Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Astorga Redacción
27/12/2017

Peyuca se adelanta a una iniciativa de la Universidad de Kiel

Guardar en Mis Noticias.

Con la intención de actualizar el Test de Szondi, un test de diagnóstico de la personalidad, un grupo de psicólogos de la Universidad de Kiel (Alemania) contarán con la inestimable ayuda del motorizado concejal de Comercio para la obtención de fotografías que reflejen tipos psicológicos.

 

[Img #33993]

 

 

Fundamentándose en las corrientes fisonómicas que propugnaban la asociación entre los rasgos faciales y diversos aspectos intelectivos, del carácter e incluso psicopatológicos, el test de Szondi recoge en 48 pequeñas tarjetas (6 series de 8) los rostros de personas con diversos trastornos mentales. Los factores instintivos así agrupados se relacionan con ocho tipos de patologías de aquel momento (hace ya un siglo): homosexualidad, sadismo, epilepsia, histeria, esquizofrenia catatónica, esquizofrenia paranoide, depresión y manía. Cada pareja de factores define, por su parte, uno de cuatro vectores (instintivos) básicos: sexual, ético o paroxismal, del yo y del contacto. Las fotografías, de evidente mala calidad para la tecnología ya entonces disponible, provenían de fuentes clínicas de finales del S. XIX y principios del XX. 


Con la intención de actualizar el test y mejorar la calidad de las fotografías un grupo de psicólogos de la Universidad Alemana de Kiel ha pensado en renovarlo e incorporar retratos de sujetos 'normales', no siendo imprescindible la patología -aunque sí el rasgo- para que se produzca la proyección activa o reactiva ante las características genéticas compartidas con la imagen, provocando que los factores instintivos se expresen.


Los retratos se presentan al cliente de forma sucesiva y pautada, pidiendo que seleccione los que más le gusten y disgusten, para proponer un diagnóstico de su personalidad. Se supone que la persona así explorada habrá reaccionado de forma fatalista ante las características compartidas con la imagen.


La Concejalía del Motor del Ayuntamiento de Astorga, nada más conocer estas intenciones se puso en contacto con el equipo de psicólogos de Kiel con el fin de proporcionarles las fotografías que renovarían las cartas.

 

 

[Img #33994]

 

 

Para la primera tanda de ocho enviaba retratos de políticos astorganos. Siendo ocho las cartas, solo podían ser del equipo de gobierno. Entre las posibles sustitutas iba una foto del concejal de IU, Chema Jáñez, menos guapo que Javier Rodera, ya que para el caso la fealdad es un grado.

 

[Img #33992]

 

 

 

Manteniendo siempre el equilibrio, según la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva entre mujeres y hombres del BOE del 23 de marzo de 2007, a la que el concejal del Comercio y del Motor -al 50%- es tan adepto, enviaba, en la segunda serie de cartas, fotografías de ocho personajes de la cultura astorgana. Como la concejala ad-hoc, María Emilia Villanueva, había sido promovida en la primera tanda, en su lugar se impuso el retrato del Ilmo. Sr. Adolfo Alonso Ares, director del I.L.C. La tercera serie la componen retratos de deportistas, los más desmejorados y rotos que pudo hallar. En la cuarta van los actores de teatro o de cine, excepción hecha de ‘Mixticius’, descartados para otra proyección que no fuera la del Ayuntamiento, (téngase en cuenta que es un test proyectivo). La quinta está formada por gentes de las variopintas asociaciones ciudadanas. Las feministas y latiniparlas seguirán castigadas. Muy bien representadas van las cofradías de la pena y las desdichas sin olvidarse de las damas del cabildo del regodeo, acompañadas de la Banda Municipal. En la sexta serie iba la secta de los poetas y cantautores, otrora denominados caballeros hebenes, güeros, chanflones, chirles, traspadillos y caninos. Ninguno demasiado conocido para salirse de ojo.


En una primer tentativa el concejal del Motor al 50%, -tal el relojero Losada cuando daba hora y pulso cronométrico a la vida de España-, intentó colocar a Astorga a velocidad de escape en la estratosfera. Enviaba fotos con un fondo de delicias astorganas: grandes murales de cecinas y mantecadas, todo cuanto hubiera que ofertar; cuando no la catedral y el palacio. Estas postales le fueron devueltas, por lo que mandó estas otras de ahora. A la espera de la resolución de los psicólogos alemanes, proyéctense las de la primera serie formada por políticos de nuestro flamante equipo de gobierno.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress