Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 11/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Luis Puerto
11/08/2017

El gran domingo

 

[Img #31387]

 

 


Por fin, estamos en el gran domingo. Llega agosto y este mes bullicioso, que funciona a lo largo de cada año como gran domingo, nos trae la masificación en todos los órdenes de la vida, el bullicio, la fiesta, las músicas estridentes, que se prolongan hasta el amanecer de las celebraciones patronales, las playas sobresaturadas e, incluso en nuestros pequeños pueblos, semivacíos todo el año, el tumulto desacostumbrado se impone en este gran domingo que es agosto.

 

Todas las culturas y civilizaciones han realizado, a lo largo de la historia, sus peculiares cómputos del tiempo, a partir de los ciclos estacionales, de las fiestas y celebraciones, tanto sagradas como profanas, o de los acontecimientos especiales de tal civilización o cultura.

 

Sobre ello, han reflexionado los antropólogos, que han analizado sutilmente, en algunos casos, esos cómputos temporales que, en cada civilización o cultura de la tierra, generan los particulares calendarios.

 

El nuestro, por el que se rige prácticamente hoy toda la humanidad (otro elemento de la globalización a que estamos sujetos), consta de doce meses, por los que nos regulamos, tanto en los tiempos laborales, como en los festivos.

 

A nosotros nos gusta –ya que hablamos del gran domingo de agosto– hacer corresponder el año con la semana. Así, septiembre y octubre corresponderían al lunes; noviembre y diciembre, al martes; al miércoles, enero y febrero; marzo y abril, al jueves; al viernes, mayo y junio; mientras que julio sería el sábado; y agosto ese gran domingo al que aludimos.

 

Son mecanismos racionalizadores que siempre los seres y las civilizaciones y culturas realizan, pensando que de ese modo podemos regular el tiempo, tanto individual como social.

 

Pero es un mecanismo iluso, porque el tiempo, los días, las horas, los años… se nos escapan por tantas costuras, que los mecanismos de regularización acaso sean meras ilusiones para zafarnos de ese horizonte final, que parece ser la muerte.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress