Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
13/11/2017

La histórica reducción de la venta de tractores refleja la caída de renta de los agricultores en 2018

A mes y medio del cierre del año, la matriculación de tractores quedará muy lejos de la media de los últimos cinco años, que es de 192 tractores, e incluso quedará muy lejos de las ventas del año 2015, hasta ahora el peor de todos, en el que se matricularon 159 tractores agrícolas. Hace una década, se compraban en la provincia de León una media de 300 tractores nuevos cada año.

[Img #33166]

 

 

La compra de tractores siempre ha sido un buen termómetro para medir la capacidad económica de los agricultores, pues las matriculaciones de vehículos nuevos se retraen ante cualquier caída de la renta. En los últimos cuatro meses se han matriculado en la provincia de León un 21,4% menos tractores que en el mismo periodo del año anterior, una tendencia que se constata también en el resto de Castilla y León, aunque en este caso la caída de las ventas es de un 12,4%.

 

La falta de ingresos por la pésima cosecha debido a las heladas y la sequía, las malas expectativas ante una época de siembras poco propicia como está siendo la actual, los bajos precios que están acompañando a las malas producciones, los escasos incentivos de la Junta para la modernización de explotaciones, y el escaso alcance del “plan renove de tractores” del ministerio de Agricultura explican, en opinión de Asaja, la postura del sector de arreglarse con lo que tiene posponiendo las inversiones para mejor momento. Las compras se limitan a lo estrictamente imprescindible, normalmente por la imposibilidad de alargar más la vida útil del tractor que se va a sustituir, y a las que hacen algunos profesionales con una economía más saneada que ven en estas circunstancias una buena oportunidad para conseguir mejores precios y prestaciones en la maquinaria nueva.

 

Si en otras ocasiones Asaja ha atribuido la recesión de este mercado de maquinaria a la dificultad del crédito, en la actualidad las entidades bancarias y las financieras con las que operan los concesionarios están deseosos de formalizar operaciones, incluso a tipos de interés atractivos, pero en unos casos por la lógica prudencia del agricultor, y en otros por la falta de solvencia, las operaciones de financiación son muy escasas.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress