Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/10/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
5/10/2017

¡Hostia, la transparencia!

 

[Img #32370]

 

 

 

En una ocasión cayó un murciélago en manos de una comadreja. -No me mates, decía este. -Es que soy enemiga de las aves. -Pero yo soy un ratón. -Entonces quedas libre.


A la segunda vez el murciélago volvió a caer preso de la comadreja. -No me mates, insistía. -Es que soy enemiga de los ratones. -Pero yo soy un ave. Entonces la comadreja retorció el pescuezo del murciélago al tiempo que le decía: ¿En qué quedamos?


El colectivo de abogados de Astorga denuncia que adjudicar “mediante proceso negociado sin publicidad” el contrato para la Relación de Puestos de Trabajo (RTP) “contraviene la declaración de intenciones del Ayuntamiento de Astorga en favor de los servicios y comercios locales”. Aunque parece ser que el caso no careció de publicidad, no invalida la queja.


En un mundo globalizado, en red, en el que ya puedes hacer tus compras al mejor precio del mercado, con unas empresas de paquetería cada vez más eficaces, que te ponen el producto en casa al siguiente día y sin gastos de envío; el comercio local tiene las horas contadas. Solamente podrá sobrevivir si se ‘deslocaliza’, si sale de casa con esas mismas tecnologías que nos llegan hasta la cocina, para acercar las mantecadas y las cecinas allende los mares, con toda celeridad. Como el mercado de los que sobrevivan no radicará ya en el terruño resulta inútil este nuevo localismo voluntarista y sentimental, esta ‘filialidad’ de boquilla.


Esto lo han entendido perfectamente desde el Ayuntamiento cuando acuden a servicios de foráneos para realizar lo que bien pudiera hacerse desde aquí, tal vez sea a causa de unos precios más competitivos o al perfil más ajustado a los requerimientos del bufete de abogados de León. ¿Quién podría saberlo? En ausencia del prometido y demorado Portal de Transparencia del Ayuntamiento de Astorga todo ha de quedarse en conjeturas sin refutaciones posibles.


Lo que ya no es conjetura es la limitación a la libre concurrencia y la igualdad de oportunidades que sufren algunos profesionales astorganos cuando se trata de ‘otorgar’ esos desempeños. Ya se ha venido haciendo con concesiones de obras y algún que otro servicio o servidumbre.

 

El gobierno municipal asegura que es por indicación de los servicios jurídicos municipales y "para evitar presiones y conflictos personales", por lo que se ha optado por la contratación de un bufete especializado con sede fuera de Astorga. El gobierno municipal cuando quiere habla por boca de ganso.


No se le puede afear al patito su fealdad, su ansaridad, pero sí su contradicción cuando ha venido actuando en toda la legislatura contra el criterio de ‘intervención’, abonando a URBASER  560.000 euritos tan solo por los servicios basurarios del 2016. Se amparan en prorrogas (‘prohibidas’) “que vulneran, una y otra vez, los principios comunitarios de transparencia y de publicidad".


Opacidad y racionalizaciones infames en el modo operativo de nuestros mandatarios.

 
Tal vez hubiera habido para un cisne o grulla, pero ya no. El lago por el que riela el ánsar viene contaminado de podredumbre truchera. Tampoco llegarán a reflejarse en él ni darán esplendor quienes no se ejercitan en la autocrítica, tal las garzas. Ni entonarán jamás un mea culpa por nada, porque hasta han oscurecido la posibilidad de esa nada.  Anonadados, anadeados. ¡Qué no se viese, qué no se supiera!


¿Quién le retorcerá el cuello al cisne? ¿Quién les diga: Señores Concejales del PP y PAL, en qué quedamos?

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress