Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 13/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Astorga Redacción
24/09/2017

Leopoldo Panero lee en alta voz a sus coetáneos

Una vez abierto el filón de lo que Leopoldo Panero opinaba sobre sus amigos Ricardo Gullón y Luis Alonso Luengo, -como si dijeran: jamás, jamás en nuestro nombre esta navajería de patio de colegio-, era fácil continuar con el hilo de la lectura y averiguar su opinión sobre otros escritores provinciales y nacionales, empezando por su hermano Juan. No haremos lecturas exhaustivas, pero vamos apuntando a la par de nuestros descubrimientos.
Hoy son los casos de Juan Panero, José Luis Martín Descalzo y Eugenio de Nora

 

[Img #32302]

 

 

 

Juan Panero

 

En los apuntes íntimos que Leopoldo Panero escribe en algún momento de su vida, hay una confesión interpretativa de su hermano Juan como persona y como poeta. La gravedad comenzó un día a madurarle.

 

Enlaza a Juan con Garcilaso en esta virtud, pero también con San Juan de la Cruz, con Fray Luis de León, con Holderlin, Keats y Antonio Machado, porque se tomaron la vida en serio, como Juan. Tal espíritu gravita sobre las personas sin un desdoblamiento de la personalidad. Juan se configura como serio sin dejar de ser un “hombre alegre, simpático, dado a la broma, al chiste ingenioso, al juego, de buen humor y rebosante simpatía” que tenían por la base de la humildad sencilla y la bondad. La iluminación de su conciencia, abierta en seriedad, se reveló por medio de una crisis espiritual que le desveló como maduro intelectual y poeta. Relaciona Leopoldo la inteligencia súbita de Juan con su bondad. A vueltas con otros caracteres y anécdotas de la biografía de Juan en esquema de libro o de artículo, después de las primeras tentativas poéticas de Vigo y su costumbre de soñar despierto, identifica el tono poético de Juan con el de San Juan de la Cruz y de Garcilaso, así como reconoce una “influencia instrumental de Luis Rosales”.

 

 

[Img #32303]

 

 

José Luis Martín Descalzo


Ante el libro de Martín Descalzo, “Fabulas con Dios al fondo” se plantea Panero el tema de los asuntos que el sacerdote por falta de vivencia tiene prohibidos y vedados. Y no es el menor el del amor tanto conyugal como familiar. Tiene abierto en cambio el de la fusión de la naturaleza con el Espíritu Creador, pero a él pueden acceder los demás poetas. La poesía eclesiástica en los últimos años (escribe en la primera mitad de la década de los 50), la poesía religiosa de los eclesiásticos no había  sintonizado con el lenguaje de la época. Eran los eclesiásticos versificadores de devotas composiciones en mortecinos periódicos de provincia “Que escriben en lenguaje convencional, “sin raíces vivas en su tiempo”. Y este lenguaje paradójicamente llamado tradicional no lo era sino de ”una falsa y no de una auténtica tradición” . “Ni Rubén,  ni Unamuno, ni Machado, ni Juan Ramón llegaban hasta los seminarios y así eran los versos que fabricaban”.


por el contrario José Luis Martín Descalzo incorpora sus versos la experiencia revolucionaria de 25 años. “ No solo refresca su lenguaje en las obras de cuántos poetas le precedieron, sino que lo refresca también en la calle.”

 

Halla en él una excesiva desenvoltura según unas palabras no desarrolladas. Y concluye su apunte de esta manera: "La invención de la ‘fábula’  sea de la impersonalización del poema lírico, como modo de ampliar el mundo poético y de superar las limitaciones (Se refiere al tema del amor) o de eludirlas totalmente, poniendo, como en boca de otros, el motivo poético entresacado en la canción."

 

 

[Img #32301]

 

 

Eugenio de Nora

 

El primer volumen de ‘La novela española contemporánea’, de Eugenio G. De Nora, arranca a Panero muchas ponderadas expresiones y es sin duda la crítica más extensa publicada por él en 'Blanco y Negro’. Comienza declarando esta tarea de Nora de ”tan pasmosa lentitud como sostenida clarividencia crítica a lo largo y hondo de nuestros grandes creadores imaginativos”. Sin que olvide a los menores, pues estos le sirven de pedestal a la compulsación de los otros. La honestidad crítica de Nora es señalada por Panero ya que ”aquí se explican y recorren, sino con igual delicia, si con idéntica paciencia, honestidad y donosura”, atento siempre tanto “a lo vulgar como a lo egregio". Reconoce la personalidad lírica de Nora con una poesía “de las más ambiciosamente humanas y limpias con que cuenta nuestro parnaso Social”. Aparte de esta valoración lo gregario y lo aristocrático o cimero por su estética, añade otro valor: el del interés sociológico de algunos de los novelistas que trata, pues “de sobra sabe que de artístico o poético ninguno“. Esta intención sociológica que comprende igualmente” la bajeza” que “la excelsitud”, cómo en Tayne y A. Hauser apunta “hacia la intención de retratar a una época entera". No es el de Nora un intento puramente erudito literariamente. El plan de Nora se apoya en una serie de valores que tienen como pauta y comprobación en la novela clásica. Reconoce Panero: “ la ardua y agotadora tarea -que alivia solo a trechos la ironía marginal con que algunos textos se comentan- de releer, si acaso los había leído, o actualizar, en todo caso, los libros, generalmente insignificantes, de nuestra novelería menor.”  Sirvan de documento y testimonio de esta revisión algunos contrastes revalorativos como el de ‘López Pinillos’  o ‘Cigues Aparicio’ Y sobre todo la visión crítica madrugadora de 'Rafael Cansinos Assens'.

 

Se revela muy de cuerpo entero la personalidad de Nora por su hondura intelectual, sobre todo cuando estudia a los grandes novelistas. Para Panero es ejemplar sobremanera el estudio de Baroja en qué “se aúnan jugosamente la exhaustiva información, el rigor intelectual más afilado, la ineludible referencia histórica y sociológica y la interpretación viviente del personaje”, aún en desacuerdo con su  “valoración artística y humana”.

Noticias relacionadas
Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress