Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 20/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
29/09/2017

Adiós al sistema de cuotas en el sector del azúcar

Guardar en Mis Noticias.

El 1 de octubre se liberaliza el mercado del azúcar sujeto al sistema de cuotas en la Unión Europea desde 1968. Se abre una etapa “importante para este país, para la remolacha y el azúcar”, en la que las administraciones “deben permanecer vigilantes”, señala el secretario general de UGT-Azucarera de La Bañeza, Francisco Fernández González.

[Img #32375]

 

 

El sector afronta el cambio histórico con dosis de optimismo dado que España necesita más azúcar de la que produce. Con un consumo en torno a los 1,3 millones de azúcar al año y una producción por parte de Azucarera de alrededor de 450.000 toneladas, “León puede y debe crecer”, afirma Francisco Fernández, pero este nuevo horizonte se tiene que afrontar, según el líder sindical, con la máxima implicación por parte “del Gobierno de este país y de la Consejería de Agricultura, que no deben abandonar a los agricultores y a la industria”.

 

Organizaciones agrarias, industria y sindicatos no ocultan su temor a que España quede "descolgada" en la inminente "guerra del azúcar" o que se abra una crisis, como la que sufrió el lácteo, aunque las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA aseguran que las perspectivas son positivas de cara a la liberalización. De igual opinión es la industria. Azucarera, que quiere ampliar su producción hasta las 650.000 toneladas en el horizonte 2020.

 

 

UGT y CCOO

 

El secretario general de UGT-Azucarera La Bañeza destaca que Castilla y León con el 80 por ciento de la producción nacional de azúcar es una potencia en el cultivo de remolacha y su transformación. El esfuerzo realizado por los agricultores en la modernización de sus explotaciones, logrando los mayores rendimientos por hectárea de Europa, ha ido parejo al efectuado durante estos años por la industria  y los trabajadores con el fin de llegar al 1 de octubre en las mejores condiciones posibles”, destaca Francisco Fernández González, para quien “la Administración” tiene ahora en sus manos la responsabilidad de “tutelar cómo va a quedar el mercado y de conseguir que zonas como León cultiven más. Con la ayuda que le corresponde al sector, nuestra provincia podría alcanzar perfectamente las 10.000 hectáreas de cultivo”.

 

El compromiso de los remolacheros e industria con el sector ha llevado a Azucarera a realizar importantes inversiones en los centros de Miranda de Ebro (Burgos), Toro (Zamora) y La Bañeza (León) para hacer frente a la liberalización del mercado. En este sentido, Francisco Fernández pide al Gobierno y a la Junta de Castilla y León que reconozcan y apoyen “el importante tejido industrial” que aporta Azucarera a Castilla y León.

 

El presidente del Comité intercentros de Azucarera y secretario de acción sindical de CCOO de Industria en esta compañía, Félix Feo, comparte con Fernández que el final de cuotas será positivo. Azucarera está preparada para afrontar el nuevo escenario y ejecuta inversiones “para llegar a producir el azúcar que tenemos que consumir en este país”, por lo que “no creo que haya riesgos a medio plazo, hasta 2020”, ni para el sector ni para el empleo.

 

 

Incertidumbres abiertas

 

No obstante, algunos cultivadores no las tienen todas consigo y piensan que la liberalización será “un riesgo enorme” porque podría dispararse la producción y desplomarse los precios, han señalado a Efeagro.

 

“Los franceses se pondrán a producir como locos y nos invadirán ¿A quién crees que comprará Coca-Cola el azúcar?”, esgrime una fuente del sector remolachero andaluz, que prefiere no ser citado.

 

También algunas asociaciones, como la de productores europeos (CEFS) y la federación europea de sindicatos del agroalimentario (EFFAT) avisan de que, con la liberalización, el entorno será más duro, lo que podría tener “consecuencias” para los 28.000 trabajadores directos y los 137.000 agricultores y para las comunidades rurales.

 

Asimismo, el Departamento norteamericano de agricultura (USDA) prevé que la superficie de cultivo aumente principalmente en los países de la Europa continental y no así en los mediterráneos. Opina que España pasará de las 32.900 hectáreas de la campaña 2016-2017 a 38.000 en la 2017-2018; frente a otros países que crecerán mucho más, como Francia (de 400.000 a 460.000), Alemania (de 314.000 a 350.000) o Polonia (de 203.000 a 220.000).

 

¿Oportunidad o riesgo? El sector remolachero-azucarero nacional trabaja unido para adaptarse al mercado libre y desregulado, pero sólo el tiempo despejará todas las incertidumbres.

Noticias relacionadas
Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress