Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Camino Sayago / Tam tam press
3/11/2017

Estíbaliz Sadaba: “Las mujeres forman parte esencial de la memoria de los pueblos, aunque su nombre y sus acciones hayan quedado ocultos”

Las mujeres de Destriana se convierten en protagonistas del proyecto videográfico 'Las Filanderas', de Estíbaliz Sadaba (Bilbao, 1963), que actualmente se desarrolla en el espacio Laboratorio 987 del MUSAC (León), con el encuentro 'Generando miradas posibles a partir del filandón', con el que da visibilidad a las diferentes iniciativas sobre los roles tradicionales de la mujer y los lazos de conexión que establecen, tal es el caso del filandón. Estíbaliz Sadaba desmenuza en esta entrevista el carácter de estas relaciones.

[Img #32987]

 

 

El encuentro en el MUSAC, que tuvo lugar este viernes, propone una reflexión sobre el papel que han desempeñado las mujeres en el mundo rural. Las aportaciones convergen  desde la antropología, la música tradicional, los feminismos y el arte y la cultura rural, que ponen en valor prácticas sociales tradicionales, entre las que destaca el filandón. Para ello, la artista vasca cuenta con la complicidad de la antropóloga Cristina Bernis, que afronta el reto desde su investigación académica ‘Pasado y presente en el mundo rural’, con especial énfasis en el mundo de las mujeres; También con la Asociación Cultural La Vita de Gordoncillo, que centra su trabajo colectivo en el ámbito rural leonés, en busca de la conexión entre generaciones. Y además con la Asociación Feminista Leonesa Flora Tristán que pondrá en discusión la memoria feminista de la ciudad; y el colectivo Pelos Feministas -acompañantes del conjunto del proyecto Las filanderas- que explicará porqué es necesario crear acciones desde la mirada colectiva en una ciudad como León. El grupo de bailes regionales La Picota, junto a la Escuela de Música Tradicional de Toreno del Sil (León) ponen la nota musical y en directo, con temas del cancionero popular leonés, y sus letras revisadas para la ocasión.

 

A su vez, el encuentro también quiere recordar la memoria de las movilizaciones feministas en León: cómo y desde cuándo se produjeron; qué tipo de acciones han desarrollado, qué transmisión ha habido a los colectivos de mujeres actuales o qué contacto tenían los colectivos de la capital con las mujeres del ámbito rural.

 

– 'Las Filanderas. Acciones para activar el espacio público', es un proyecto videográfico que trata de profundizar en cómo han sido y son las relaciones de las mujeres con el espacio público. ¿Cómo surge esta investigación?

 

– Surge de interesarme por las mujeres y escucharlas, de saber de la dureza y las alegrías de la vida cotidiana en un mundo rural ya desaparecido, para conocer cómo valoran sus vidas, por qué emigraron y por qué permanecieron en el pueblo, y por supuesto para así recordar cómo la vida de la mujer era más esclava que la de los hombres. Así surge este proyecto, a partir de la escuchas realizadas y de intentar dar voz a ciertos saberes olvidados.

 

 

– Las mujeres de la localidad leonesa de Destriana, donde pasas los veranos han sido fundamentales para tu relato. Imagino que las has escuchado mucho. ¿Cómo sigue siendo su vida? ¿Qué reivindican?

 

– La vida de estas mujeres es igual que la de muchas otras mujeres, es ACTIVA y ellas están siempre dinamizando su contexto, estén donde estén, sea Benidorm, Destriana, Vitoria o León. Creo que ellas reivindican así el mantenerse activas de forma cotidiana; también he buscado con ellas que se visibilice el trabajo que realizaron sus madres, sus abuelas, tanto dentro como fuera de la casa.

 

 

– Mostrar la dificultad que han tenido estas mujeres, en especial en el ámbito rural, para socializar e integrarse en un mundo patriarcal es una reflexión constante en tu obra… ¿ El vídeo es el mejor aliado para contarlo?

 

– Tengo que decir que en este caso poder mostrar todo el proceso de trabajo con grabaciones, acciones, y los mismos tiempos que me ha ofrecido el museo para ello en este proyecto, me ha servido para gestionar y madurar el proyecto mucho más; por otro lado, el vídeo es mi medio de trabajo habitual, con el que formalizo la mayoría de mis proyectos y que en este caso me sirve para poder mostrar todo el proceso que he ido realizando durante estos seis meses de trabajo.

 

 

– La práctica tradicional del filandón es el nexo de todo el trabajo. Tú la entiendes como una práctica performativa realizada por mujeres. Sin embargo, en la provincia de León reunía a representantes de ambos géneros. ¿Es tan sólo una metáfora para reafirmar su visibilidad?

 

– Las mujeres forman parte esencial de la memoria de los pueblos, aunque su nombre y sus acciones hayan quedado ocultos e invisibles; lo que quiero es destacar principalmente su papel, para así visibilizar esos saberes que la HISTORIA siempre oculta. El filandón es así pues metáfora que, aunque basándose en un papel real desarrollado en aquellas reuniones, nos sirva para imaginar formas de socialización desarrolladas por ellas también en contextos contemporáneos, incluso urbanos.

 

 

– La conversación tranquila es un saber que se encuentra hoy amenazado… ¿Cuál es tu experiencia?

 

– Los tiempos en los que nos toca vivir son rápidos, ansiosos, estresantes y con estas escuchas y conversaciones que he realizado ciertamente te das cuenta de cómo los ritmos son otros, no necesariamente mas lentos sino diferentes; y ésto me ha servido para madurar y formalizar el trabajo de otra manera.

 

 

–  Has contado con el acompañamiento de Pelos feministas, un colectivo de activistas anarco-trasns-feministas. ¿Cómo valoras su colaboración?

 

– El acompañamiento con Pelos Feministas ha sido muy ENRIQUECEDOR; ellas han aportado mucho al proyecto, empezando por el imprescindible arraigo de la investigación al contexto local, aportando ejemplos de colectivos feministas locales que han venido trabajando en diferentes momentos de la historia reciente, y así, a partir de conversaciones y encuentros con ellas y otras mujeres hemos podido ampliar y desarrollar más el proyecto.

 

 

– También participa en el proyecto la Asociación ‘Bolboreta Fiandeira’ que reivindican y promueven con sus prácticas el conocimiento de los oficios tradicionales. ¿Cómo fue el encuentro con estos saberes y qué te interesa de ellos?

 

– Me encontré este colectivo que trabajan con el hilado tradicional en una feria del Val de San Lorenzo, y desde el principio me mostraron complicidad e interés en el proyecto cuando les propuse grabarlas; la verdad es que estaban muy motivadas y les interesó venir al Museo a participar en la exposición. Son una asociación muy activa que se reúne semanalmente, y que difunden su conocimiento de manera desinteresada. En este trabajo su imagen grupal como metáfora de reunión y mediante el trabajo manual del hilar daban un sentido preciso a todo el proyecto. Es interesante para mí poder trasmitir a través de la imagen de las Filanderas cómo las mujeres buscan opciones de construirse colectivamente, yendo más allá de los roles domésticos normativos. Así podemos llegar a ver mediante una mirada más compleja los roles que las mujeres han desempeñado en ámbitos como el rural, aparentemente más refractarios a cualquier proceso de emancipación femenina.

 

 

– Las Filanderas es una investigación en curso por la que parece fluir gran cantidad de diversidad.¿Es posible mostrar esa multiplicidad de conocimientos en un museo de arte contemporáneo?¿Qué conflictos o tensiones has encontrado a tu paso por el MUSAC?

 

– Creo que tanto el MUSAC como en este caso el proyecto de LAB 987 están interesados en mostrar, difundir todos los proyectos y mostrar el espacio del propio museo como un lugar en el que ocurran todo tipo de cosas, desde encuentros, performance, proyecciones etc… esto sin duda muestra una inequívoca voluntad de participación ciudadana, y de integración en el tejido cultural local.

 

 

– El proyecto se articula través de varias acciones, encuentros y sesiones como la que tuvo lugar el 17 de septiembre, que consistió en la realización de un mural en el que participó un numeroso grupo de mujeres, y que se grabó en vídeo. ¿Cómo ha sido la respuesta? ¿Qué ha aportado a tu trabajo?

 

– Tengo que decir que en esta acción grabamos a mas de cincuenta mujeres que rellenaron las palabras “las Filanderas”gracias al trabajo del colectivo Pelos Feministas, con las que realizamos la convocatoria y fue todo un éxito. Realizamos una grabación en modo Timelapse, que ya se puede ver proyectada sobre el mural que se pintó sobre la propia pared de la sala del museo. Esta acción colectiva, realizada de manera anónima por tantas mujeres de todas las edades y condiciones, sirvió para crear una de las piezas mas importantes de la exposición, queriendo con ello subrayar de forma simbólica la importancia que el trabajo colectivo ha tenido siempre y tiene en el movimiento de las mujeres.

 

 

– Y este 3 de noviembre, está programado el encuentro ‘Generando miradas posibles a partir del filandón’, que quiere indagar en los roles que han desempeñado tradicionalmente las mujeres en los pueblos. ¿Qué esperas que se produzca?

 

– Con este encuentro pretendo que juntas podamos visibilizar diferentes iniciativas colectivas, acciones artísticas, trabajos y reflexiones de todo tipo; e intentar desarrollar, tanto como espectadoras y como autoras, las diferentes miradas necesarias para ver cómo los roles que han desempeñado tradicionalmente las mujeres en espacios como el mundo rural, y sus formas de sociabilidad (de la que sería ejemplo el Filandón), pueden llegar a servirnos también en contextos urbanos más contemporáneos.

 

 

– Esta cita servirá además para rescatar las movilizaciones feministas en León…

 

– Si, quiero traer al presente la memoria de las movilizaciones feministas en León; cómo y desde cuando se produjeron; qué tipo de acciones se desarrollaban y qué transmisión ha habido a los colectivos de mujeres actuales, o que también nos expliquen qué contacto tenían con las mujeres del ámbito rural, entre otras cuestiones posibles.

 

 

[Img #32988]

 

 

– Para ello, además del colectivo Pelos Feministas,cuentas con la antropóloga Cristina Bernis, con la Asociación Feminista Leonesa Flora Tristán (León), la Asociación Cultural La Vita de Gordoncillo (León) y el grupo de bailes regionales La Picota junto a la Escuela de Música Tradicional de Toreno del Sil (León)… ¿Cómo y cuándo decides integrarlas en el proceso?

 

– Como he dicho antes el mostrar el proceso desde un comienzo me sirvió para incluir personas y acontecimientos que, de haber trabajado de una manera más convencional, no habría podido hacerlo; todo ello nos sirve para enriquecer el proyecto mostrando modos de hacer y saber que nos rodean socialmente.

 

 

– Junto al vídeo de la asociación ‘Bolvoreta Fiandeira’ de Lugo, en la sala de Laboratorio 987 se incluyen diversos materiales, que escenifican el espacio de las filanderas: una pieza sonora, fotografías, diferentes clases de asientos, incluso una obra de la Colección MUSAC como son los dibujos de Elena Fernández Prada.

 

– Mostrar elementos con los que he trabajado, como los escaños o bancos de los pueblos, las sillas donde he realizado las conversaciones, la pieza sonora que recoge parte del testimonio recogido por las mujeres de Destriana, e incluir los dibujos de Elena Fernández Prada, enriquecen toda la instalación realizada en la sala y dan una visión global muy completa a mi parecer,que hace entender mejor el proyecto.

 

 

– El proyecto concluye con la presentación el próximo 23 de enero de 2018 de un video-ensayo. ¿Has conseguido lo que te proponías?

 

– Pues creo que si, que estoy consiguiendo todo lo que me proponía y encontrándome por el camino incluso más cosas que la idea que tenía al principio, porque la idea ha crecido mucho gracias al acompañamiento de todas las participantes, del personal del museo, y también debido al hecho de mostrar desde un comienzo el proceso, y aunque la verdad en este momento estoy todavía editando el video que presentaré en enero, creo que todo va muy bien. En general desarrollar todo el proyecto ha sido muy gratificante y el trabajo ha sido muy fácil con el museo, y especialmente con el equipo del laboratorio 987 por su implicación emocional y su profesionalidad: y todo esto se agradece especialmente en un contexto como el de hoy en día, no especialmente fácil para el desarrollo de las prácticas artísticas.

 

 

 

Sobre el proyecto

 

‘Las filanderas: acciones para activar el espacio público’ es un proyecto de la artista Estíbaliz Sádaba con el acompañamiento del colectivo leonés Pelos feministas, en el que tomando como punto de partida metafórico la práctica tradicional del filandón se pretende reflexionar acerca de la dificultad histórica en la relación de las mujeres con el espacio público, valiéndose para ello de las prácticas del vídeo y de la performance.  El proyecto se desarrolla a través de la Convocatoria Laboratorio 987 del MUSAC entre septiembre de 2017 y enero de2018, y culminará con la presentación el próximo mes de enero de un video-ensayo realizado por Estíbaliz Sádaba.

 

 

Sobre la artista

 

Estíbaliz Sádaba. Artista, licenciada en Bellas Artes y Máster en Investigación y Creación en Arte EHU/UPV. Estíbaliz Sádaba (Bilbao, 1963) viene elaborando su obra desde el estudio y el análisis de los estereotipos femeninos tratando de contribuir a la deconstrucción del discurso dominante acerca de la mujer: esta es la base de todos sus proyectos recientes. La mayoría de sus trabajos se han basado en la realización de performances en las que el cuerpo es a un tiempo instrumento y lugar de experimentación, y el vídeo el medio más adecuado para el registro de la actuación y su posterior edición.

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress