Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 13/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes Unzeta Gullón
6/10/2017

Ian Gibson y Lorca

[Img #32505]

 

 

Ian Gibson nos ha visitado este jueves. Un auténtico lujo para esta ciudad el poder escuchar a este especialista en cosas nuestras. Una suerte poder disfrutar de su inteligencia (en saber descubrir nuestros valores), su sabiduría (en saberlos contar), su afabilidad y su amor por nuestras cosas.

 

Ante esta noticia tan gratificante para mí, no he podido por menos que recordar la gran emoción, y sacudida de sentimientos, que me produjo la lectura de la magnífica biografía que escribió de Federico García Lorca.

 

En 1998 salió la segunda edición de Vida, pasión y muerte de Federico García Lorca (1898-1936) que el escritor Ian Gibson había preparado justo a tiempo para rendir homenaje al poeta granadino en el centenario de su nacimiento.

 

Una biografía exhaustiva, profunda, analítica, extraordinaria, de setecientas páginas de la vida de Lorca y ciento treinta de notas. Su lectura me sumergió de una manera absorbente en el mundo del poeta, me succionó. El impacto fue tan impresionante que, acabada la lecturadel libro me empezaron a brotar del alma, con pasión, con rabia y sin reposo, muchos versos sobre la vida y la muerte del poeta. Así surgió el siguiente poema. Gracias a Gibson.

 

 

 

POEMA A LA MUERTE DE FEDERICO GRACÍA LORCA

 

El sudor le ata a la tierra / con llanto seco, desierto / y canta el drama de la vida / y bebe amargo contento

 

Sabores de sabia aspira / verdes sabores de yerba / el duende encuentra su aliento / en el agua que la impregna

 

Canta a la vida y su suerte / canta a la tierra mojada / canta al deseo que quema / canta a la muerte cegada

 

Canta de aquellos heridos / el gran dolor de su alma / y su sonido recuerda / que hay más vida en las entrañas

 

Su canto se oye lejos / cada vez más lejos, con eco / un perro de rabia quiebra / sus palabras en el viento

 

Esperanza sin destino / la pasión esclavizada / sufre en silencio, fundidos / los amores de su alma

 

La muerte ronda sus sueños / toda embozada de negro / con cuchillos que destellan / a la luz de los luceros

 

Y ahoga en muerte su vida / y vive grandeza en la muerte / la libertad que clamaba / sin amor no encontró suerte

 

Odio segaron sus manos / de su mirada el orgullo / de su garganta los cantos / y de su vida el futuro

 

Rabia y envidia son dulces / que azures saborean / tiñendo de rojo la tierra / aquella que no era yerma

 

El sosiego de la noche / rompió su seda dorada / blasfemias que no merecen / bala de miedo cargada

 

Y después… aquel silencio / frio silencio de duelo / que ni los mirlos al alba / supieron poner consuelo

 

En aquella terrible noche / los grillos enmudecieron / y enrojecieron jazmines / que de la tierra bebieron

 

Se anegó en sangre caliente / el suelo que tanto amaba / refugio de sus temores / inspiración de sus dramas

 

Aquella noche sin rumbo / noche aquella de presagios / no le escondió San Miguel / entre sus encajes blancos

 

Nardo crecido entre espigas / nardo en jardín cultivado / fue ocultado entre rosales / pero hallado fue tallado

 

Rezuma sabia inocente / el recuerdo de venganza / tan lejano ya en el tiempo / como cercano en el alma

 

Tantos vivieron por algo / tantos murieron por nada / noche de drama, de gloria / noche callada

 

Noche de helados alientos / noche de calma rasgada / noche de escondidos miedos / noche cerrada

 

Noche que atropella sueños / noche que corta las alas / noche que burla la noche / noche truncada

 

Noche confusa de noche / noche que no tiene alba / noche de todas las noches / la más errada

 

Noche fría de agosto / noche oscura, sin alma / ni la luna fue testigo / de aquel crimen de Granada

 

Tanto ilícito atropello / tanto rencor, tanta saña / llevó la muerte a su cuerpo / mucho antes que a su alma

 

Se despidió de los suyos / como quien vuelve mañana / creyendo que no creía / que su hora se acercaba

 

Porque no quiso creer / que una España amotinada / provocaría la ruina / de la otra republicana

 

Canalla realidad / que vence al sueño / que vence al miedo / y lo amordaza

Canalla realidad / que vence al amor / que vence a la libertad / y la ata

Canalla realidad / que con odio salda

Canalla realidad / que al cantor calla

 

O témpora, o mores

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress