Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 11/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Javier Huerta Calvo
6/08/2017

Las Memorias inéditas de Ricardo Gullón (I)

 

[Img #31297]

 

 

 

Entre los papeles de Ricardo Gullón depositados en la Biblioteca Municipal de Astorga, aparte del ya conocido y clasificado epistolario, se encuentran unos apuntes de memorias que parecen incompletos pero que resultan de enorme interés para conocer mejor la personalidad de la que fuera gran figura del ensayismo literario contemporáneo. Las memorias parecen escritas en diferentes momentos de la vida de Gullón pero permiten hacerse una idea certera de su evolución personal y creadora. Es probable que existan más capítulos, pues en una carta de Darío Fernández Flórez, fechada en 1958, el autor de Lola, espejo oscuro le escribe: «Espero con ansia la publicación de esas seiscientas hojas de memorias que ya tiene». Parece, sin embargo, que Gullón abandonó o pospuso el proyecto, pues todavía en 1985 Jesús Aguirre, duque de Alba, le insiste en la necesidad de dejar a un lado compromisos de artículos y conferencias para centrarse en la publicación de las memorias: «¿Por qué no ponerte a escribir, despaciosamente, unas páginas de memorias que abarquen un periodo breve y sustancioso?». Y tres meses después insiste: «¡Claro que debes seguir en tu narratología! Pero, convaleciente como estabas en los días de nuestro último esfuerzo, pensé que las memorias iban a poder brotarte por los poros. Sin esfuerzo, que es como las memorias deben escribirse». El caso es que Gullón siguió atendiendo a otros proyectos en una etapa final de su vida en la que no decreció su actividad sino todo lo contrario, tras la concesión del Premio Príncipe de Asturias y con la preparación de su discurso de ingreso en la Real Academia Española. No sabemos, pues, si, en efecto, tenía avanzadas esas memorias con fragmentos que no conocemos. Los que hemos podido leer son de un interés extraordinario, verdaderamente apasionantes. Algunos llevan título y otros no. Los agrupamos en las siguientes secciones:

 

 

 

       1.- Infancia y adolescencia (1908-1923):

 

  • “Recuerdo de infancia: abuela Paula”.

 

  • “Dos recuerdos lejanos” (Sobre su madre, fallecida cuando él tenía muy pocos años, y una niñera negra cubana. Con relación a esta última escribe sobre la discriminación racial que encontrará luego durante su etapa como profesor en los Estados Unidos.)

 

  • “Primer recuerdo de mi padre”.

 

  • “Los colegios” (Su formación con los Hermanos de la Doctrina Cristiana en Astorga, junto a Luis Alonso Luengo y los hermanos Juan y Leopoldo Panero.)

 

  • “La primera injusticia”. (Diversos recuerdos de la infancia. Elección de Manuel Gullón a diputado a Cortes.)

 

  • “La casa de tía Máxima”. (Se refiere a la casa de Máxima Torbado, madre de sus primos Juan y Leopoldo, cerca de la Estación de ferrocarril. Contrapone el carácter firme de ella frente al más blando de su marido, don Moisés Panero.)

 

  • “Los juegos”. (Primeras lecturas: Verne, Salgari…).

 

  • “La Semana Santa”. (Descripción de la Cuaresma astorgana. La carrera de San Juanico [sic].)

 

  • “La primera flor”. (Sobre su inicial enamoramiento de una muchacha.)

 

  • “La lección de música”. (Semblanza del músico Leovigildo Blanco, alias Paganini.)

 

  • “Descubrimiento de la poesía” (Lectura de Eternidades, de Juan Ramón Jiménez, luego de haber presenciado un combate de lucha leonesa.)

 

 

[Img #31295]

 

 

 

        2. Juventud (1924-1936):

 

 

  • [Fragmento sin título I] (Llegada a Madrid en 1924. Espectador frecuente de los teatros: Linares Rivas, Muñoz Seca, Azorín… Entre sus autores favoritos, Baroja y Unamuno. Descubrimiento de Ortega y Gasset. Veranos en Astorga: sus colaboraciones en La Saeta y Humo. Se interesa por la literatura soviética y proyecta escribir una novela social sobre los campesinos de Maragatería. Empieza a leer la narrativa de Benjamín Jarnés.)
  • “El despertar”. (Despertar al amor. Su enamoramiento de Pilar Mateo, novia de Dámaso Cansado.)

 

  • “La universidad”. (Preparatorio en la Facultad de Derecho, con Luis Jiménez de Asúa y Julián Besteiro como profesores.)

 

  • “Últimos tiempos de la universidad. (Afiliación a la Federación de Universitarios Españoles, FUE. Oposición a la Dictadura del general Primo de Rivera.)

 

  • [Fragmento sin título, II] (Proclamación de la República. Militancia en el Partido Radical y toma de postura anticlerical: sus remordimientos por haber escrito entonces un cuento de carácter blasfemo.)

 

  • “Una vida falsificada”. (Sobre el “desgarro” entre su carrera de jurista y su verdadera vocación literaria.)

 

  • “Don Miguel de Unamuno”.

 

  • “Recuerdo de Miguel”. (Su encuentro con Miguel Hernández en el homenaje a Vicente Aleixandre en 1935.)

 

  • “El viaje a Alemania”, “Berlín” (Impresiones del viaje con su esposa a la Alemania nazi. En cierto momento la policía los toma por judíos.)

 

 

[Img #31296]

 

 

 

       3.- Guerra Civil (1936-1939)

 

 

  • “La guerra” (Impresiones del 19 de julio en Madrid).

 

  • “Agosto 1936”.

 

  • “Días y noches de Madrid”.

 

  • “Noviembre del 36”.
  • “Navidades rojas”.

 

  • “Primavera [1937]”.

 

  • “[Fragmento sin título II]”.  (Su experiencia como fiscal en el Madrid republicano: interrogatorios a sacerdotes de los Hermanos de la Doctrina Cristiana, la orden con la que se formó de pequeño.

 

  • “Última visita de Juan Panero [1938]”. (Durante su convalecencia en Alicante de una gravísima enfermedad se le “aparece” Juan Panero. Es una “visión” a la que alude en algún artículo posterior.)

 

 

[Img #31298]

 

 

 

Además de estos fragmentos, hay alguno otro referido a su estancia en el Santander de la posguerra, su marcha a Puerto Rico y sus primeras impresiones en la isla. Los pasajes de mayor interés, alguno incluso sobrecogedor, atañen a la guerra. También son muy relevantes los dedicados a expresar el desgarro producido entre su profesión de jurista, ejercida casi durante veinte años, y su verdadera vocación, la de crítico literario, que constituirá la que podría llamarse su segunda vida. De todo ello dejaré constancia en próximas entregas.  

 

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress