Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/01/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio Guerrero
5/01/2018

Responsabilidad

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #34116]

 

 

"La ética es constitutivamente social, no es posible solo subjetiva. El valor máximo es el de la responsabilidad" 

 

De las lecciones del maestro Aranguren, siempre adelantadas a su época, hay una muy interesante que describe a grosso modo la situación moral de la juventud actual. El paso hacia la modernidad llevó implícito el abandono de la ética de la tradición basada en las creencias religiosas para llegar a una ética subjetiva impregnada de un nuevo concepto de "lo bueno" y "lo malo" como fruto de la reflexión racional. Kant, por ejemplo, siguió esta ética individualista con un "debe ser" al hilo de las decisiones del hombre, y hasta Kierkegaard lo adelantó al hablar de un nuevo existencialismo basado en la decisión individual. Este nuevo estado suponía un uso de "lo correcto" y "lo incorrecto" conectado a la realidad y no a la fe. Pero al mismo tiempo anticipaba un nuevo uso de la ética, el de la probabilidad, es decir según la intencionalidad humana. Un ser humano puede no regirse por ninguna razón más que por sus deseos para elucubrar qué es "lo bueno". En uno u otro caso hablamos de un salto lateral en términos morales. No obstante Aranguren detectó una grieta. Según el maestro eso no es suficiente. Por naturaleza la ética es constitutivamente social. No es posible hablar de moralidades sin contextualizarla en un grupo humano. Por eso una ética individualista o subjetiva no es más determinante que la basada en la consuetudinaria. De ahí el concepto de responsabilidad. La ética debe estar conectada racionalmente a la realidad, pero debe suponer un acto de responsabilidad para garantizar la supervivencia. En ese momento aparece la política como ética técnica. Siguiendo este razonamiento llegamos a la juventud actual. Movidos por su sociedad individualista la generación Z permanece aletargada en su moral subjetiva, atendiendo a sus deseos en exclusiva y sin ningún grado de responsabilidad. Si estuviera el maestro entre nosotros diría lo único viable: hay que crear políticas educativas que generen responsabilidad en los jóvenes. De todos los valores de los que carecen el de la responsabilidad es el mayor. La supervivencia del un pueblo en cierta medida depende del grado de responsabilidad y reciprocidad de sus miembros. Sirve para establecer estrategias comunes y afrontar los problemas; también para integrar acciones precisas en el futuro. Fíjense como viene del latín "responsum" y significa: la capacidad de responder, y corresponder, al otro.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress