Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/09/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Texto:Bruno Marcos. Ilustración: Patricia Gutiérrez
25/08/2017
LOS SUEÑOS DE MARIO SANTIAGO PAPASQUIARO

Sueño 3

 

[Img #31755]

 

 


En el rincón más sofocado, entre álamos en su mitad secados, mi sombra grandeleyendo libros sin tapas, mordidos por ratones, defecados por larvas, manchados con la grasa de dedos de varias generaciones, libros que salieron sin comercio de la librería de cristal, ocultos en los dos harapos que llevo puestos a gala.


Y las mujeres en el interior de mis párpados lúbricas como panteras mestizas abrazadas a mi talle, como la escultura dulce de la mujer desnuda abrazada a un árbol muerto, en el parque de la Alameda. Lascivia penosa de siglos no estás viva.


Como un mono triste mi triste Bolaño parado mientras yo camino dormido por esta llanura en llamas, mis sueños guían mis pies ciegos, aplanacalles, por estos millones de almas que apestan y me embelesan. Las chicas putas del callejón de Tepito mezclan sus orines con amoníaco para regar el piso de la calle de su centenario oficio tan serio de ser chingadas para espantar mirones. Porque paso con los ojos cerrados, de dormido, de soñador en trance, me dejan deambular por su calleja y toman mi cuerpo como un trapo viejo y se sientan encima de él y no me despiertan. Son las putas más vivas de Latinoamérica. “El chavo más cabrón es el que se llevará la princesa.”

 

Lo mejor de Latinoamérica son sus suicidas. Todos soñando una vida que no había, todos durmiendo su vida. Quiero una poesía grito, arcada y canto. Mi patria es este cacto jugoso que arranco de la boca misma del desierto. Porque todos somos, todos somos, todos somos los hijos de, todos somos los hijos de una brillante y colorida flor, una flor llameante y no hay nadie y no hay nadie que lamente lo que somos. La realidad de la belleza, luciérnaga fugaz, se posa un segundo en mis cabellos ¿Qué viento negro podría romperme el paso o intentar siquiera cancelar mi canto? Llevo en mí el eco de un impulso insospechable, simiente lunar, manantial de migraciones, arcilla lodazal de óvulos, visiones y peñascos, raíz que surge y se evapora en el zaguán de las nubes a la luz del relámpago.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress