Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 13/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ángel Alonso Carracedo
7/12/2017

Arsenio García: "Hay que abrir la ciudad a otra dimensión económica"

Fue una cita más social que profesional. Conocí en verano a las dos cabezas visibles del Ayuntamiento de Astorga, tras una entrevista al teniente de alcalde y concejal de Actividades del Motor, Pablo Peyuca González. Mi colaboración en una revista especializada del automóvil me hizo olfatear tema periodístico y a la faena me puse. No me falló la intuición. Tanto, que consideré incompleto ese primer encuentro y ya, en presencia del alcalde, Arsenio García Fuertes, me atreví a proponer un nuevo encuentro a dos bandas en Madrid, a la primera ocasión que se presentara.

Y se presentó. La conversación madrileña en buen y acreditado restaurante con el editor y director de la revista a la que aporto mis opiniones sobre la industria del automóvil y el gran reto de la movilidad, fue distendida, amable, divertida, en ocasiones atropellada por el deseo irrefrenable de aportar ideas. Lo malo o bueno, según se mire, de estas comidas, es que se coge confianza enseguida, y llegado el turno del café, el envaramiento de los aperitivos ha pasado a relajación. Fue entonces, cuando me atreví. Soy periodista, ni nacido ni residente en Astorga, pero ese lugar hierve en mi corazón de forma especial por antecedentes familiares y generacionales. Tenía ante mí al jefe del Ejecutivo de mi patria chica. No podía dejar escapar la ocasión de ofrecer a mi tribuna local ASTORGA REDACCIÓN, un esbozo de las cuestiones que allí preocupan, en boca de su principal regidor.            

[Img #33660]

 

 

Ángel Alonso: ¿Qué especialidades sanitarias tienen previsto solicitar para el Centro de Salud de Astorga antes de que finalice la legislatura?

 

Arsenio García Fuertes: Había cuatro: cirugía con los quirófanos del centro de salud, Endocrinología, Alergología y Urología. De las cuatro especialidades, en estos dos años y medio de legislatura hemos conseguido tres: Urología, de forma directa, y Alergología y Endocrinología, a través de un centro de medicina interna.

 

Ha habido año y medio largo de trabajo y negociaciones con la Consejería de Sanidad en Valladolid, y en visita de trabajo a Astorga del gerente regional, Rafael López Iglesias, ya se plantearon estas actuaciones. Un  trabajo hecho por la concejalía de Sanidad y la Alcaldía.

 

Queda pendiente la especialidad de Cirugía, pero son palabras mayores. Desde el Ayuntamiento siempre vamos a seguir reivindicándola. Rebasa la problemática económica, porque implica la presencia de otros especialistas para los posoperatorios y un banco de sangre, y eso es algo que, como políticos, podemos reivindicar, pero hay que tener en cuenta lo que nos dicen los especialistas de la consejería.

 

Está también la especialidad de Geriatría que, con una población como Astorga, cada vez más envejecida, tenemos presente y lo vemos en nuestras familias y en el día a día de la ciudad; y, por supuesto, lo vamos a plantear desde la Corporación.

 

 

¿Qué planes aborda la Corporación que preside para atajar la despoblación progresiva de la ciudad y su comarca, una lacra que ha suscitado el consenso entre las distintas fuerzas políticas representadas en el Ayuntamiento?

 

Es una asignatura pendiente de los últimos 30 años. Dentro de las competencias del Ayuntamiento en los últimos 25 años no se hizo una apuesta de promoción industrial. Se orientó hacia cuestiones culturales y de patrimonio como motor de la economía, el turismo y la hostelería, pero el sector industrial ha quedado en manos de los empresarios y la Cámara de Comercio de Astorga y, a veces, con poca ayuda.

 

Nuestro punto de partida es la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Una iniciativa que va a apostar por la habilitación de nuevo suelo industrial en el municipio de Astorga. Hasta ahora se había circunscrito al Polígono Industrial que ha tenido un gran mérito, pero está concebido para empresas pequeñas y familiares. Falta suelo con grandes parcelas para atraer empresas de mayor dimensión.

 

Este plan es la base, lo esencial, la generación de nuevo suelo y, a partir de ahí, recuperar la tradición empresarial que tuvo Astorga por medio de empresas familiares y pequeñas de los sectores chocolatero, cárnico y del dulce que han pervivido, pero hay que abrir la ciudad a otra dimensión económica.

 

España y Castilla y León están llenas de polígonos industriales vacíos. Con el Plan General de Ordenación Urbana actual, de 1985, es muy difícil, desde el Ayuntamiento y su oficina técnica, habilitar grandes zonas industriales a un precio de mercado competitivo. Pero esa situación la vamos a dejar solventada con el nuevo plan. Astorga tiene un gran potencial por ser nudo de comunicaciones (la A-6, la N-120, la Vía de la Plata, la Autopista León-Astorga, ahora con peajes blandos para camiones y vehículos de transporte). Tenemos ese potencial, pero considero que no se han hecho bien los deberes en el tema industrial en ejercicios pasados, sobre todo en la cuestión de suelos y empresas más grandes. A nosotros nos juzgará la gente, pero, aviso: no hay disponibilidad de grandes parcelas de suelo industrial a precios competitivos.

 

 

Hemos hecho especial hincapié en el suelo industrial y el suelo para vivienda unifamiliar, que es lo que marcan los tiempos actuales de la promoción inmobiliaria.

 

 

 

¿Qué avances son visibles ya en ese ambicioso entramado del Plan General de Ordenación Urbana?

 

Un plan de ordenación urbana en una ciudad es tema serio. Abarca la vida de una generación a nivel social y económico, y no puede ser tratado a la ligera. Es algo muy técnico que se ha llevado a través de un trabajo intenso con la Oficina Técnica y con la empresa Cotesa.

 

Tenemos que decir de dónde venimos. Hemos entrado a gobernar y ese era un plan que no conocíamos en profundidad. Nos hemos tenido que sentar a estudiarlo al detalle, hacerlo nuestro. Lo hemos asumido en un 90 por ciento tal como estaba concebido.

 

Hemos hecho especial hincapié en dos necesidades importantes de la ciudad: el suelo industrial y el suelo para vivienda unifamiliar, que es lo que marcan los tiempos actuales de la promoción inmobiliaria.

 

 

[Img #33661]

 

 

Ustedes, en su programa electoral, abogaron por una contención de impuestos y tasas. Ahora han aprobado una subida del IBI y de tarifas municipales para los ciudadanos, en eso que ya se conoce en la calle como 'tarifazo'. ¿A qué se debe este cambio de estrategia?

 

No estoy de acuerdo con el término tarifazo. Astorga ha hecho desde el Ayuntamiento, y en su presupuesto del año pasado y de éste, una apuesta muy grande por la inversión: hemos pasado de presupuestos de 7 millones a 8,5 millones y en el último hemos llegado a 9 millones. Es un presupuesto que va a mover la ciudad, que se destinará a mejoras ciudadanas como el eje peatonal, la apertura del teatro Gullón, la mejora de la infraestructura deportiva, seguir embelleciendo las calles, continuar las políticas sociales, pues por primera vez se han concedido ayudas para los libros de texto. Estos presupuestos quieren ser motor económico y social de la ciudad y fijar población intentando frenar su éxodo.

 

Con la actual Ley de Estabilidad Presupuestaria del Ministerio de Hacienda y los techos presupuestarios legales, hoy hay una lucha de los ayuntamientos por seguir manteniendo competencias que estrictamente no son municipales, pero que ayudan a impulsar y crear servicios culturales y sociales. Tenemos la Escuela Municipal de Música, la Biblioteca, pabellones deportivos. Para conseguir todo eso, siendo muchas de estas actividades en su sostenimiento económico, deficitarias - aunque desde el punto de vista social y político me niego a llamarlas así-, ha habido que ajustar, porque lo impone la Intervención municipal, gastos e ingresos. Se han tenido que actualizar algunas tasas, y en este aspecto, desde el gobierno municipal, consideramos que dentro de nuestras prerrogativas, lo menos gravoso para la ciudadano, en lugar de aumentar impuestos directos y tasas, era actualizar el IBI después de la notable bajada hecha en el primer año de legislatura. En el nivel que lo dejamos ahora está más bajo, incluso, de cómo estaba al llegar a gobernar.

 

Todos los ayuntamientos sufrimos un recorte de ingresos en el Impuesto de Plusvalías por sentencia jurídica. Esta decisión nos ha desajustado el baremo de gastos e ingresos municipales: Así, nos vemos obligados a decidir si pasar a un presupuesto plano, sin inversiones y atrasando la revitalización de la ciudad, o hacer este pequeño ajuste en las tasas y en el IBI, para que legalmente se nos permita por la Intervención Municipal, aprobar un presupuesto inversor.

 

 

 

El año que viene vamos a aprobar la fase inicial del Plan General de Ordenación Urbana, y el nuevo contrato de basuras por concurso público.

 

 

 

¿Cuándo y cómo se licitará el pliego del contrato del servicio de limpieza y recogida de residuos sólidos urbanos?

 

No me gusta hablar de herencias, pero hubiera preferido entrar a gobernar con un contrato en funcionamiento y no con un una ciudad carente de uno en cuestión tan sensible. Incluso habían caducado hasta los años de prórroga. No se quiso o no se supo afrontar políticamente esta necesidad ciudadana. Además teníamos un problema legal, y es que por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, en los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes esta competencia era asumida por la Diputación. Cuando entramos a gobernar nos encontramos con un conflicto jurídico por el que la Diputación se mostraba partidaria de dejar esa competencia a los municipios, pero el secretario municipal veía problemas de encaje con la ley en asumirlo. Necesité ocho meses para llegar al acuerdo y asumir la competencia y hemos estado otro año preparando el pliego de condiciones.

 

La idea es que en el primer trimestre de 2018 podamos sacarlo a licitación y ya está contemplado en el presupuesto del próximo ejercicio. O sea, el año que viene vamos a aprobar la fase inicial del Plan General de Ordenación Urbana, y el nuevo contrato de basuras por concurso público.

 

 

Parece que los problemas de antaño sobre la extinción de incendios han entrado en vía de resolución.

 

En la legislatura anterior, la cobertura tradicional que hacía el Ayuntamiento de León, había dejado de operar y, aun más, se había desmantelado el Servicio de Emergencias Municipal. Se ha conseguido recuperar la cobertura desde el Ayuntamiento de León, cosa que agradezco a Antonio Silván, pues fue mi primera gestión como alcalde.

 

También hemos creado la Agrupación Municipal de Protección Civil. Y gracias a la Diputación Provincial se va a construir un parque comarcal de bomberos a cinco kilómetros de Astorga (en Celada de la Vega, en la confluencia de autopista y autovía).

 

 

[Img #33662]

 

 

¿Cuál va a ser el programa de actuaciones en la Casa Panero?

 

Dentro de los que tiene que ser la política municipal de dar continuidad sin bandazos y sin hacer mal uso de las ideologías, sobre lo bueno hecho por anteriores corporaciones, yo, desde el primer momento, asumí este proyecto cultural ideado por Juan José Alonso Perandones. Desde la Concejalía de Cultura y la Asociación de Amigos de la Casa Panero, seguimos trabajando en estrecha colaboración para musealizar sus estancias dedicadas a todos los escritores y artistas de la Escuela de Astorga y habilitar en ella una biblioteca de autores astorganos, un proyecto del que se lleva hablando muchos años, pero no se ha conseguido ejecutar.

 

Estamos promoviendo ahora unas obras de adecuación de los jardines en la parte trasera hacia Puerta Obispo con acceso para discapacitados. Hemos hecho la inversión pendiente del ascensor, y desde la Concejalía de Cultura se trabaja en la gestión de los legados del Nobel peruano César Vallejo, que tuvo relación con la familia del poeta, y de uno de los hijos de Leopoldo Panero.

 

Hemos hecho este año el Congreso Internacional sobre Ricardo Gullón y trabajamos desde hace año y medio con el Instituto leonés de Cultura de la Diputación para conseguir las subvenciones económicas necesarias en el proyecto de musealización. Ya lo están dos salas. El caso es que, en una ciudad de 11.600 habitantes, la Casa Panero, para musealizarla, requeriría la inversión anual de la Concejalía de Cultura. Entonces, si dedicamos el dinero solo a eso, este departamento se queda sin dinero para todo el año.

 

 

En la jornada de puertas abiertas para visitar el Teatro Gullón este pasado verano se percibieron serios desajustes, sobre todo, en la visibilidad del escenario desde el patio de butacas y el anfiteatro. ¿Qué pasos se van a dar para su corrección? 

 

Recibimos el teatro así. Todos los teatros y auditorios nuevos presentan, a  veces, errores de diseño, y eso me lo han confirmado especialistas. Son edificios muy complejos y cuando se procede a su apertura se perciben esos desajustes que llevarán algún tiempo corregir. Esta situación se la he notificado al Ministerio de Fomento en un informe que se envío desde la Oficina Técnica Municipal hace unos meses.

 

De todos modos, hay que ser positivos. Este recinto es un gran logro para la ciudad de los anteriores alcaldes y a nosotros nos toca ahora ponerlo en marcha. Hemos habilitado la caja escénica, que no tenía presupuesto, cuando entramos a gobernar. Nosotros nos hacemos cargo, pero considero que los dos alcaldes anteriores bastante hicieron con sacar adelante este proyecto en plena crisis económica.

                                                                                                                                                  

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress