Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 13/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Astorga Redacción
18/11/2017

Augusto Quintana, salvaguarda del futuro de Astorga

 

[Img #33257]

 

 

Augusto Quintana Prieto que ya fuera nombrado Hijo Adoptivo de la Ciudad de Astorga en el año 1993, recibía  con motivo del centenario de su nacimiento en la tarde de este viernes un sentido homenaje en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

 

Introdujo el acto el alcalde de Astorga, Arsenio García, elogiando la figura de Augusto Quintana Prieto y leyendo unas palabras de la profesora María Jesús Alonso Gavela manifestando la buena acogida de este reconocimiento entre los historiadores y muchas personas vinculadas a la investigación, a la archivística que tanto deben al homenajeado.

 

El acto contó con la presencia del canónigo archivero de la Catedral de Orense, Miguel Ángel González, quien reconoció que si él era algo se lo debía a don Augusto “pues ya de niño me acogía y me permitía entrar en aquel archivo recién estrenado, pero que también me acogió como un miembro más de su familia, y yo quiero agradecer esa delicadeza de siempre que continúan sus sobrinas queridas.”

 

Hizo entonces un recorrido por lo que fue su vida a través de su tránsito por la geografía de la diócesis de Astorga. Comenzó por las tierras de La Bañeza y las de Benavente, en donde está situado su pueblo, Audanzas del Valle. Uno de los primeros escritos que realizó fue para un personaje de allí, Don Julián Escudero Pozuelo, poeta.

 

Luego vienen las tierras de El Bierzo que fueron para  Augusto unas tierras de acogida, de trabajo, "donde empezó a significar y a decir cosas" y a trabajar pastoralmente, coadjutor de la Basílica de la Encina y profesor del instituto, promoviendo publicaciones y la vida cultural de aquellos momentos en un Bierzo con Ponferrada como capital pero con otras muchas zonas a las que él dedicó su investigación. Ejemplo son sus tres volúmenes de ‘Temas bercianos’. 

 

 

[Img #33258]

 

 

También fueron tierras suyas las orensanas de la diócesis de Astorga, Valdeorras, en donde comenzó siendo profesor del Seminario de Las Ermitas, para interesarse enseguida por toda la comarca, llegando a ser miembro de honor del Instituto de Estudios Valdeorreses. Escribe entonces el libro ‘Valdeorras, El Barco y el Nazareno’.

 

Y luego esas tierras zamoranas que también hizo suyas y a las que dedicó estudios como ‘Santa Marta de Tera’,  o ‘Fray Lucas del Espíritu Santo'. Y La Cepeda tan cercana donde fue cura de Villameca en el momento en el que se estaba construyendo el pantano y escribiendo su ‘Visión histórica de La Cepeda’. Y la Maragatería, a la que dedicó una reflexión sobre los maragatos y su tierra.

 

Pero sobre todo don Augusto hizo suya la ciudad de Astorga, llegando a ser astorgano por pasión y de adopción, “porque si bien por los demás sitios pasó, aquí recaló y se quedó, y aquí murió”, recordó Miguel Ángel González. “Astorga fue su pasión y es parte de su historia”, decía el archivero, pues “vino al seminario como hacían muchos muchachos de la diócesis. Aquí estudió y tuvo cargos pastorales, llegando a ser profesor del seminario con una lección inaugural sobre ‘La crisis de la Iglesia astorgana en el siglo XI’. Canónigo en la catedral, archivero diocesano y artífice del Archivo de la Catedral. Por último sería reconocido como Hijo Adoptivo de la Ciudad de Astorga”.

 

Finalizó Miguel Ángel su comunicación enumerando los cuatro dones de Augusto Quintana a la ciudad de Astorga: en primer lugar el archivo diocesano, luego el Museo de los Caminos, el Centro de Iniciativas Turísticas, y sobre todo el Centro de Estudios Astorganos Marcelo Macías.

 

 

[Img #33259]

 

 

La siguiente en tomar la palabra fue la catedrática de Historia Medieval de la Universidad de León, Gregoria Cavero, que se propuso contar la vida de Augusto Quintana como investigador de las publicaciones históricas relacionadas con la documentación.


 
Señaló que lo más significativo sería la edición de fuentes y análisis histórico de una parte de las obras relacionadas con el archivo y con otros archivos nacionales e internacionales. Puso a continuación una serie de ejemplos entre otros muchos: el ‘Tumbo Viejo’ del archivo de Montes, del que hizo la edición. 

 

Lo fundamental de los estudios históricos del homenajeado son los realizados sobre la diócesis y los prelados. Cavero dijo que fue capaz de recuperar lo que había sido el antiguo episcopologio. Siempre lo tenía como referencia para actualizarlo. Trabajo que comenzó ya en su lección inaugural de su primer curso en el seminario. Pero para entonces ya había comenzado los estudios sobre la Iglesia de Astorga. En el 1968 publica los ‘Siglos IX y X del Obispado de Astorga’. Y de aquí en adelante uno tras otro cada 100 años. ‘El obispado de Astorga en el siglo XI’, El del siglo XII con prácticamente la misma organización por episcopados. ’El Obispado en el siglo XIII’ que se editó póstumamente. Hizo entonces, Goyita Cavero, la siguiente reflexión: "¿Hemos sido capaces de hacer la renovación de la historia de Astorga de don Matías Rodríguez, como fue capaz de hacerlo Augusto Quintana con el Episcopologio asturicense?"

 

Recordó la profesora que cuando Astorga le nombró Hijo Adoptivo de la Ciudad "se publicó un trabajo que para mí tiene un especial sentido, pues es representativo de la ingente cantidad de trabajos que escribió sobre el Camino de Santiago”. Los monasterios sería otro de los temas en que abundó la escritura de Augusto Quintana. 

 

Además escribió libros bastante serios sobre lL Cepeda, “sobre cómo estaba estructurado el señorío, qué tipo de tenencia era, dónde se había recibido.” Eso mismo le pasa con esa 'Aproximación histórica de La Cepeda', sentenciaba la ponente.

 

Terminó diciendo que don Augusto entre los años 70 y 90 en Astorga culturalmente lo fue todo: “Concebía todo el complejo catedralicio como el centro más importante de la cultura astorgana y no hacía distinciones entre lo público y lo privado, lo eclesiástico y lo laico, y lo civil o lo que fuera. Él lo entendía como un todo y eso es lo que nos ha transmitido, lo que nos ha dejado en herencia”, además de "una gran amabilidad, de un gran respeto y de una gran proyección investigadora y salvaguarda para el futuro de Astorga”. 

 

 

[Img #33260]

 

 

Concluía el acto Gemma Quintana, sobrina de Augusto Quintana, dando las gracias al Ayuntamiento por este gesto de cariño en el cumplimiento del aniversario.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress