Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/11/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Abel Aparicio
5/09/2017

El bueno, el feo, el malo, el de San Román y el de San Justo

Creo que cada persona, cuando ve alguna escena de una de sus películas de cabecera, siente una sensación especial que no es descriptible. Una de esas películas, en mi caso, es El bueno, el feo y el malo (1966), del director Sergio Leone y que cierra la conocida Trilogía del dólar, a la que se suman Por un puñado de dólares (1964) y La muerte tenía un precio (1965). La película que nos ocupa, como digo, tiene una escena -me refiero lógicamente a la del cementerio- que forma parte de la historia del cine, y quizá, junto a la parte inicial de Sed de mal, sean de las pocas que alcancen la perfección.

 

Lo que no sabía hasta hace muy poco tiempo, es que esa escena fue grabada en la provincia de Burgos, al igual que otras tres de esta película. Esto lo conocí en una de mis visitas a Soria, una provincia que realmente ni te la imaginas. Allí me lo comentó mi cuñado Fran, de San Justo de la Vega, y como no podía ser de otra manera, la siguiente vez que volví por tierras sorianas, decidimos recorrer en bicicleta de montaña los escenarios de la obra del director italiano.

 

La ruta, de 55 kilómetros y un desnivel de positivo de 833 metros, tiene inicio y fin en Salas de los Infantes, población situada a la vera de la N-234 entre Soria y Burgos. Durante casi todo el trayecto, tenemos como referencia la Peña de Carazo, que fue lo que llamó la atención de Sergio Leone a la hora de elegir el emplazamiento del rodaje.

 

 

[Img #31993]

 

 

 

La primera parte transcurre por su cara norte, atravesando por camino y un poco de carretera las poblaciones de La Revilla y Contreras. Pasada esta última localidad y después de una subida, nos encontramos con un espectacular descenso entre encinas y robles hasta el río Arlanza. De aquí y por carretera, llegamos al monasterio de San Pedro de Arlanza, donde se rodaron los planos interiores en la misión de San Antonio, aunque los exteriores se grabaron en Almería. El monasterio se encuentra en  un paraje increíble, situado a la vera del río Arlanza y rodeado de montañas coronadas por la ermita de San Pelayo.

 

 

 

[Img #31994]

 

 

A tan solo dos kilómetros por carretera y aguas arriba del Arlanza, llegamos al segundo punto de la película protagonizada por Clint Eastwood (el bueno), Lee Van Cleef (el malo) y Eli Wallach (el feo), es decir, la batalla del puente de Langstone, donde se recreaba un enfrentamiento entre nordistas y confederados durante la guerra de Secesión (1861-1865). El paraje es irreconocible atendiendo a la película, ya que para su rodaje talaron toda la ladera y hoy está nuevamente lleno de vegetación. Como curiosidad, decir que fue la escena más cara de la película y el puente sobre el río Arlanza fue necesario volarlo hasta tres veces.

 

 

[Img #31995]

 

 

 

Montados de nuevo en las bicicletas y despidiéndonos del río Arlanza hasta el final de la ruta, por camino y durante una prolongada subida y una breve bajada, llegamos de nuevo a Contreras por un sendero que nos muestra unas vistas preciosas. Saliendo de Contreras, nos encontramos con una fuente que homenajea a los burros, donde nos detuvimos a disfrutar de su agua, ya que el calor de julio empezaba a apretar. Poco a poco llegamos al punto clave, el cementerio de Sad Hill. Este punto estuvo abandonado casi cuarenta años, pero gracias a Carlo Gaberscek, estudioso del spaghetti western, los enclaves de la película fueron desempolvados y la información facilitada al Colectivo Arqueológico y Paleontólogo de Salas de los Infantes.

 

 

[Img #31996]

 

 

 

El año pasado se cumplió el cincuenta aniversario del estreno de la película y la Asociación Cultural Sad Hill llevó a cabo diversas actividades como proyecciones, exposiciones, conferencias o visitas guiadas para impulsar nuevamente estas localizaciones, en especial el cementerio. En la actualidad, está próximo el estreno del documental Sad Hill Unearthed.

 

 

[Img #31997]

 

 

 

Y allí estábamos, el de San Román y el de San Justo, con la ilusión de dos niños pequeños, recorriendo cada metro de este histórico lugar. Cierto es que esperábamos encontrarnos algo más, como un centro de interpretación, las tumbas mejor cuidadas, señalización en los caminos y carretas próximas y que las vacas no se paseasen por el empedrado donde ocurrió el duelo a muerte bajo la música de Ennio Morricone.Creo que una zona que visitan personas de todo el mundo, podría ser aprovechado turísticamente por los municipios que disfrutan de esta joya.

 

 

[Img #31998]

 

 

 

Antes de abandonar el paraje, nos hicimos unas fotos en el centro del cementerio, en el árbol donde El Rubio colgó a Tuco, la cruz apadrinada por Metallica y el monumento a Sergio Leone.

 

 

[Img #31999]

 

 

 

El último tramo del recorrido, un sendero paralelo a un arroyo que venía seco y rodeado de vacas y pastos, desemboca en una carretera que nos conduce en menos de un kilómetro al pueblo de Carazo. Este pueblo se encuentra muy próximo al lugar en el que se rodaron las escenas del campo de concentración de Betterville, donde los unionistas tenían presos a los confederados.

 

Desde aquí y ya todo por carretera, nos dirigimos a Salas de los Infantes para dar por finalizada esta ruta. Sobre el puente del río Arlanza, Fran y yo comentamos lo mucho que nos había emocionado el recorrido, aunque también expusimos nuestras quejas sobre el abandono que sufre un lugar tan emblemático como este.

 

Lo dicho, una ruta en bicicleta de montaña más que recomendable para pisar y conocer lugares emblemáticos de la historia del cine. Y recuerden que el mundo se divide en dos categorías, los que tienen revólver cargado y los que cavan.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress