Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 12/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
1/12/2017

La talla románica de San Gregorio regresa a Valdespino recuperada la policromía y liberada de la carcoma

La pequeña talla románica de San Gregorio ya está de vuelta a Valdespino de Somoza. El santo con cruz de Calatrava y tiara papal de Padre de la Iglesia acaba de ser recuperado de los 'achaques' del paso del tiempo. Después de una intensa puesta a punto, la empresa 'Proceso Arte 8' ha devuelto a la parroquia maragata al protector de los campos de cultivo.

[Img #33527]

 

 

La pequeña talla románica de San Gregorio ya está de vuelta a Valdespino de Somoza. El santo con cruz de Calatrava y tiara papal de Padre de la Iglesia acaba de ser recuperado de los 'achaques' del paso del tiempo. Después de una intensa puesta a punto, la empresa 'Proceso Arte 8' ha devuelto a la parroquia maragata al protector de los campos de cultivo.

 

Que recuerden los mayores de Valdespino, San Gregorio hace más de 20 años que no sale de la iglesia en rogativas por 'Piqueras' y el 'Barrio del Monte'. La carcoma y las roturas le habían destrozado el soporte donde se mantiene, la parte central de la espalda, la mano izquierda se había quedado sin dedos y la pieza de unión del brazo derecho al cuerpo de la figura estaba también seriamente afectada. El santo de carrillos colorados necesitaba pasar un tiempo en la UCI para devolverle la intensidad de los colores.

 

Con un presupuesto de 1.790, de los que el 50 por ciento, aproximadamente, ha sido subvencionado por el convenio Obispado – Instituto Leonés de Cultura, y el resto aportado por la parroquia, la talla de madera policromada, de 63 centímetros de altura luce estos días al lado del altar mayor. Catalogada entre los siglos XII y XIII, se desconoce quien fue el autor de la imagen. La restauración ha dejado una pista sobre quien contribuyó a conformar el aspecto con el que ha llegado a nuestros días. Las restauradoras encontraron en la peana de la obra restos de un escrito del que solo se han podido descifrar la primera frase y algunas letras y sílabas sueltas: " Este santo lo pinto " "… … … Rodriguez …".

 

 

[Img #33529]

 

 

La obra estaba muy oscurecida por la suciedad sobre la superficie, tanto por el polvo acumulado como adherido, como por restos de un barniz antiguo ahora oxidado. La policromía estaba compuesta de varias capas superpuestas, "podemos decir que había sido policromada dos veces", aunque, en general, el estado de conservación de la policromía era bueno, indican desde 'Proceso Arte 8'.

 

El tratamiento que se hizo consistió en la reparación y consolidación del soporte y la limpieza, fijación, reintegración de la policromía y barnizado final. La reconstrucción del soporte perdido se realizó porque la obra necesitaba estabilidad y porque se trata de una escultura que está al culto. "Se hizo de forma muy sencilla, siguiendo el estilo y las líneas de la talla", lo mismo que para restablecer el color con la técnica del "rigattino", explican las que han restaurado la talla.

 

El párroco de Valdespino, Manuel Movilla, está satisfecho con el resultado final, "está muy hecha, en consonancia con la imagen primitiva. La encuentro, casi, como la original", señalaba este martes contemplando la talla junto con el presidente de la Junta Vecinal, Domingo Ares, que corroboraba las palabras del sacerdote.

 

 

[Img #33530]

 

 

En 2018, San Gregorio se reencontrará con las calles del pueblo cuando en el mes de mayo se celebre la rogativa... y con un poco de suerte y ganas por parte de los pueblos de Val de San Román, Val de San Lorenzo y Valdespino, ahora que el santo venerado en esta última localidad y San Marcos de Val de Arriba están restaurados, se podría recuperar la fiesta compartida que terminaba con los juegos de bolos y los bailes, hasta que avanzada la tarde, el sacristán del pueblo transmitía la orden de partir.

 


Según comenta Ricardo García Escudero en su libro 'Por tierras maragatas': “Terminado el último ‘Regina coeli laetare’, sacerdotes y pueblos a grandes voces se despiden con las consabidas frases de ¡Adiós arveyos!, ¡adiós valuros!, ¡adiós burbillos!...Y con estruendosos toques desacompasados de los tambores, se forma una algazara bien rara, lo que constituye la salsa de estas fiesta, lo que jamás ha producido ni la más leve molestia, ni el más insignificante disgusto, antes, por el contrario, mucha y muy celebrada gracia.”

 

A partir de ahora el objetivo de la parroquia es la restauración de la tabla del siglo XVII 'El buen Pastor con la oveja perdida', que junto con su 'gemela' 'El regreso del hijo pródigo', ya restaurada y expuesta en Cuéllar en la edición de este 2017 de Las Edades del Hombre, forman un conjunto de importante valor artístico. 

 

 

[Img #33528]

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress