Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 13/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
M.A. Reinares
27/11/2017

Celada recupera en hacendera la vieja escuela

En la ley no escrita de las pedanías del Monte de la Marquesa, la vara del pendón es el signo de la unidad del pueblo. En la localidad de la Vega del Tuerto, los vecinos han dado pleno sentido a esta norma de manera que la vara de la enseña del concejo preside el centro escolar hoy reconvertido en el punto de encuentro del pueblo.

[Img #33468]

 

 

En Celada de la Vega, la historia de la vara del pendón colgada en la casa común del pueblo podría pasar desapercibida. No es raro que los soportes de los paños concejiles se guarden en edificios propiedad de las pedanías, pero en la localidad de la Vega los 9,20 metros de la vara encajan a la perfección en la pared del salón del pueblo, convirtiéndose en la mejor metáfora del sentimiento de unidad que ha recobrado en estos últimos años.

 

Desde el pasado mes de julio, la vara de la enseña cuelga en el edificio que a punto estuvo de venirse abajo. Como narrando la historia de los últimos 60 años de nuestras áreas rurales, el paso de los años no le estaba sentando nada bien a la vieja escuela de los niños de Celada, con sus anexos dedicados a guardar el potro de herrar los machos y a la antigua Casa de los Pobres, hoy también restaurada. El abandono y la maleza se iban apoderando de la casa, hasta que el pasado 28 de febrero la Junta Vecinal y la gente joven del pueblo se pusieron manos a la obra, literalmente, para reconstruirla con las horas robadas al ocio y al descanso.

 

No ha hecho falta contratar albañiles, fontaneros, carpinteros, pintores, maestros de la piedra, ingenieros ni abogados que sepan interpretar la letra pequeña, toda la mano de obra salió del pueblo que en las 'cláusulas del contrato no escrito' colocó en letras bien grandes la palabra 'ilusión', un sentimiento que ha acabado contagiando a todos los vecinos. Este proyecto común ha sido mágico: ha borrado rencillas y diferencias ideológicas gracias a que un grupo de 'liantes' conectado por whatshap le ha puesto tantas ganas, que la reforma se ha convertido en el cemento que ha compactado al pueblo. 

 

 

[Img #33467][Img #33466]

[Img #33465]

 

 

Allí han estado como 'clavos' el maestro de obra David Castro, el colocador de piedra Ángel Vega, el fontanero y secretario de la Junta Vecinal Ángel Cuervo, el carpintero José Gómez, el pintor José Amador Castrillo, los electricistas Rubén y Diego Varela, y los chicos para todo: Luis Alonso minero retirado y vicepresidente de la Junta Vecinal acompañado de sus hijos Jairo e Iván, Gracia Castrillo, Samuel Castro, Diego Castrillo, Mario Caramés... y la de los dineros, la presidenta de la Junta Vecinal, Malena Huerga.

 

La reforma del antiguo centro escolar de los niños acabó en julio y a la casona al pie de la carretera N-VI no ha hecho falta redactarle ningún proyecto de uso porque 'los liantes' se están encargando de ello. Primero observaron que el espacio requería una cocina con lavaplatos y frigorífico, of course, también vieron que le vendría bien una pantalla de televisión y una diana para la partidita de dardos. Como allí se está tan a gusto, lógicamente, no podía faltar la estufa de pellets ahora que vamos para el invierno. 

 

 

[Img #33462]

 

 

La vieja escuela que se ha convertido en el punto de encuentro, ha reunido este fin de semana pasado prácticamente al pueblo entero, cerca de 50 bocas, para comer un cerdo, que como están prohibidas las matanzas públicas, ya estaba desde el miércoles a buen recaudo. El sábado, para más señas día de San Martín, el gocho fue despiezado por Tinín y varios pinches, mientras las cazuelas se iban preparando para que José Gómez con la ayuda de varias mujeres cocinaran unas patatas con las costillas (ricas ricas, damos fe de ello) y filetes de lomo acompañados de una ensalada de escarola y granadas, del postre se encargó el panadero de Valderrey. El domingo les llegó el turno a las chichas y el resto del animal, bautizado como 'Manolín', que quedará escrito con letras de oro en el pueblo porque ¡hay que ver qué juego les dio!

 

 

[Img #33463][Img #33464]

 

 

El 'cemento' que hoy une a los habitantes de Celada comenzó a amasarse en 2013 cuando 50 vecinos constituyeron una asociación y denunciaron en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de León la polémica tasa de depuración de aguas residuales en el Ayuntamiento de San Justo de la Vega y la Justicia les dio la razón. Aquella batalla tuvo consecuencias en las elecciones municipales de 2015 cuando una candidatura independiente de Ciudadanos Rurales Agrupados ganó la Junta Vecinal. A partir de ahí, quienes presiden el concejo han procurado dar cabida a todos y a todas las iniciativas como la huerta de los niños en la que los pequeños aprenden a cultivar con sus padres y abuelos, o como las hacenderas de este verano para limpiar los estanques.  

 

Pero sin duda, la reforma de la vieja de la escuela ha supuesto un antes y un después. "No queríamos que se cayera pero no sabíamos qué uso darle", asegura la presidenta de la Junta Vecinal, Malena Huerga, para quien no hay duda que a medida que avanzaba la reconstrucción entre risas, cervecitas y piscolabis se evidenció que la obra, aún teniendo que 'doblar el lomo' entre ladrillos y brochas, era una excusa perfecta para estar juntos, charlar de las cuitas diarias en el trabajo o de cómo afrontar unidos los problemas de la localidad... y la fórmula mágica funcionó. Así que, aviso a navegantes: las hacenderas y trabajos comunales hacen pueblo y comunidad, y a la vista de lo que transmiten los habitantes de Celada, es un sentimiento que urge recuperar en las zonas rurales donde se haya perdido.

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress