Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomás Néstor Martínez
4/11/2017
ENTREVISTA / Elena Medel

La poesía de Elena Médel y sus circunstancias

Siguen pasando escritores y escritoras por las 'Tardes de autor en Astorga', organizadas por la Concejalía de Cultura en colaboración con Luis Miguel Suárez. En esta ocasión la entrevistada por Astorga Redacción ha sido Elena Medel, una de las voces más destacadas de la joven poesía española

 

[Img #33006]

 

 

Tomás Néstor Martínez: Elena, quiero comenzar con estos versos tuyos, adaptados al día de hoy que dicen: “Es Noviembre, no es miércoles, al menos todo se va poniendo patas arriba, hace frío.” Jugando con tus versos originales ¿hablamos de la situación actual? De cómo está el mundo, la sociedad ¿te parece que efectivamente hoy en día serían estos los versos que tú escribirías, partiendo de los que ya tienes?


Elena Medel: No sé, la verdad es que para mí es muy complicado pensar en que podría escribir cuando no escribo y además a mí me gusta tomar cierta distancia con respecto a lo que he escrito antes. Serían diferentes, porque intento siempre que cada nuevo proyecto cada nueva idea de escritura no tenga mucho parecido con la anterior.

 

 

Poeta precoz pero lúcida, dicen muchos de los críticos, y joven, porque todos los premios que te han concedido llevan el apellido de joven. Entonces yo me planteo: ¿hay poesía para jóvenes, y poesía para ancianos poesía... qué te parece lo del apellido joven?


Creo que no deja de ser una circunstancia como cualquier otra que no tiene nada que ver con la literatura y en el caso de esos tres premios están destinados a autores jóvenes como existen premios que están destinados a nativos de una comunidad, de una provincia.

 

 

Entonces tenemos que tomarlo del modo literal.


Sí, no deja de ser un adjetivo que tenga una connotación especial, para mí significa simplemente lo que significa.

 

 

Para mí poesía es poesía, joven o adulta o no sé, poesía sin más. Digamos que es un membrete que le pone la editorial o quien convoque el concurso para que solo puedan acceder aquellos que cumplan esa determinada edad. ¿Ya habías leído cuándo comenzaste a escribir en serio a Federico García Lorca?


Había escrito de antes pequeños cuentos, redacciones, y cuando tenía unos 11 años me regalaron una antología de la Generación del 27. La de ‘Cátedra’. Era el primer libro de poemas que yo leía, ni siquiera había leído poesía infantil y allí me encontré con los  poemas de Federico García Lorca. Esos versos que prendieron la chispa de la escritura, de mis primeros poemas. Cuando empecé a escribir poesía no es tanto que hubiera leído a García Lorca, sino que lo hice también porque había leído a García Lorca...

 

 

Sobre todo Poeta en Nueva York


Sí, me ocurrió algo como cuando escuchas una canción que tiene una letra cuyo idioma desconoces pero el tono de quién está interpretándola, la música, incluso algunas palabras cercanas a las de tu idioma te emocionan. Toda esa atmósfera te transmite unas sensaciones que  derrumban la barrera de la incomprensión. Me ocurrió algo así, no entendía muy bien, tenía la sensación de que no me estaba hablando en mi idioma pero las imágenes que captaba me animaron a escribir poesía.

 

 

Por la edad y las fechas en las que está escrito, todavía asomada a la infancia empiezas a escribir los poemas que luego aparecerán en mi primer bikini.

 

Sí, el antiguo es del 98,  tenía 13 años. En ese libro hay poemas del 98 y el 99 aunque casi todos son del 2000 o del 2001.

 

 

Con este libro me ha pasado como con otros poemarios despachados por los críticos muy a la ligera, como diciendo: bueno, poemario primero, obra primeriza, ya irá madurando. Sin embargo yo he encontrado aquí poemas que me han cautivado totalmente y me han parecido una anticipación de lo que luego irá apareciendo a lo largo de los sucesivos poemarios, incluso en ‘Chatterton’. Para mí es un poemario rompedor,  además de eso ‘Mi primer bikini’ es un poemario serio en cuanto a su escritura. Eso que dicen a veces de que es una escritura demasiado joven, poco madura yo no me lo creo de este poemario; y que ya viene anunciando otros poemas del futuro. Yo he entresacado tres que me han fascinado ‘Hábitat’, un poema que me parece maravilloso. ‘Lúzida  ebriedad’  y  por la carga anticipatoria de lo que vendrá en posteriores poemas ’Irene Nemirovsky’.

 

Cuando volví a leer todo para ‘Un día negro en una casa de mentira’ el volumen de poesía reunida, reconocía que ‘Mí mi primer bikini’ era un libro de tanteo, de iniciación a la escritura, pero me  llamaba la atención de qué los intereses que allí aparecían habían vertebrado los dos libros siguientes: el  gusto por el poema largo y narrativo, el uso de las imágenes, la voz femenina que estaba aún forjándose. Es un libro de poemas en el que se inauguran ciertos caminos que después he intentado transitar en los siguientes libros.

 

 

[Img #33005]

 

 


En el poema ‘Duda técnica’ dices: “La poesía es una forma de memoria. Encierra cuanto hemos vivido, y cuanto vive quien la lee.”


Para mí la escritura en general, no sólo la poesía sino también los otros géneros nace directamente de la lectura, Cuando hablo de los motores de la escritura me refiero a la experiencia, pero no solo la experiencia vital, sino también a la experiencia cultural; para mí esas lecturas, una exposición de fotografía, una película pesan tanto como cualquier experiencia que haya vivido…

 

 

Hay un verso de ’Bellum Jeans’ que me cautivó, me deslumbró y me desorientó que dice: “La  desgracia de la hermosura ansío para mí”.


Bueno, es que con 14 o 15 años no se pueden escribir otras cosas creo. 

 


Ese verso no parece de una poeta de 14 o 15 años, quiero decir que a mí me parece impresionante. Me llamó la atención en cuanto lo leí, luego en otros poemarios va reapareciendo el concepto de la belleza pero ya no como desgracia al menos a mí me parece. Leí una vez en César Simón que “solo en lo concreto se manifiesta lo esencial”. ¿Crees que este principio sería válido para gran parte de  tus poemas?


No lo creo así, para mí es un libro…

 

 

Hablo en general


Claro, es que mi escritura es una escritura expansiva. Lo concreto aparece más bien disperso en mi escritura…

 

 

Lo que yo interpreto es cómo algo muy concreto, un sentimiento, algo muy particular puede hacerse categoría universal.

 

Bueno, yo intento hacer ese trabajo….

 

 

¿Cuánto de lo vivido y de lo sentido hay en tus versos?, en una entrevista leí que decías “No puedo vivir lejos de mis circunstancias. Yo soy una mujer con todo lo que ello conlleva”

 

Ahí hay dos asuntos diferentes, el primero es el hecho de que yo inevitablemente al enfrentarme a la escritura, al decidir sobre qué escribir y cómo escribir no puedo abstraerme de mis circunstancias: el hecho de ser mujer, el hecho de haber nacido en una época concreta, en una clase social concreta, etc. Todas esas coordenadas van guiando mis decisiones no solo vitales, sino también creativas. Pero también al mismo tiempo yo intento que mi escritura aun partiendo de una experiencia propia sea una escritura que apele también a asuntos que se expandan más allá del poema concreto. podemos hablar de dos vías diferentes.

 

 

Leyendo ‘Un soplo del corazón’ me sugirió lo siguiente: Que reúne una serie de urgencias, una serie de fogonazos, de instantáneas y todo ello enmarcados en una sensibilidad concreta…


Es una interpretación, para mí además todas las interpretaciones son válidas, en cuanto que cada uno y cada una al enfrentarse a la lectura lo hace con su propia carga. Es una idea de Antonio Gamoneda que me gusta mucho. Todo poema se completa con la lectura. Pienso que quien lee y está completando y haciendo posible el poema.

 

 

También son un poco poetas los lectores…


Para mí sí, la escritura es un campo abierto y la lectura también lo es. Cada lector tiene esa libertad de interpretar el texto…

 


Una manera de entender la lectura que  la enriquece…


Bueno es algo tan sencillo como que en la mayoría de los casos no tenemos acceso a los autores y a su sentido unívoco, si es que lo hubiera, ojalá pudiera preguntarle yo a Lorca o a Ángela Figuera por cada uno de sus poemas, por qué tomo tal decisión.

 

 

En alguna ocasión ha recomendado a Ángela Figuera Aymerich como una gran poeta…


Para mí es una de las grandes…

 

 

[Img #33011]

 

 


Hablemos de  su poemario ‘Tara’. De poemas expansivos y  de exquisita sensibilidad no contaminada, no llorona ni lastimosa para entendernos. Por ejemplo en ‘Vida número siete’ un poema exquisito, o en ‘Vida número cuatro’ de movimiento y proyección cinematográficos, o el titulado ‘Pelecanus’ que desmentiría la idea genérica de que el poemario va de la muerte cuándo hay muchas otras cosas más. A lo mejor hay más vida que muerte.


De hecho el libro intenta llevar la contraria, entre comillas, a esa idea de Antonio Machado de que “se canta lo que se pierde.” ‘Tara’ intenta cantar a quienes permanecen en la pérdida, un poco la intención de la escritura.  El libro comienza con un par de citas, La primera de Cernuda “¿Oyen los muertos lo que los vivos dicen luego de ellos? La otra es de Sharon Olds. La idea es la de Cernuda: que los vivos hablen, que sean ellos quienes hablen, quiénes tomen la palabra. Es una de las intenciones del libro.

 

 

Y luego ya 'Chatterton'. ¿Homenaje a Tomás Chatterton o disculpa para escribir?


No lo concibo ni como homenaje ni como disculpa. El libro toma como título el apellido de Chatterton porque una de las intenciones o reflexiones del libro es la del juego entre la realidad y la ficción ¿Qué estamos leyendo en los poemas, qué es real-autobiográfico, y qué leemos en los poemas que es real-imaginado. Este era uno de los hilos de los que yo quería tirar al escribirlo. Me gustó además tomar la reflexión menos evidente al titular el libro.

 

 

Me parece que es un libro que indica ya final de una etapa. 


No lo sé, porque como apenas he escrito poemas desde que terminé 'Chatterton', no sé muy bien cuál es el camino que voy a seguir, si va a tener que ver más con 'Chatterton', si voy a partir de un lugar nuevo. Es que yo tan poco sé si es el final de una etapa o el comienzo de una nueva.

 


¿Es acaso una fotografía de la actualidad, 'Chatterton'?


Es un libro que intenta apelar desde circunstancias muy concretas a otras más abiertas, en cuanto a que  nace al comienzo de la crisis y se gesta en paralelo a las distintas crisis que acompañan a la crisis económica. Creo que apela a sensaciones y obras de cierta intemporalidad, a conciencias que son actuales pero que también pueden ser del pasado o futuras.

 

 

Hay tres poemas en 'Chatterton' que merecen la pena ser destacados, Es la trilogía de las macetas, una especie de ascensión, culmen y caída y luego el remate de cada uno de esos tres poemas que es impresionante.

 

Para mí el poema es en cierto modo paródico, otro de los rumbos del libro tiene que ver con la construcción de un lenguaje radicalmente femenino, intenté que no solo fueran las palabras, no solo el tono, ni siquiera el discurso, sino también los elementos con los que iba a jugar...  En ese sentido me apetecía utilizar como pastiche alguno de los lugares comunes o de los tópicos que se vienen asociando a la poesía escrita por mujeres. Pensé de inmediato en escribir un poema sobre flores, que se vinculara además a una experiencia propia. Apela un poco a esa construcción del discurso femenino, pero también es un poema que abre la puerta al libro que va apuntando a los meandros por los que va a transitar el libro…

 

 

[Img #33007]

 

 


Y poco a poco vas construyendo una poética personal. Se detecta en muchos de los libros esa poética, pero en algunos poemas mucho más concentrada, por ejemplo en la ‘Vida número cuatro’ de ‘Tara’, en el poema titulado ‘¿Te das cuenta de que todas las personas que conoces morirán algún día?’ Dónde dices: “yo juego con las palabras: he apuntado las mentiras en un cuaderno blanco y aprendo las manchas como si fueran cifras con sentido.” Y más adelante: “Permiso de kilómetros para que todos falten. Me dijo: Las palabras sirven para deshacer lo que ocurre, para recuperar lo que has perdido.”


Yo creo que cada  poema corresponde al momento en que fue escrito, en una presentación en Salamanca me leyeron un texto que yo habría escrito en 2004. Al escucharlo sabía que era mío, pero me daba cuenta que no tenía nada que ver con mi pensamiento actual. En el caso de aquel poema el sentido responde al momento en que fue escrito que puede ser en el 2005 o 2006,  once o doce años más tarde puede ser que para mí la escritura signifique otra cosa. Entonces yo creo que cada poema tiene que entenderse….

 


Va conformando poco a poco tú poética.


Claro se va forjando la manera de escribir y de entender la escritura de manera natural, conforme el tiempo pasa las lecturas se van sumando, las cosas que vas haciendo.

 

 

En muchos poemas aparece la letra cursiva. ¿Se trataría de otro ‘yo’ que se escucha al yo poético? ¿Es un ‘tú’?, ¿es alguien que está escuchando y que interviene también?

 

Depende de cada poema, es un recurso cuya función varía dependiendo del poema.

 

 

Es que me parecía que en algunos casos eran ‘tú’,  en otros casos un ‘vosotros’…


En mi caso, tendría que releer casi poema a poema, pero no tiene porqué ser un ‘tú’ ni un ‘vosotros’.

 


¿Siempre un yo desdoblado?

 

No siempre, la función para mí de la cursiva es variable dependiendo del poema.

 

 

Hay  otro poema en el que comparas al poeta con el viajante y le achacas algo así como falta de memoria.  Es en’ La caída del Imperio Romano’: “Viajantes y poetas: no tienen memoria, no saben cuántas veces se ejercitan sus costumbres.” ¿Acaso también el poeta es un viajante? y no por lo de que pierda la memoria, no; porque a lo largo de otros poemas está claro que la memoria es algo muy importante para ti, hasta tal punto que en algún caso dices que saltándose lo que son los géneros canónicos habría que incluir algún tipo de poesía en la historiografía.


Cada poema responde en mi caso a un momento en el que fue escrito. En el caso de ese poema ocurrió que me gustaba la imagen del poeta como alguien que no está quieto en el sentido de que el motor de la escritura está en cualquier parte. Y el poema se escribe en el momento, no hay antes ni va a haber después. El poema es el momento justo de la escritura.

 

 

Me ha llamado la atención las numerosas referencias a la cultura judeocristiana, por ejemplo, las siete vidas en el libro de Tara.  Hay un poema titulado ‘Relectura del libro del Apocalipsis’, aparece también Salomé, citas el Eclesiastés, la expulsión de los mercaderes del templo, Ignacio de Loyola…

 

Por una parte muchas de esas referencias yo creo que ya se han despojado de cualquier significado religioso y han entrado a formar parte de nuestra mitología, como si se hubieran despojado de su origen... Para mí la Biblia por una parte es un libro que por circunstancias familiares me ha acompañado siempre y creo que hay libros de la Biblia con valor literario muy alto; por otra parte, aun siendo atea, vengo de una familia muy religiosa, y esa cultura ha sido algo muy importante en mi vida. Son muletas que se utilizan en la escritura. De la misma manera que ‘Tara’ tiene siete partes, ‘Mi primer bikini’ y Chatterton tienen tres. Son pequeñas muletas, pequeños recursos que para el lector quizás no signifiquen mucho pero a mí me ayudan a armar el libro, a darle cierta coherencia etc.

 

 

[Img #33008]

 

 

Y cómo se ve la poesía desde el lado editorial de ‘La bella Varsovia’. Por un lado aquí eres autora pero por otro lado te dedicas a la guía de autores…

 

Actualmente soy más editora que escritora, escribo poquísimo y sin embargo la tarea editorial es mi trabajo diario. La edición es para mí un taller de escritura en el sentido de que aprendo mucho de los autores y autoras que edito, me fijo mucho en las formas en la que ellos y ellas se enfrentan a los problemas de escritura que yo también he podido tener, los recursos que adoptan para superarlos. Para mí es un aprendizaje continuo el de la edición.

 

 

En ‘Poesía a patadas’ dedicas un poema a Iker Casillas.


Para mí fue tan solo un encargo que me hizo un periódico hace años.

 


No te gusta el fútbol entonces.


Sí pero me gusta cómo me gustan también muchas otras cosas... Es un poema que salió hace 15 años en la edición catalana de ‘El País’ y luego lo incluyeron en ese libro de poesía a patadas. Es algo que para mí no tiene demasiada importancia.

 


Y un grupo musical ‘Deneuve’ puso música a uno de tus poemas.

 

Sí, pusieron música a ‘L`enfant terrible’. También otros artistas han puesto música a otros poemas míos.

 

 

[Img #33010]

 

 

Estás en Astorga es tierra de Panero, de los Panero y de mucha más gente. Supongo que conoces o has leído a los tres Panero, también a Juan Panero, que hacen cuatro y luego estaría felicidad Blanc.

 

Yo conozco mucho la obra de Leopoldo María Panero, porque cuando empecé a leer fue uno de los autores a los que salte pronto, y me sorprendió mucho la figura de Felicidad Blanc, siempre me ha parecido muy magnética, muy poderosa y su libro de memorias me parece un libro fascinante, con un poderío narrativo admirable. 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress