Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/05/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
16/11/2017

Esa banda de musiquita de Astorga

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #33231]

 

 

Poco a poco, arenilla a arenilla se hizo el tiempo, tuvimos playa que un golpe de mar o ventolera se llevó de golpe. Por ello el alcalde tal vez pretenda a fuer de arbitrios vaciar de mar el agua, dedal a dedal, dedito a dedito, gozoso dedito. ¡Cuánto personal ya señalado, ‘indizado’ en lo que va de obra! ¡Dos buenos años bien aprovechaditos en aras a la digitalización!


Eso es lo que fascina, la prédica de la ‘nuevategnologización’ del Ayuntamiento, que su concejalía ad-hoc (hay otra ad-hoc para el motor)  fía para junio de 2018. Nadie se fía de que esa tecnologización tan bien tecnologizada nos vaya a desembocar en transparencias ni siquiera en lluvias. La transparencia es cosa de la voluntad, del querer, no de los reyes magos y menos si llegaran de Oriente o de la actual Conchinchina: “Vendrán más años ciegos / y nos harán más malos.”


Desde luego que la democracia formal no se acompaña en Astorga de las formas democráticas cuando el 'Plan de Comunicación' encargado ad-hoc solo pretende distorsionar la verdad del Equipo de Gobierno, sea la verdad o la diga su Agamenón. Ola sobre ola se va retirando el mar mientras las islas de basura se extienden por sus superficies, ¿Cuánto tardarán en venderse parcelitas de esas islas con vistas al Pacífico? Nuestra comunicación se interrumpe dicho a dicho, palabra a palabra, lo que fuera lengua apalabrada es al tiempo desdicha.


Hemos visto en varios desempeños y entreactos a nuestra querida 'edila’ de música', otrosí concejala ad-hoc, tan callando. Escueta de palabras y absorta en la melodía que la dialéctica ejecuta, la imagino embebida en sus fatigados volúmenes de ‘Teoría de la acción comunicativa’ y similares. Bien la hemos respetado y dejándola pasar, pues barruntábamos la dificultad para llegar a acuerdos con los componentes de la Banda de Música, tan pronto los hubiera reconocido como interlocutores válidos. Intensificando su formación repasa día a día, arenilla a arenilla, los procedimientos para que ese reglamento llegase a ser bueno y justo, no una pantomima democrática.

 

“Cualquiera de los afectados puede expresar sus posiciones, deseos y necesidades” fue un renglón que se precipitó de su libro y que yo recogí, bien mascado y bien medido estaba. Venían luego de él otras líneas a bolígrafo como expresando las conclusiones a las que habían llegado las luminarias edilicias: "El principio sobre el que se construirán de aquí en adelante todas las normativas municipales, incluida la de los canes y los peces, será: 'Solo pueden pretender validez las normas que encuentran (o podrían encontrar) aceptación por parte de todos los afectados/as, como participantes de un discurso práctico'."


Hemos oído saxos y traveseras desafinadas y disonantes; los perros aúllan por boca de lobo tal el día del eclipse. 


En los años 90 había en la Buraca una pintada que decía: “Algún día todo será distinto”. Yo también tuve el sueño de que el día había por fin llegado.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress