Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Plataforma pro Sanidad Pública de Astorga y sus Comarcas
21/12/2017

Mentiras sanitarias y “deficiencias” varias que nos matan

Guardar en Mis Noticias.

[Img #33912]

 

 

La Plataforma pro Sanidad Pública de Astorga y sus Comarcas tuvo una reunión este miércoles para evaluar la situación de todos los afectados por mala gestión sanitaria que estamos sufriendo y el diagnóstico es mortal, literalmente.

 

La Plataforma siente mucho no sorprenderse nada al ver que la especialidad de Urología, prometida por Rafael López Iglesias, en la reunión que se mantuvo en octubre con los alcaldes de la zona, no se ha implantado aún. En octubre dijo el Gerente que en el mes en curso o el siguiente, estamos terminando diciembre, al año y la paciencia. No es una demora, es una mentira.

 

¿Seguirá el alcalde de Astorga tan satisfecho, cómo cuando salió de la reunión? ¿O no querrá molestar a los de arriba?

 

Al igual que cuando los padres piden un acceso a pediatría sin tener que atravesar el pasillo, en el que están todas las demás consultas, con pacientes, (enfermos ¡qué por eso han ido al médico!) mientras caminan con sus hijos y el alcalde no considera necesario solicitarlo, los que ya no vamos al pediatra tampoco, pero él es el representante de la ciudanía, la que le votó y la que no, por eso tiene que dar cauce a las demandas, sobre todo cuando son necesidades de un  servicio básico, el de mantener la salud y más la de la infancia.

 

Mentira es que dónde dije que iban tres especialidades pongo una y “aprieto” al personal médico para que saque ese trabajo adelante. Que los pacientes de Alergología y Endocrinología sean atendidos por Medicina Interna, es como tener abollada la chapa del coche y llevarlo al taller que equilibra las ruedas. Sin querer faltar a los médicos, la especialidad en la que se han formado durante su residencia, a lo mejor es para algo y sobre todo las promesas son para cumplirlas, no para hacer “apaños”.

 

El personal médico preocupa especialmente, sin sustitutos para las bajas o las vacaciones que tienen que acumular lo de los compañeros a lo suyo, con horarios imposibles, con consultorios a tanta distancia que atender en el mismo día que gastan más tiempo en los itinerarios que en la consulta, con contratos precarios: inestables, de horas, de guardias no pagadas, abarcando lo inabarcable, agotados. Su situación límite repercute en la atención, en los usuarios de la sanidad.

 

Otra de las mentiras que ha respondido Gerencia ante las reclamaciones es que no hay médicos, sin embargo el Servicio Público de Empleo Estatal publicaba en septiembre que tiene el triple de médicos jóvenes paro que hace un año. Lo que no hay médicos es que quieran someterse a los contratos pésimos que les ofrecen, normal. La última moda es tener al servicio médico por la tarde algunos días, otros por la mañana, descoordinados con enfermería, con el trastorno que supone para la mayoría de personas mayores que no saben ni cuando tienen que acudir al consultorio.

 

Entre la falta de prepuesto para contrataciones y la cobertura cada vez menor y más escasa a los consultorios de las zonas rurales nos encontramos, cada vez más, a personas que se tienen que ir de los pueblos. Las reestructuraciones que plantean para mejorar el servicio siempre van encaminadas a concentrar a la población en núcleos más grandes y al mismo tiempo se llevan las manos a la cabeza cuando la despoblación se está convirtiendo en uno de los mayores problemas de la provincia y de la comunidad. Una de las formas de fijar población en áreas rurales es que sus habitantes dispongan del servicio médico, por si no lo recuerdan.

 

“Problemas puntuales”, eso decía el gerente, el programa MedoraCyL falla y se cae el sistema. No lo llevan a todos los consultorios y no por falta de infraestructura, de la que se hacen cargo los Ayuntamientos y JuntasVecinales. Se trata como mínimo de falta de interés. No queremos caer en teorías conspiratorias de intenciones de desmontar los pueblos. Lo que sí es claro es que el programa Medora impide a médicas y enfermeros pasar consulta o emitir recetas todas las semanas. Y en un pueblo que abra el consultorio una vez en semana se traduce en que un paciente puede no tener resultados o tratamiento en 15 días, y recordamos que ese paciente va a pagar los mismos impuestos.

 

Igualmente la Plataforma pro Sanidad Pública de Astorga y sus Comarcas sigue en su empeño de dar a conocer a todos la situación real en la que nos encontramos y poniendo el foco en la gran Manifestación que tendrá lugar el 20 de enero en Valladolid, junto con el resto de plataformas de Castilla y León, con el lema: Nos duele la Sanidad.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress