Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María José Cordero
10/11/2017

Hay días

 

[Img #33140]

 

 

 

Hay días como manzanas, en donde hincas el diente y crujen y son jugosas, y la boca se llena de un néctar impredecible que te hace entornar los ojos disfrutando aún más de ese placer.

 

Hay días que se cuelan en el calendario y parece que los has señalado con un círculo, un círculo que observa, que recuerda, que añoras o te inquieta.

 

Hay días como alas de coleópteros que te producen un cierto cosquilleo, dispuestos a hacerte sonreír, que te acarician y se dejan acurrucar al sol.

 

Hay días aciagos que prefieres apartar de un manotazo, como si nunca hubiesen existido. Días oscuros como la boca de un pozo tan profundo como la negra pena.

 

También hay días como campanas que no paran de repicar y se voltean en una algarabía parecida a lo que llamamos alegría o, quizá, felicidad.

 

Hay días largos que no terminan nunca.

 

Y días de nunca, tan cortos, que se desvanecen como el humo.

 

Hay sólo un día en los días, ‘hoy’, para vivirlo intensamente, pues el presente es lo único que realmente importa. Por eso, hay días como racimos de uvas, como nubes, como libros, como hojas de otoño, como pájaros, como flores de primavera, como copas de árboles enormes, como diminutas hormigas en hilera, como viajes interminables…

 

Hay días para mirar a los ojos y contarte un cuento. 

 

Días llenos de esperanza. 

 

Hay días anegados de canciones que vuelan al viento, como una bandada de aves migratorias de corazón a corazón.

 

Días hermosos, como panes.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress