ofrece un poema como si fuera un regalo. No tienen que hacer nada más con él. El primer día aparecen unos cuantos por el suelo. Pero el último día te percatas que los tienen todos bien archivaditos. Una vez leído ese poema puedes sugerirle que lo reescriban, que trabajen con ellos, que los recreen incluso.

 

 

¿Ser poeta es ser una ‘rara de cojones’ o estar loca? Lo dice un ‘yo poético’ en un poema.


Es tener salero…

 

 

[Img #31118]

 

 

 

También, que es la continuación del verso…


Yo creo que la sociedad en la que vivimos es ser una ‘rara de cojones’; pero bueno, no está mal.

 

 

¿Ha caído en desgracia la poesía?

 

La poesía cayó en desgracia. Ha caído en desgracia claro, pero también ha caído en gracia. La poesía está en un limbo, pero no se ha perdido.

 

 

De hecho se publican muchos libros de poesía.


Lo que ocurre, quizá, es que el criterio debiéramos revisarlo un poco.

 

 

Ciertamente. Y ¿qué es la poesía des-razonada?


La poesía des-razonada es la que ha perdido la razón. No es la que no tiene razón, sino la que ha perdido la razón.

 

 

Pero toda la poesía, pienso yo, o pierde la razón, o si es racional pierde la poesía.


Bueno, ahí tenemos un montón de poetas que hablan de lo evidente, de lo que pasa todos los días, y que son leídos y admirados…

 

 

También las crónicas de los periódicos cuentan lo que pasa cada día.


Dice nuestro amigo Juan Carlos Mestre que “la poesía es el encargo que se nos ha hecho” y que tiene que ver con un proyecto de vida. Y yo creo esto, y mi poesía parte un poco de ese proyecto mío. No tengo ninguna prisa, no quiero llegar a  ningún lugar. La poesía forma parte de mi vida. Creo también que tengo la posibilidad de contar cosas que otros a veces no ven, lo que me hace ser un poco desagradable. A menudo las cosas que contamos son molestas, querrían no ser oídas, Pero estamos aquí para contarlas.

 

 

[Img #31119]

 

 

Proyecto PGP, Proyecto Genoma Poético. ¿Esto qué es, biología, biotecnología?


Pues es un grupo de gente, con los cuales he participado en ‘Cruz’, un ‘fancine’ recién salido. Hacen muchísima labor poética en Madrid y se reúnen donde van pudiendo. Su finalidad es hacer poesía, no tienen otro objetivo. Inventan juegos; a mí me acaban de regalar un juego precioso. Consiste en unas tablitas con el vocabulario esencial del ‘Romancero gitano’ para que los jóvenes a partir de ahí construyan textos. Me parece muy interesante. Están en todo lo que se hace con la poesía más en movimiento.

 

 

Tú has participado en alguna ocasión en un ‘meeting poético’. ¿Qué se hace ahí, se recitan poemas para que voten…?


Yo participé en un ‘meeting poético’ para promover la Alcaldía de Manuela Carmena. En la Comunidad de Madrid estamos viviendo un desastre a todos los niveles, cultural, educativo, económico, social, de todos los tipos. Y a mí la opción de Manuela Carmena me parecía maravillosa y creo que en el Ayuntamiento de Madrid estamos viendo los efectos positivos que está teniendo. Participaron poetas maravillosos: Jorge Riechmann, Alberto García Teresa, Luis Luna, muchos, muchos poetas.

 

 

Te voy a leer unos nombres de poetas y tú le vas a ir poniendo una etiqueta, la que te parezca, adjetivo o sintagma nominal o lo que quieras: Antonio Gamoneda.


Antonio Gamoneda es mi padre.

 

 

Ledo Ivo.


Ledo Ivo es un hombre viejo que vive en Brasil y sale en las antologías con cara de loco.

 

 

Rafael Pérez Estrada.


Es el caracol descalzo.

 

 

Y Juan Carlos Mestre.


Es un amigo muy especial y un poeta maravilloso.

 

 

[Img #31117]

 

 

Para mí la tuya es una poesía que me ha asombrado. En una primera lectura me pareció maravilloso la cantidad de símbolos que había ahí; y a la segunda lectura, como ya tenía en la retina los símbolos, empecé a entrar en el pozo y creo que llegué hasta el fondo y me ha parecido una poesía que merece la pena ser conocida, ser leída. Pero no para gente negligente ni para perezosos. Como debe ser. 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress