Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes G. Rojo
18/10/2017

Raquel Badal Ramos (Astorga): Del juego del teatro a vivir sobre las tablas

Guardar en Mis Noticias.

Mercedes G. Rojo nos presenta a la duodécima creadora de la serie 'Astorga y sus comarcas: desconocido universo de creadoras'. Se trata de Raquel Badel, creadora multifacética que se debate entre el teatro y la danza.

 

[Img #32647]

 

 

Raquel Badal Ramos es una astorgana ligada fundamentalmente al mundo del teatro y por ende a  otras expresiones artísticas que de alguna manera considera en relación con éste. De hecho, tanto en Astorga como en muchos pueblos de las comarcas de alrededor se la puede identificar también como una de las componentes del grupo de danza tribal Mandala Tribal Troupe, una disciplina en la que las astorganas son pioneras, al menos dentro del panorama provincial e incluso autonómico, y de la que ella misma nos dice que le ha permitido llenar el hueco con el que se volvió a Astorga, “Bailar, actuar, ensayar, y disfrutar de Mandala Tribal Troupe y de todas estas mujeres maravillosas y su energía, me recarga para unos cuantos días. Bailar es para mí crear un personaje, vestirlo de fiesta para actuar; es todo un ritual. Es baile, pero también es Teatro.”

 

Aún no llega a los cuarenta años y su vida ha trascurrido en diversos puntos de la geografía española, como Madrid o Barcelona, lugares donde ha vivido, se ha formado y trabajado adquiriendo a partir de dicha experiencia una mente abierta e inquieta que la lleva a estar siempre en un continuo movimiento creativo, un movimiento del que sin duda surgió –junto a las inquietudes de otros compañeros y compañeras- rebelArte Teatro, una propuesta teatral que nos está ofreciendo muy buenas opciones en este campo artístico.

 

Raquel Badal reconoce que su pasión por esta faceta artística “siempre ha estado ahí, el juego infantil es puro teatro y yo nunca he dejado de jugar. Me hace falta actuar, el público, el disfraz y ser un personaje”, una pasión que le  llega desde su época de infancia y adolescencia en la que compartía con sus amigas creatividad e imaginación, en un barrio como el de Rectivía que daba la oportunidad (no solo a sus jóvenes sino a los de toda la ciudad) de hacer teatro, danza, coro… y que fue el germen de situaciones como la creación de la actual Escuela de Música Municipal de Astorga. Y ya entonces, en sus tiempos adolescentes, reconoce que participó en varios grupos teatrales. Luego llegaría ese momento en el que se dio cuenta, con 18 años, que este mundo le gustaba tanto que ya no le era suficiente con seguir “jugando al teatro”. Y entonces tomó la decisión de formarse como actriz. A partir de ahí, cuatro años de estudio en la Escuela de Arte Dramático de León para pasar luego al Instituto del Cine de Madrid y otros muchos cursos complementarios. Y tras otros quince años entre Madrid y Barcelona combinando vida y arte  motivos personales la traen de nuevo a casa, donde no puede despegarse del gusanillo del teatro. Y es que cuando le pido que se defina en relación con su arte lo hace de la siguiente manera: “crear, dejar volar la imaginación, que la cabeza esté maquinando continuamente, yo pienso en imágenes, en secuencias, en escenas, forma parte de mí, el arte es una necesidad”.

 

 

[Img #32651]

 

 

De la actuación a la dirección, de grandes ciudades al retorno a nuestra pequeña ciudad, un proceso que tiene mucho que ver con un nombre, rebelArte Teatro, y que Raquel nos cuenta así: “Estoy muy feliz con esta nueva etapa de mi vida en mi ciudad. Al volver sentía que tenía muchos huecos que llenar artísticamente. Probé en un grupo de teatro pero no funcionó, de esta forma conocí a los que son ahora mismo mis 'rebeldes'; y juntos hacemos algo que nos apasiona y que nos está dando muchas alegrías (…) acercar a la gente de Astorga y comarca nuestro teatro, y nos encanta el recibimiento que estamos teniendo, el cariño y los ánimos con los que nos encontramos cada día. El hueco que tenía al llegar aquí ya lo estoy llenando.” Un grupo en el que Raquel actúa y dirige siguiendo un esquema aprendido en su devenir por esos mundos  “Lo de la dirección me ha venido un poco de rebote; cuando rebelArte Teatro nació yo aporté mis conocimientos y mis ideas al grupo para hacer en Astorga el teatro que  nosotros queríamos hacer. Tenemos una dirección muy coral, yo no considero que tenga esa función en exclusiva. Aunque todo el grupo se fía mucho de mis criterios  vamos todos por el mismo camino”.

 

Hablando con una mujer que siente, piensa y trabaja el teatro desde tan dentro, no podíamos perder la ocasión de hablar del Teatro Gullón, un espacio tan emblemático para cuantos en Astorga hemos amado y amamos el arte dramático. Sus expectativas, incluso sus propuestas. “No sé  muy bien cómo se va a gestionar el teatro, pero me encantaría que tuviéramos la oportunidad de ir al teatro cada semana, que los grupos locales de teatro, así como los de música y danza tengamos la oportunidad de estrenarnos ahí. Sería un espacio maravilloso para que se note bullir el arte, con los locales de ensayo llenos, creando un clima de cooperación y participación”. Consciente  de que en este momento actual se han perdido las condiciones para tener “un público ansioso de ver cualquier género dramático sobre las tablas” considera que hay que seguir insistiendo en la educación de los más pequeños “para que dentro de unos años sean unos maravillosos espectadores”. Y para ello hacen falta más talleres y más programación teatral, con buenos espectáculos al alcance del público, una programación continua que ayude a ello y que solo pueden llevar a cabo las instituciones, el ayuntamiento. Por eso puntualiza  “un teatro municipal es algo que creo que la ciudad necesita. Los que amamos el teatro estamos ansiosos de ver como se gestiona y, por qué no, de subirnos a su escenario.”  Siente que hay mucha gente en la ciudad o en sus alrededores haciendo arte, pero que se les tiene muy poco en cuenta, que hay poca programación cultural  aún sabiendo que esto es algo que le da vida a una ciudad.

 

Y es que Raquel Badal cree en el desarrollo del arte para potenciar ciudades y comarcas como las nuestras “el arte es cultura, y la cultura no debería ser un lujo. Un desarrollo cultural de los pueblos es necesario para tener una población más sensible, más humana y más empática”. Y considera que necesitamos más espacios para desarrollar todo el arte que los y las artistas de la zona (y quienes aún no lo son pero podrían llegar a serlo) llevan dentro. “Sería genial tener un espacio en el que convivir con otras disciplinas artísticas; locales de ensayo. Un lugar de colaboración entre los grupos de teatro, los músicos, grupos de danza. Astorga tiene tanta gente que hace cosas muy buenas que me encantaría poder disfrutarlo.”

 

 

[Img #32650]

 

 

Como actriz cuyo recorrido ha pasado por otros espacios  también hablamos con Raquel de la presencia femenina en el mundo artístico, especialmente en el mundo teatral, para concretar en que,  sin pretender que las mujeres artistas sean diferentes,  “todavía queda mucho camino por recorrer para conseguir esa igualdad en el aspecto profesional. Se toma siempre más en serio a los hombres que a las mujeres, se valora mucho más a un hombre, mientras que para hacerse valer una mujer tiene que luchar mucho más. Es curioso en este mundo del teatro; siempre he estudiado en clases en las que éramos muchas más mujeres que hombres, pero en cambio había muchos mas papeles importantes para ellos que para nosotras”. Esta realidad es mucho más palpable ahora que se enfrenta a un trabajo continuado con un grupo de teatro propio en el que sus miembros tienen capacidad de decisión sobre lo que quieren poner sobre el escenario, “en rebelArte estamos intentando apostar por obras de teatro en las que no se vea esta gran diferencia; y nos cuesta dar con el texto adecuado”.  Esta sigue siendo la realidad en este mundo artístico a la que sin duda le hacen falta nuevos textos para invertir las tornas, en un panorama en el que – como en tantos otros – hay una mayoría de mujeres trabajando. 

 

De los proyectos teatrales que han llenado su vida señala dos y ambos ligados con nuestras tierras. El primero de ellos, aún estando en Madrid, fue con sus compañeras de la Escuela de León, un primer grupo de teatro llamado Inquietos Teatro, en el que cinco jóvenes actrices se embarcaron en una intensa gira por pueblos de la provincia de León, una experiencia de la que nos dice “fue un verano de pelear bastante pero también de disfrutar de lo lindo”. El segundo es el rebelArte Teatro, un proyecto del que ya hemos hablado y del que se siente orgullosa, puntualizando con respecto al mismo “creo que vamos a superarnos y que queda mucha historia que escribir con los “rebeldes”. Ya los nombres de estos proyectos que destaca en su vida nos dicen mucho del carácter inquieto de Raquel, siempre en movimiento, siempre buscando caminos para acercar el buen teatro a las gentes, incluso a la de las localidades más pequeñas. Y en cuanto a los  proyectos de futuro parece que de momento estos vienen ligados a esta última aventura en la que está inmersa “la cabeza no para de maquinar y me he juntado con esta gente de rebelArte que son igual que yo. Hay miles de ideas nuevas. Tenemos un estreno para navidad que no puedo desvelar, y vamos a seguir moviendo El Médico a Palos y Aquí no paga nadie, son montajes que han tenido una acogida fantástica y queremos sacarlos de Astorga”. Sin duda dos fuertes apuestas que nos acercan el teatro clásico de Molière y el actual del italiano Darío Fo, dos obras que en clave de comedia nos presentan una visión crítica de la sociedad de cada momento, no exentas de humor, en torno a temas que pudiéramos decir que están perfectamente de actualidad. Y dado el carácter 'rebelde' de este grupo habrá que prestar atención al próximo montaje que preparan y que seguro tampoco nos defraudará.

 

 

[Img #32649]

 

 

Raquel Badal es de esas personas que aún siendo consciente de que quien lleva el arte dentro, sea el que sea, acabará sacándolo en cualquier momento también considera que en ello influye todo lo que nos rodea y por eso siente gratitud a todo lo que en Astorga vivió en la primera etapa de su vida y que convirtió en una necesidad vital lo que había comenzado siendo un juego. Por eso ahora, retornada de nuevo a su tierra con una importante mochila de experiencia a sus espaldas, intenta devolverle a la ciudad un poquito de lo que en su momento le aportó a ella, además de esperar  que la misma (instituciones incluidas) vuelva a  responder adecuadamente a esa larga tradición cultural que también en las artes escénicas ha estado siempre presente no solo en ella sino en todo el contorno.

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress