Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Aidan Mcnamara
29/12/2017

La Tole Rancia

Guardar en Mis Noticias.

[Img #34060]

 

 

Alguien te ofende y el asunto te deja confuso y perplejo. Su hermano, amiga, colega, padre etc. te consuela y te dice: ya sabes, él es así. (O sea, que tengo que aguantar…o ser tolerante.) La gran paradoja de la tolerancia es que se puede invocar por parte de los que carecen de ella.

 

Se nos enseña la tolerancia estos días. Y está bien. El senegalés con su ropa colorida dobla la esquina o sube al autobús y alegra lo gris y remueve el ovjevismo. Además, suscita otra emoción. Pienso en la admiración  - me digo: este pavo es valiente.

 

Es un placer ver a dos chicas o chicos, con sus sonrisas acurrucando las manos cogidas, pasar por delante de una peña de paisanos que acaban de salir todos a la vez del bar para ayudar a una mujer desafortunada que sólo quería aparcar su coche, ella solita, sin la gillipollez de una sinfonía cacófona de instrucciones banales  y contradictorias. Pero paciencia, ya sabes, son así.

 

Ya somos más tolerantes en cuanto a la diferencia, lo no convencional, la novedad, un mundo lleno de cambios y muchos de ellos positivos, felices. No hay ningún misterio en cuanto al progreso. Es el rumbo natural de la supervivencia. Con o sin el cielo de los creyentes. Y tanto la historia como el carácter social del ser humano nos muestra que la cooperación es el camino más eficaz y menos agresivo.

 

La tolerancia y el respeto tienen un aire de familia. Pero es importante no confundir la tolerancia con la aguantería (que no el aguante del valiente), para proponer un término. A los políticos y los religiosos les encanta el nuevo mantra de la tolerancia. Les deja obrar con unos márgenes muy amplios, para conservar y consolidar sus posiciones. Los mercados son así, etc. Así que tenemos que aguantar.

 

No soy marxista (porque esto de emplear el apellido de otro –habiendo muchos otros igual de ilustres- para encasillar el pensamiento de uno, me parece muy vago) pero le agradezco su manera de discernir, describir y subrayar la sutil y, a menudo, indirecta relación entre la base económica y las manifestaciones culturales reinantes en el momento histórico y tal.

 

La tolerancia está de moda. Vamos a dar al pueblo todas las libertades individuales que pueda reivindicar. Desde las ONG hasta el matrimonio gay. Vamos a dar dinero a Acnur (pero ¡ojo con emitir esas fotos de los campos de refugiados!) y otras organizaciones benéficas. Vamos a hacerles a todos creativos (Facebook) y ciudadanos del mundo (WhatsApp) pero, cuidado, la bolsa es nuestra y esta brisa suave de 17 grados...¡Cómo mola en enero! Deja de lloriquear.

 

Y no debemos ser pedantes.

 

- Por favor. Hasta que usted no acabe su tesis doctoral sobre las palabras nación, pueblo, identidad, no habrá rueda de prensa… en Bruselas.

 

 -Ya, ya. Pero ya sabe que el lenguaje es tan poroso como la realidad. Sea tolerante, no se ponga difícil, intelectual. Aguante un poco.

 

Y tenemos que tolerar las opiniones de otros.

 

No ha habido rescate. Ha bajado la prima de riesgo. Oiga, a ver si les damos marihuana legal mientras organizamos unos buenos paraísos fiscales bien escondidos. Total, les encanta la miel. Intoxica.

 

Y los discursos apaciguadores.

 

La democracia es así. Trump morirá. No pasa nada. Tendrás un sueldo de mierda, pero ya puedes soñar con la independencia como con ganar el gordo. Ahora, pásame con Andorra. Tengo una piscina que llenar.

 

Lejos de contaminar el buen rollo de estas fechas (es fácil mofarse de lo bueno y aquí no pretendo sarcasmo) con el cinismo clásico del idealista, me gustaría celebrar los logros de nuestra civilización, pero sin olvidar que, cuando salgamos en enero a bañarnos en las rebajas,   la tolerancia no es la transparencia. Hasta que no aparezcan las informaciones relevantes sobre las condiciones laborales en Indonesia, por ejemplo, a la hora de comprar una camiseta por tres euros en la cadena multinacional de su elección, no habrá más chollo que la autosuficiencia. Pero la vida es así. Pues, no. No tolero esa afirmación, adversario.

 

Feliz año 5779/2018

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress