Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 11/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes Unzeta
11/08/2017
ENTREVISTA / por Mercedes Unzeta

Una conversación con Germán Gullón

En unos días se va a celebrar el primer Congreso Internacional sobre Ricardo Gullón. Hablo con su hijo Germán, a orillas del Tuerto, mientras bebemos a sorbos un agua de limón con ramas de menta fresca que nos va acompañando en la conversación en una tarde tórrida de este agosto.

[Img #31396]

 

 

Yo le pregunto si está satisfecho con la puesta en marcha de esta primera iniciativa sobre su padre en la ciudad que le vio nacer y que tanto quería y, sobre todo, después de tantos años de espera para ver algún interés de la ciudad sobre su figura personal y literaria. El, sonriente, me confiesa que muy satisfecho. Y me aclara:

 

En este Congreso todos son catedráticos, estudiantes que fueron de mi padre. No podía faltar Juan Pedro Aparicio que era un hombre al que mi padre tenía un enorme cariño y estuvieron tomando café durante muchísimo tiempo. José María Merino, igualmente, mi padre le tenía gran admiración. Mi padre les ayudó al comienzo de su carrera, entonces yo pensé que ellos dos tenían que estar. Luego Adolfo Sotelo, que es íntimo amigo mío, pero que fue una de las personas que más adoraba a mi padre, que más ha enseñado en la Universidad de Barcelona, siempre, a Ricardo Gullón, él también  tenía que estar. Luego Cristina Martínez Carazo, que hizo la tesis conmigo pero que es catedrática en California. Mi padre la conoció en un tren en España, cuando él iba a no sé dónde a dar una conferencia; ella era profesora de arte, y mi padre le dijo  ¿por qué no hace usted un doctorado?, total que la llevó a EEUU. Otro es Naharro Calderón que también terminó la tesis conmigo pero también trabajó con mi padre sobre el exilio y todos estos temas. Y luego José Ramón González que hizo la tesis con mi padre. Entonces, claro, yo creo que todos están en la pomada. Luego hemos escogido para dar una conferencia a Ojanguren que es un fan de mi padre.  Adolfo Ares va a hablar de Goya al arte abstracto. Yo voy a hablar de mi padre y Galdós. Vamos a cubrir en lo que llamamos comunicaciones las bases. Y luego, en las mesas redondas, vamos a dar la imagen de su vida y de su mundo intelectual.

 

 

[Img #31391]

 

 

 

Con un gran entusiasmo Germán cuenta que hay que interesar a este público astorgano que ahora va a misa, mañana a un concierto y luego ‘a lo de Ricardo Gullón’. Pensando en ellos ha organizado este Congreso de tal manera que estos astorganos “se entretengan y aprendan algo de los que fueron protagonistas en su vida”.

 

 Le hago una pregunta obligada.


 

Mercedes Unzeta: ¿Por qué tanto silencio, durante tanto tiempo, sobre Ricardo Gullón en esta ciudad?

 

Germán Gullón: Podemos especular pero quizás no hace falta. Ese vacío lo dice todo: que algo no estaba pasando.

 


¿Y qué razón puede haber para que no pase lo que tenía que pasar?

 

Pues parece que la ciudad, o el alcalde, estaban apostando por la figura de Leopoldo Panero. Algo así como Leopoldo Panero frente a Ricardo Gullón. Esto es como en las mafias sicilianas. Como si hubiera dos mafias sicilianas, cuando mi padre y Leopoldo Panero eran primos y se trataban mucho.

 


Pero no tiene nada que ver el peso literario con lo personal.

 

Claro que no. Además uno es poeta y el otro crítico literario. No tiene absolutamente nada que ver. 

 

Puedo entender que Huerta es un profesor del siglo XVII, del teatro del siglo XVII, y mi padre no tiene nada que ver con su trabajo, entonces… es posible que no lo conozca, vamos, creo que no lo conoce. Entonces no puede entender. También es un crítico muy conservador, filólogo tradicional español, y claro, mi padre es todo lo contrario. Perandones también es muy clásico.


Entonces claro, Ricardo Gullón para ellos es como un hereje y encima alguien que no habla su mismo idioma. Ni lo han leído. 

 


¿Perandones nunca dio explicaciones de la parálisis de este proyecto después del entusiasmo que manifestó públicamente, con grandes propuestas incluidas, en el 2003 a la entrega al Ayuntamiento de Astorga del importante legado de tu padre?

 

Nunca, nunca. Y se las he pedido. Él no me recibía en la Alcaldía, siempre era a tomar un café… Recuerdo, en el café que hace esquina en la plaza. “Un café. Tengo prisa. Tengo que irme”. Y nunca aclaraba nada. “No, el año que viene, el año que viene. Ah, te veo. Ah, me he encontrado contigo otra vez”.  Me veía pero se iba. 

 


Se ha escaqueado.

 

Se ha escaqueado. Y Victorina Alonso, la anterior alcaldesa, tampoco quiso saber nunca nada de todo esto. Ella no tenía ni el menor interés. Lo que recuerdo es que su concejala de Cultura, Mercedes Rojo, decía que mi padre se llamaba Luis Gullón y el premio Príncipe de Asturias era de Luis Alonso Luengo. Esto salió en internet. Escribí una carta a Victorina, en un tono bastante cortés, para decirle que esta señora de cultura no sabe de lo que habla.

 

 

[Img #31392]

 

 


 Ahora este Ayuntamiento se ha puesto las pilas y ha organizado un congreso.

 

Exactamente, y además está 100% detrás de ello

 


¿Cómo ocurrió? 

 

Fui a hablar, el año pasado, con el alcalde Arsenio y con Mª Emilia Villanueva, la concejal de Cultura, nos reunimos y fue como si saliera el sol. De repente me dijeron: “Estupendo. El 17 nos vamos a dedicar en el verano al Congreso de Ricardo Gullón”. Yo ofrecí que buscaría financiación para pagar a la gente el viaje, la estancia, etc…  para la gente que conoce a mi padre y conoce su obra. Nada más. Y todo fueron facilidades. Absolutamente todo lo contrario del alcalde anterior. Es como si hubiera salido el sol de repente… y yo sigo todavía sin saber qué ha pasado entre el 2004 y el 2016. 

 

 

Por fin parece que hay sintonía con la administración.

 

El nuevo alcalde, que como sabes es doctor -eso también ha ayudado, el que sea un doctor-, y ha hecho una tesis doctoral estupenda sobre Napoleón, es otra cosa. Y con Villanueva, en cuanto hablé con ella, en seguida ‘plas plas’ (palmea con las manos con gesto de resolución). Todo lo contrario a lo anterior. Es que con ellos hablamos como estoy hablando contigo. Porque con Perandones era un café ahí… y bla bla …, nunca me quería decir la verdad. Eso es una manera de actuar rara con las personas que tratan de hacer cosas interesantes para la ciudad. El alcalde Arsenio ha estado detrás desde el primer momento.

 

 

[Img #31395]

 

 


¿Cuál es el camino a seguir ahora?

 

Yo creo que el camino ahora es: este año creamos ya este foro. Vamos a hacer entrevistas y todo esto a ver si creamos un poco de madre sobre Ricardo Gullón. El año próximo voy a ver si consigo que se haga un aula aquí. El alcalde mismo podría ser una de las personas que ayudara porque, como es doctor, tendría la posibilidad de ayudar a que eso sea una realidad en Astorga. Perandones no podría, pero éste sí porque es doctor y tiene capacidad de investigación, lo ha demostrado. Y eso es lo que yo quiero. Eso no lo ha habido antes, pero ahora lo hay.

 


Entonces ¿Crees que empieza una nueva etapa?


Confío en que haya una nueva etapa en la que, por lo menos, podamos presentar la obra de Ricardo Gullón y un poco destapar el legado que está oculto.

 

 

Oculto en cajas ¿no?

 

Sí. Están en la Biblioteca

 


¿Dónde se puede instalar ese legado?, porque imagino que hace falta un espacio grande y un trabajo importante de catalogación.


De eso todavía no hemos hablado. Claro, en su momento yo conseguía dinero porque conocía a varias personas en el Banco de Santander y no era ningún problema conseguir la financiación  para traer a dos personas aquí. Yo estoy, ahora, en el Consejo Rector de la Universidad Isabel I de Burgos. Es una Universidad Online que ha financiado en parte este Congreso. Y estoy viendo la posibilidad de que la Universidad ponga un aula universitaria en Astorga. Porque yo creo que si vamos a ponernos a luchar con nombres propios no vamos a llegar a ninguna parte. Una de las cosas importantes de esta Universidad es que es una universidad online, eso es extraordinario, te lo puedo decir. Yo estoy en el Consejo Rector y parece feo que lo diga. Son una gente fenomenal. Y eso funciona mucho mejor que la universidad pública. No hay ninguna universidad en Castilla y León que funcione mejor que esa.

 

 


Eso sería estupendo pero ¿cómo se articula eso?


Hay que crear una infraestructura universitaria o intelectual. Si podemos tener una pequeña infraestructura universitaria, entonces, ahí es donde yo tengo la esperanza de que podamos encontrar el lugar para desarrollar lo de mi padre.

 


Hay que buscar un sitio. Ese es el punto. 

 

Eso es. Y en eso estamos ahora hablando. (Y con tono apasionado y vehemente continúa) ¡Pero si es el mayor legado personal que hay sobre la España del siglo XX! ¡No hay otro! 

 

 

Evidentemente es un buenísimo regalo para la ciudad.


Y yo estaba dispuesto a darle a la ciudad una segunda parte: un par de cuadros de Miró, la escultura de cuando mi padre ganó el Príncipe de Asturias, y todo eso estaría muy bien reunido en un lugar. Las cartas de Guillén, todo los trabajos sobre la Escuela de Altamira, que fue importantísima la Escuela de Altamira.

 

 

Estabas... ¿Y ahora?

 

No, no. Ya no.

 


Qué pena. 

 

Ahora lo que hace falta es digitalizar el primer legado para ponerlo a disposición de los estudiosos. Una profesora de Barcelona, Anna Caballé, que es muy amiga nuestra, me dijo “pero Germán, si lo que les has dado es un tesoro. Yo quiero ir allí”. La gente quiere venir aquí. ¿Pero a dónde? Digitalizar los fondos. Y también están los libros. Yo tengo muchísimos de él. Hay libros que están llenos de marcas de él con comentarios muy graciosos de cosas que él ponía, como todos hacemos, con lápiz. Tengo todavía la mitad de la biblioteca que sí pensaba dársela a Astorga, que se la daré, porque es lo que falta de mi padre para que esté completa.

 


Tiene un aspecto estupendo todo el proyecto. Parece que con este presente empieza a tener futuro.

 

Ese es el futuro: Hay que crear un espacio institucional para que esto vaya creciendo por su propia dinámica y sacarlo de esta lucha siciliana, como si esto fuera… porque esto así no funciona.

 

 

[Img #31397]

 


Y se nos acabó el agua de limón con menta fresca y cerramos la conversación.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress