Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/11/2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Antonio Cordero Alonso
13/11/2017
DETRÁS DE LA HUELLA DEL INEMA

Una larga odisea. Primer intento

 

[Img #33174]

 

 

En 1957 la Ley Moyano, ministro de Narváez, en buena parte inspirada en leyes del bienio progresista (Proyecto de Ley de Instrucción Pública del 9 de diciembre de 1855), supone el primer intento serio de ordenar un Sistema Educativo Nacional en España y rebajar la tasa de analfabetismo existente en la época que era una de las más altas de Europa.

 

La Ley Moyano, era más burocrática que pedagógica y no tenía espíritu ni liberal ni ultramontano, sino puramente civil y legalista, acorde con una ideología de partido moderado… según palabras de M.B.Cossío[1]. Pero  supone tres avances importantes en la enseñanza pública.


1.- Por primera vez, se regula la obligatoriedad de la enseñanza primaria entre los 6 y los 9 años haciéndose gratuita para aquellos que no pudieran pagarla.

 

 

2.- Se crea igualmente la Enseñanza Secundaria con los correspondientes institutos de bachillerato y escuelas normales de magisterio en cada provincia, permitiendo como complemento la enseñanza privada en colegios religiosos.

 

3.- Se accede a la creación de la enseñanza superior, con las universidades al frente, cuya gestión dependerá exclusivamente del Estado.

 

Pero nos interesa sobre todo destacar un aspecto de esta Ley que hoy sería hartamente deseable para la mejora de nuestro Sistema Educativo del Siglo XXI. Es su larga duración y, en lo general, vigencia. Las líneas y ejes maestros de la Ley Moyano[2] han pervivido hasta la Ley Villar Palasí[3] de 1970, que amplió la escolarización obligatoria hasta los 14 años y posteriormente, la LOGSE de 1990, que la amplió nuevamente hasta los 16.  En lo básico han sido 113 años de vigencia con suaves modificaciones. Todo un ejemplo a seguir en los momentos actuales.

 

 

La Ley Moyano fue el marco educativo en el que se inserta el primer intento de Centro de Segunda Enseñanza en Astorga.

 

Quedan atrás las gestiones previas del Ayuntamiento de Astorga (con los buenos haceres del Obispo Torres Amat y el maragato Cordero), que no llegaron a buen puerto pero si marcaron una actitud colaborativa entre Iglesia y Estado para la implantación de la Secundaria en Astorga, que se ha ido mostrando muy importante y estable a lo largo del tiempo.

 

 

En 1865 el Ayuntamiento crea un Centro Superior con dos cátedras para enseñar Física, Química, Matemáticas, Inglés, Francés y Dibujo dotada inicialmente con 1400 escudos (1escudo = 350 maravedís, peso = 3,40 gr de oro). La experiencia duró poco y en 1868 es cerrado por falta de alumnos.

 

 

Un Real Decreto de 1869 faculta a los Ayuntamientos a crear Centros de Segunda Enseñanza. Ese mismo año el Gobierno había suprimido ayudas en los centros de educación lo que originó que nuevamente se perdieran en Astorga 200 plazas de alumnos, fundamentalmente del Seminario… En éste, comenzaron a existir dudas y temores sobre su viabilidad por infrautilización y de hecho, pudo llegar a ser incautado parcialmente por inactividad.

 

 

La sombra de las desamortizaciones de Mendizábal en 1836 y Madoz en 1859 aún estaban muy presentes en el ambiente. Al Seminario le sobraban Aulas y había estado y estaba parcialmente ocupado como cárcel de Carlistas (muchos de ellos curas y seminaristas) 

 

 

[Img #33177]

 



No era la primera vez que funcionaba eficientemente el pacto entre el Ayuntamiento y el Obispado para proteger la continuidad e integridad del Seminario y al tiempo dar cobertura educativa desde el sistema público a las demandas educativas existentes.

 

 

Siendo alcalde Santiago Alonso Fuertes[4], que lo fue varias veces a lo largo de las últimas décadas del S.XIX y obispo, Fernando Argüelles Miranda (1858-1870), se creó en Astorga el primer Instituto de Segunda Enseñanza. Estos fueron sus protagonistas: Alcalde y Obispo, o si se prefiere, Iglesia (en su vertiente Seminario) y Estado (en su versión Ayuntamiento) trabajando, entiendo cooperativamente, con separación de funciones pero objetivos comunes, inspirados sin duda por el espíritu sembrado por Torres Amat cuarenta años atrás en un proyecto que se adelantó al tiempo y la mentalidad religiosa. 

 

 

En 1875 existían en España 49 Institutos provinciales a los que se unían otros con carácter local y otros, como el de Astorga, denominados Institutos Libres que complementaban la red oficial de enseñanza secundaria en España. Algunos de ellos, no fue el caso del de nuestra ciudad, acabaron consolidándose como centros oficiales.[5]

 


 

El proceso de puesta en marcha del mencionado centro fue muy rápido. Se carecía de locales, de material… pero los problemas se resolvieron a la velocidad que iban surgiendo. Profesores, aulario y el material didáctico del Seminario fueron puestos al servicio del Ayuntamiento. Ello facilitó enormemente que éste pudiera asumir los costes del proyecto de forma menos gravosa. El resultado fue la creación del primer Instituto Local de Segunda Enseñanza de Astorga en aulas y espacios pertenecientes al Seminario de la ciudad.

 

 

El primer director del recién creado Instituto fue Don Pelayo González Conde, que era en aquel entonces el deán de la Catedral. Años más tarde sería obispo de Cuenca y Senador por el Arzobispado de Toledo. También fue uno de los tres profesores de latinidad cedidos por el Seminario al nuevo Instituto, que contaba, de entrada, con una dotación de 4 cátedras y 10 profesores que percibían una remuneración de 6000 reales.

 


 

Los estudios generales o materias que se impartían eran las siguientes: 
. Gramática Latina y Castellana; 
. Retórica y Poética; 
. Geografía, Historia Internacional, Historia de España, Historia Natural; 
. Psicología, Lógica y Ética; 
. Aritmética y Álgebra; 
. Trigonometría y Geometría; 
. Física y Química y Fisiología e Higiene.

 

 

Con estos estudios se podía aspirar al título de Bachiller de Artes o al de Notariado. Los aspirantes al primero, además, debían añadir estudios de Dibujo Natural y Dibujo lineal y topográfico, mientras que los de Notariado completaban sus estudios con Derecho Mercantil, Civil y Penal.

 

En 1875, y en paralelo con las dificultades que iba arrastrando la República, comienzan una nueva de serie de problemas para este recién creado Instituto que van acabando lentamente con él.

 

Tras unos pocos años de funcionamiento y sin tener muy claras y definidas las fechas (aproximadamente de 1869/70 a 1878/80) se pone fin a la existencia de este primer instituto de Astorga, que ha tenido una corta duración.


A este lapso de tiempo de menos de 10 años se sigue a un largo periodo de ausencia de Centros de Formación Secundaria de titularidad pública en Astorga. Hay que esperar hasta el año 1933.

 

En estos más de 50 años la ausencia de educación pública es suplida con los Colegios privados autorizados asociados al instituto de León, ayudados económicamente por el Ayuntamiento, en los que se aprovecharon materiales y libros del Instituto público desaparecido.

 

 

[Img #33175]

 

 

Algunos de estos Colegios fueron los siguientes:

 

. San Vicente Ferrer (1889), dirigido por Don Luis Luengo Prieto, con más de 100 alumnos examinados por libre en un Instituto de León, con una tasa de aprobados superior al 98% y más del 20% de sobresalientes. Seguramente funcionó hasta 1919.

 

. San Luis Gonzaga (1919) dirigido por el Sacerdote Don Pablo León Murciego. Este colegio parece que dejó de funcionar poco después de 1925, tomando su relevo La Academia.

 

. La Academia (1925) regida por Don Elías Gallegos, capitán de Artillería del Regimiento de Santocildes. En ella, y por primera vez, se dio la posibilidad de hacer los estudios en régimen de internado. También había clases nocturnas gratis para los trabajadores que no pudieran asistir por el día. Continuó funcionando cuando se creó el Instituto (que se cerró unos años después), si bien después de la Guerra Civil tuvo una fuerte reorganización y pasó a denominarse Academia Gaya e inicialmente estaba ubicada en la Calle de San Pedro 3 y 5, más tarde y hasta los 50, en García Prieto 7, y finalmente en la planta superior de Puerta Obispo 6.


 

Nota. Recién enviada la presente entrega tuvimos noticia de una nueva fuente que nos puede aportar información relevante y complementaria a este texto. Se trata de la Tesis Doctoral de Don Apolinar del Corral Martínez “Historia y Pedagogía del Seminario de Astorga. 1766-1966”. UNED. 1993. Procederemos a estudiarla en cuanto nos sea posible y, si fuera el caso, ampliaríamos la presente con aquellos aspectos que nos parezcan de interés. Quiero agradecer públicamente a Don Patricio Vara Mateos su intervención y la facilitación de las gestiones llevadas a cabo para conseguir este documento y que esta ampliación sea posible. Gracias, también, por haber sido un buen párroco de mi parroquia, Rectivía, durante tantos años, y por haber estado allí siempre que alguien lo necesitó.

 

 

Próxima entrega: 2.3. Una larga odisea. Segundo intento

 

 

[1] M. B Cossío: «La Enseñanza Primaria en España., B/LE, 31 de diciembre de 1897, núm. 453, página 357. Fue un pedagogo krausista español e historiador del arte de finales del SXIX y comienzos del S XX. Alumno distinguido de Giner de los Ríos en la Institución Libre de Enseñanza y también su inseparable compañero y su sucesor. 

 

[2] Se puede ver un resumen de la Ley Moyano de 1857 (Ley de Bases de 17 de julio de 1857, autorizando al Gobierno para formar y promulgar una ley de Instrucción Pública) en la web: https://personal.us.es/alporu/historia/ley_moyano.htm

 

[3] La Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa fue impulsada por José Luis Villar Palasí.

 

[4] Padre del escritor astorgano Santiago Alonso Garrote, autor de “El dialecto vulgar leonés hablado en Maragatería y tierra de Astorga” y “Astorganerías”.

 

[5] Se puede una breve historia de los Institutos en España en este enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_de_Educaci%C3%B3n_Secundaria#Historia_de_los_institutos

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress