Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
29/12/2017

La presunción de inocencia en la presunción de culpabilidad

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #34046]

 

 

¿Cabría la posibilidad de que tanto los futbolistas del Arandina acusados de violación como la víctima fuesen inocentes? Y sin embargo ambos son presuntos inocentes. ¿Cómo puede ser así si los hechos ya han acaecido? Sucedidos y contundentes, avalados por profesionales médicos, psicólogos y funcionarios judiciales.


Pero aún así la justicia se sitúa ‘ante rem’ para un suceso que ya es ‘post rem’. La justicia se sitúa en el instante en el que se cometieron los hechos y los transfiere al teatro de la reconstrucción mediante pruebas, que de momento, aunque sean verosímiles, son solo presuntas.


Pero esa justicia nunca puede suponer que no haya pasado nada, si bien no alcance a dictaminar todavía exactamente el qué. Y es ahí donde cualquiera es inocente, tanto quienes hayan ejecutado los actos a juzgar como el sujeto paciente que los haya sufrido.


La inocencia de la víctima se presupone para un delito diferente, no para los estragos de la agresión que son manifiestos, aunque no lo sean siempre ni sus causantes ni sus causas.


Si la agresión se hubiera producido tal como se denuncia y se demostrara, la inocencia dejaría de ser presunta y el daño de la víctima se tendría en esa causa.


Demandar públicamente mediante una concentración popular la presunción de inocencia ya presumida por la ley o es una necedad o es una inocencia, por no decir una inocentada. La amistad, la coherencia vital presumida en los acusados es lo que se resquebraja con el delito, salvo en los psicópatas. No es el caso.


Si se entendiera la presunción de inocencia como la certeza que tienen los amigos y conocidos de que la culpabilidad es imposible al no casar con el modo de ser de los acusados, bastaría con tener muchos amigos o ser muy popular para salir indemne de cualquier tropelía.


Lo que significa la presunción de inocencia para los amigos y lo que significa para la sociedad puede que no sea coincidente.


Astorga no está, no puede estar de momento a favor de los detenidos, tampoco debiera de estar en contra de ellos, sino mantenerse en respetuosa espera a lo que dictaminen los tribunales de justicia. Porque todo presunto inocente lo es por ser presunto culpable, es por lo que pueden ser mantenidos en prisión preventiva y sin fianza. Así lo dictaminó el juez. 


Además la supuesta presunción de inocencia de los encausados que reivindican los manifestantes astorganos supone a un tiempo la presunción de culpabilidad de la denunciante, aunque no lo hayan dicho ni hayan manifestado cual fue su delito. De momento la víctima no ha sido encausada por nada. Cabría en coherencia con lo esgrimido, que convocasen otra parada pública en favor de la víctima, un minuto de silencio o más para reflexionar. Pero, claro, no debe de ser amiga que se sepa de ninguno de ellos.

 

Con respecto a las afirmaciones sobre los prejuicios de los medios habría que matizar, si es que todos los gatos no fueran pardos

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress