Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eloy Rubio
25/08/2017

El lenguaje adánico de Javier de la Rosa

 

[Img #31750]

 

 

 

La Cátedra Leopoldo Panero se convirtió este jueves en las 'Jornadas de la Cátedra Javier de la Rosa' ya que el familiar de los Panero concitó todo el protagonismo. Sólo la intervención de Antonio Benicio Huerga, 'Un viaje de la palabra, Juan Luis Panero', se salió del programa centrado en el organizador de la cátedra. Con una ponencia trillada como si de verdad hubiese aterrizado antes de ayer -qué digo- ayer a esa poesía, ya nos previno el ponente que él desde muy pequeño era lector de Leopoldo María Panero, como si quisiera decir que se plegaba a la ocasión y en Astorga hablaría de algo que no era lo suyo. Hizo un repaso de la obra de Juan Luis y poco más. Por último espigó un puñado de poemas de el mayor de los Panero. 

 

Seguidamente el alcalde pasó a la presentación del nuevo libro de Javier de la Rosa: 'La Laguna ciudad sola'. Dijo Arsenio García que tampoco esto "era lo suyo", ni la poesía, ni mucho menos la crítica de la poesía. No obstante aseguró que el día anterior había recibido el libro y que lo había leído y que nos contaría lo que a su corazón le habían sugerido estos poemas.

 

 

[Img #31748]

 

 


Comentaba Arsenio García que se trataba de poemas cortos pero muy reconcentrados: “Yo los he leído y elegí ocho; luego cuando elegí los ocho, me dije: anda, pues estamos en el octavo mes del año, en agosto. Entonces dije: no leo más, o sea no escojo más, me quedo con estos ocho.”  Leyó los ocho poemas haciendo en cada uno una breve reflexión de las evocaciones que le habían despertado. Advirtió de paso que “seguramente como crítico literario podría tener bastantes objeciones, pero lo hago no como tal, sino como lector, desde el corazón, desde el sentimiento.” 


Una vez hechos estos comentarios el alcalde añadió que “es un libro que vale la pena tener en las manos, un libro necesario para estas tardes o mañanas de verano. Y también, con lo que está pasando últimamente en este agitado mundo nuestro, un libro para leer, para paladear en silencio esas palabras, esos sentimientos y para ayudarnos a seguir sintiéndonos personas. Un libro que se lo recomiendo. Un libro que hay que tener y que habría que regalar a un buen amigo.”

 

 

[Img #31749]

 

 

Oír a Javier de la Rosa recitar es como escuchar a los pájaros, uno puede quedar encantado con su canto, con su maravilla, pero nunca sabríamos decir el qué del canto. Tal vez estos sean los misterios de esta habla o ‘gerihabla’ de la poesía. Es cierto que con el paso de los años nos hemos ido acostumbrando a su ‘decir no diciendo’ y al poco de su discurso le escuchamos de otra manera y oímos sin entender ese lenguaje puro, originario;  todavía por asignar sus referencias. Pura pajarería.


Por último nos deleitó J. de la Rosa con la lectura de dos de sus poemas.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress