Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 22/05/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes Unzeta Gullón
3/08/2017

Ricardo Gullón/Casa Panero. Tirando de hemeroteca.

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #31228]

 

 

 

En el 2003 escribía la periodista Maite Almanza en el Diario de León:

 

Luisa, Soledad y Germán Gullón han donado al Ayuntamiento de Astorga el patrimonio completo de su padre, Ricardo Gullón, que fuera miembro de la Escuela de Astorga y uno de los críticos literarios más importantes del siglo XX, según confirmó ayer el alcalde, Juan José Alonso Perandones.

 

El legado, que se encuentra ya en la ciudad, incluye miles de piezas, entre cartas, libros, documentos y objetos personales. Los fondos, una vez inventariados, se trasladarán a la casa de los Panero, para cuya conversión en centro cultural y de investigación exigió ayer el regidor ayuda institucional. Según destacó Perandones, la cesión está compuesta por la biblioteca y discoteca personales del que fuera Premio Príncipe de Asturias de las Letras 1989, y elegido en vida miembro de la Real Academia Española. Además, incluye cartas con escritores, poetas e intelectuales como el Nobel Camilo José Cela, Pedro Salinas, Gerardo Diego, Juan Ramón Jiménez -que fue encargado de su legado-, Jorge Guillén o Francisco de Ayala, entre otros muchos. Fotografías que el alcalde calificó como «de alto valor histórico para la ciudad», publicaciones, su despacho completo, su máquina de escribir, mobiliario, cuadros, o documentos de universidades norteamericanas, componen un patrimonio amplísimo.

 

… el alcalde señaló que «los astorganos podrán recuperar parte de su memoria a través de este legado excepcional». Así, el regidor confirmó que estos fondos quedarán en depósito en el archivo municipal a través de la biblioteca, y que serán inventariados y clasificados en un proceso que puede prolongarse medio año. Después el Ayuntamiento los pondrá a disposición de los investigadores mientras cuaja el proyecto de la casa de los Panero.

 

En este sentido, destacó que el legado «supondrá una revolución para el mundo literario» y que «los epistolarios publicados de Salinas o Guillén no están completos sin las cartas de Gullón».

 

El alcalde se refirió a la cesión como «la primera aportación de calado para la casa de los Panero», por lo que añadió: «Este y otros hechos que estamos preparando exigen de forma imperiosa tener dispuesto» el citado edificio para hacer de Astorga «un centro de investigación y difusión», que incluiría, entre otros, los legados del músico Evaristo Fernández Blanco-sobre el que ya existe un compromiso de cesión de sus dos hijos- y el arqueólogo José María Luengo -en cuya consecución aún trabaja el Ayuntamiento-.

 

Un patronato El alcalde recordó el proyecto de creación de un patronato, «que se hará pronto», aseguró, para la supervisión de la puesta en valor de la casa. Un emocionadísimo Perandones añadió ayer: «Hoy es uno de esos días en que merece la pena ser alcalde. Me consta que Ricardo Gullón desde las estrellas estará feliz si ve que su obra ha servido para el engrandecimiento de Astorga». Ricardo Gullón nació el 31 de agosto de 1908 en Astorga. Fue catedrático en la Universidad de Texas en Austin, que lo nombró profesor emérito, e impartió clases en varias universidades norteamericanas, y en la de Puerto Rico. En 1982 fue proclamado Leonés del Año, y en 1989 fue nombrado Hijo Predilecto de Astorga, meses después de obtener el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. En 1990 fue nombrado Doctor Honoris Causa por las universidades de Colorado y León, e ingresó en la Real Academia Española. En 1991 recibió el título de Hijo Predilecto de la Provincia, y falleció en Madrid en febrero. «Hoy es uno de esos días en que merece la pena ser alcalde. Me consta que Ricardo Gullón desde las estrellas estará feliz si ve que su obra ha servido para el engrandecimiento de Astorga» Juan José A. Perandones, Alcalde de Astorga.

 


 
2004 Maite Almanza. Diario de León. Entrevista con Germán Gullón.

 

-Su familia cedió sin contraprestación económica alguna al Ayuntamiento el valioso legado de su padre, ¿por qué?

 

-Para él y para mi familia era importante que la cesión fuese una entrega sin cortapisas, que se corresponde con la generosidad y el cariño que recibieron en Astorga los Gullón. Además, me gustaría que la futura casa de la Escuela de Astorga reflejara tres aspectos de la vida de Ricardo Gullón. En primer lugar, el hecho de que puso en relación la cultura española con la europea y la americana, que queda materializado en los numerosos volúmenes de literatura extranjera de que consta su biblioteca. Además, puso en contacto a Astorga y León con el mundo del exilio, en el que se encontraban, entre otros, Juan Ramón Jiménez, Jorge Guillén o Pedro Salinas, con los que mi padre convivió, y eso se refleja en parte de su legado. Finalmente, mi padre fue un crítico reconocido en varios lugares de América lo que, unido a lo anterior, permitirá reflejar en la Casa de los Panero que la cultura astorgana en el siglo XX tuvo un contexto internacional.

 

-Las administraciones ¿se han sumado tarde al proyecto municipal de convertir el edificio en centro difusor de la cultura comarcal?

 

-Sin duda, pero desde hace unos meses el Consistorio pudo convencerlas, afortunadamente, de que ayuden a ese proceso.

 

-¿Qué opina del planteamiento del Ayuntamiento respecto a los usos que tendrá el edificio?

 

-Estoy de acuerdo. Confío en que la casa tenga una estupenda biblioteca y que todos los años, con ayuda de la Junta, pueda venir un creciente número de investigadores, empezando por entre tres y cinco, para pasar un año trabajando, y aquí se puedan escribir tesinas valiosas. La casa debe ser un centro de investigación, no sólo de exposición, y que en cinco o siete años tengamos aquí gente haciendo tesis sobre la obra crítica de Ricardo Gullón o sobre determinado aspecto de la poesía de Leopoldo o de Juan Panero.

 

-¿Anima a los herederos de los Panero o de Luengo a que cedan parte del legado de estos autores al Ayuntamiento para que engrose los fondos de la casa?

 

-Por supuesto. En el caso de los Panero, aunque la situación de la familia es complicada, Juan Luis y otros de sus miembros no dudarán en contribuir todo lo que puedan. Y puedo decir casi con certeza que los Luengo harán lo mismo o más que nosotros. Además, creo que la casa debe ser de la Escuela de Astorga y más, y en este sentido podría asumir el legado de otros astorganos destacados.

 

-¿Qué destacaría de la herencia de su padre, ahora en poder del Ayuntamiento?

 

-Lo más significativo es la correspondencia, que revela las relaciones con autores como Juan Ramón Jiménez o Gerardo Diego, además de importante documentación que explica su importancia como crítico en los Estados Unidos. Hay una parte de este patrimonio que conservo, y que descubrí de forma fortuita: cartas cruzadas entre mi padre y Jorge Guillén. Estoy ahora poniéndolas en orden y acompañándolas de un contexto, y estoy pensando en hacer una breve publicación sobre ellas en el plazo de un año, para donarlas al municipio a continuación. Además, cuando la casa esté lista, me gustaría ceder algún cuadro para el enriquecimiento del haber artístico de la ciudad. Tengo dibujos de Miró que me regaló mi padre, que me gustaría que estuviesen en la casa.

 

-Este patrimonio fue pretendido por varias entidades, ¿no?

 

-Sí, la Fundación Jorge Guillén estaba dispuesta a financiarlo, y me tentó, por el trabajo impresionante que hacen. Cuando la casa sea centro cultural puede intercambiar documentación con esta fundación.También las Universidades de Texas y de California lo querían.

 

-¿Planea alguna iniciativa que refuerce la figura de Ricardo Gullón?

 

-Quería que se publicara una obra escogida, una selección de sus textos críticos y literarios. Ya hablé con el alcalde de Astorga, Juan José Alonso Perandones, y el Ayuntamiento parece dispuesto a implicarse en el proyecto. Mi idea es que la publicación salga cuando se inaugure la reforma de la Casa de los Panero. La financiación de la edición no será problema. El planteamiento inicial no es elegir las obras que académicamente sean más importantes, sino las que den mejor la idea de mi padre como crítico.

 

-¿El Ayuntamiento le ha ofrecido participar en el patronato que gestionará el futuro del edificio? ¿Cuál sería su función?

 

–Sí me lo ha ofrecido y estoy dispuesto. Me gustaría trabajar para atraer investigadores y fomentar el interés de las universidades por el proyecto, además de participar en la presentación del legado de mi padre, porque, por ejemplo, yo conozco a todas las personalidades que aparecen en las fotografías que ahora pertenecen al municipio. 

 

 

29/07/2015  A.G. Valencia. Diario de León. Asociación de Amigos de la Casa Panero

 

Aunque la gestión seguirá siendo eminentemente municipal, ayer se presentó en sociedad la Asociación de Amigos de la Casa Panero, un ente que su presidente, Javier Huerta, y que definió como «una fábrica de ideas» para dotar de contenido cultural el edificio de la saga de poetas. La asociación sin ánimo de lucro tiene como finalidad principal conservar y difundir el legado de los Panero, además de otros que pudieran lograrse en un futuro próximo como la Exposición de César Vallejo que ha prometido donar el heredero del poeta e hispanoamericanista Julio Vélez.

 

Huerta explicó que «hay que aprovechar el tirón que por causas sociológicas tiene el nombre de los Panero», 

 

 …la asociación propone que una de las salas lleve el nombre de Elias Querejeta, el impulsor de El Desencanto. Además, creen que otra de las salas debería llevar el nombre de Gerardo Diego, inventor de la Escuela de Astorga. Para él también proponen la colocación de una placa en la casa donde pasó algunas temporadas en Astorga. No se olvidan de rincones para otros miembros de la familia, como Felicidad Blanc o los hijos. Además, la ambición cultural va más allá recordando también a Luis Alonso Luengo, a Ricardo Gullón o a Evaristo Fernández Blanco, creando una ruta por la casa repasando a estas personalidades

 

La vicepresidencia de la asociación la ha asumido el ex alcalde, Juan José Alonso Perandones. 

 

 

21 de Octubre de 2015 Alejandro García Nistal.  Diario de Astorga

 

Sin embargo, con el paso de los años, el proyecto de sede cultural astorgana ha ido ralentizándose, primero por problemas de financiación de la restauración del edificio y su entorno y ahora, al parecer, por el inusitado interés como baza política en la que se ha convertido. “No gusta el papel casi secundario o difuminado en el que ha quedado Gullón, que sin duda fue tan brillante o más que Panero”, argumentan desde la cercanía familiar, “pero lo que menos gusta es que se pueda utilizar como un reducto político o de negocio para un interés de particulares y no general de todos los astorganos”, apostillan.

 

A este respecto, la idea de privatizar la explotación de la Casa Panero a una asociación siendo un edificio público, financiado con dinero de todos los ciudadanos, anunciada a principio de legislatura, ya suscitó cierta polémica en la ciudad. Incluso el debate llegó al Pleno del Ayuntamiento, quedando en entredicho la guerra fraticida en el socialismo astorgano, pues desde la anterior Alcaldía se daba luz verde de uso a esa asociación cultural pero luego se quería negar por formar parte de ella los críticos del PSOE local.

 

Finalmente Germán Gullón ha quedado fuera de toda consideración en el proyecto cultural y los valiosos documentos de su padre siguen en embalados en la Biblioteca.

 

O tempora, o mores

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress