Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
15/08/2017

Reconocimiento al "sonoro arte de la música" de la Catedral

Todos los sonidos creados por el órgano de la Catedral de Astorga se congregaron este lunes en el trascoro del templo, para agradecer a la Asociación de Amigos de la Catedral el homenaje a los organistas y organeros que ha tenido la seo desde el siglo XIV, cuando se tiene noticia del funcionamiento del instrumento dedicado a la liturgia.

[Img #31507]

 

 

El nombramiento de Amigos Amigos Mayores de la Catedral 2017 a quienes cuidan del actual órgano barroco fue personalizado en Nicolás Alonso Vidal, actual organista; en Federico Acitores Cabezudo, organero titular, y en el gran defensor del instrumento, José María Álvarez, canónigo y Maestro Capilla, quien fue el principal impulsor y promotor de la última restauración realizada entre 1981 y 1983, además de compositor y transcriptor del Manuscrito de Órgano de la Catedral de Astorga, que compila la música para órgano del siglo XVII.

 

La asociación les reconoció su contribución "con su callado trabajo al sonoro arte de la música sosegando y elevando las mentes de los fieles y visitantes, haciendo que el aire se serene y se vista de hermosura y de la luz no usada", se señala en el acta del homenaje celebrado en la víspera de la festividad de la Asunción.

 

Durante el reconocimiento fueron recordados los primeros organistas, Diego de Béjar (1540), Fernando Rodríguez (1561), Luis de Bustamante (1604), Francisco Arias Caldera (1608), y también a los organeros, entre ellos Pedro Cortijo, el encargado de afinar el instrumento en 1551 por 6.000 maravedíes.

 

El acto estuvo pespunteado de anécdotas y vivencias personales de quienes mantienen un contacto asiduo con un órgano que necesita de una nueva restauración, aseguró Francisco Javier Álvarez, sobrino de José María Álvarez, quien en nombre de su tío recordó la "labor difícil" que le fue encomendada allá por los años 80, para devolver los numerosos registros perdidos como consecuencia del paso del tiempo. Como indicó Federico Acitores, sobre quien recayó la responsabilidad de restaurarlo, el órgano necesitaba una reforma desde hacía décadas, porque ya presentaba problemas a finales del siglo XIX. En la actualidad el instrumento necesita una nueva configuración de secretos y válvulas, además de una mejora mecánica, explicó el actual organero.

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress