Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/09/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Javier Huerta
8/09/2017

Luis Miguel Alonso o el cine es sueño

 

[Img #32034]

 

 

Ahora que el verano da sus últimas boqueadas e, incluso, su serpiente tópica, que este año como la mítica Anfisbena ha escupido veneno por sus dos bocas, va languideciendo en busca de su guarida invernal, es hora de pasar página y mirar al futuro con alegría y optimismo, para afirmar con Jorge Guillén que, pese a todo, “el mundo está bien hecho”. Con ese espíritu hay que saludar el arranque de la XXª edición del Festival de Cine de Astorga, todo un logro del que la ciudad ha de sentirse orgullosa, pues se ha convertido en uno de los grandes sucesos culturales de la provincia. Pero también convendrá recordar que los proyectos no nacen solos sino de alguien que una noche de verano, por ejemplo, los sueña, y a la mañana siguiente pone ese sueño negro sobre blanco, y se lo cuenta a los demás, y, gracias a otros que también creen en los sueños y tienen la posibilidad de materializarlos, el sueño se hace realidad, se hace cine.

 

Los sueños de nuestro soñador no han cristalizado solo en imágenes en movimiento, sino también en formas y colores, en palabras y versos… Su condición soñadora es la propia de un humanista integral en estos tiempos tan faltos de humanismo y humanidad: al periodista se une el poeta, y al poeta el pintor, y al pintor el cineasta… Nada de la cultura le ha sido ajeno a nuestro soñador humanista y, por eso, frente a la tendencia ensimismada de otros festivales que solo son de cine y nada más que de cine, el de Astorga ha aunado siempre el cine con la historia, la antropología, la pintura, el periodismo, la literatura… Ha sido capaz de traer a esta vieja ciudad a los mejores soñadores de nuestro cine contemporáneo, y ha conseguido que el cine no sea solo motivo de nostalgia para esta ciudad que tantos cines tuvo y perdió sino una necesidad para seguir alimentando nuevos sueños, para seguir soñando.

 

 

Y todo lo ha hecho con la eficiencia y el buen sentido de un soñador ilustrado, con humildad machadiana, sin la vanidad a que tan proclives son las gentes del mundo cinematográfico, con la ilusión de quien sueña por una sociedad mejor. ¡Felicidades, Luis Miguel Alonso, por haber soñado un día este Festival que ahora cumple veinte maravillosos años!

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress