Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Max Alonso
5/01/2018

¿Quién encontrará el manuscrito de Astorga?

Guardar en Mis Noticias.

      [Img #34117]             

 

 

Debe ser un agradable placer  creer que se llega al final de una cuestión y darla  por concluida sin que lo esté. Lo ha podido experimentar el Presidente de la Diputación de León Juan  Martínez Majo con el tema del ‘Manuscrito de Astorga’.  Ha dicho que está cerrado aunque no lo está.


La aceptación  entra en contradicción con la propuesta  de la misma Diputación por iniciativa del Partido Popular. El acuerdo, tras un informe exhaustivo, de retirar todos los honores y distinciones recibidos por Franco y su régimen, es decir el Dictador y lo relacionado con él: Falange,  Sección Femenina,  Carrero Blanco… y hasta 10.000 medallas dadas a los combatientes,  como complemento a la Ley de Memoria Histórica, aprobada hace diez años.  Con el añadido de que a todo lo  recogido en el  informe se uniría lo que fuera aportado por los  ciudadanos.


En este campo entra el  ‘Manuscrito de Astorga’, así conocido el ejemplar del libro del canónigo astorgano Juan de Vergara, que escribiera en el siglo XVII sobre la pesca con mosca artificial o “arte de aderezar y adobar plumas para pescar truchas”. Ejemplar único, estimado internacionalmente,  que  debidamente encuadernado fue regalado  por la Diputación de León al Dictador Franco,  príncipe de los  pescadores de su tiempo. El tema fue puesto de actualidad por el juez Baltasar Garzón en su instrucción sobre la búsqueda de esqueletos de víctimas de la Guerra para la  recuperación de la Memoria Histórica. El juez perdió por esta causa su condición entre las añagazas más vergonzosas de la historia judicial a manos de otros jueces, que no hay cuña peor que la de la misma madera.  Allí se apuntaba la existencia de este ejemplar. 


Fue reclamado ya en 2005 por la Diputación y ante la nueva reclamación de ahora a la familia del autócrata, Patrimonio Nacional y la Fundación Franco alegan que  no se encuentra el libro, como si lo hubieran buscado y no estuviera dan una respuesta imbécil a quienes para ellos  carecen del más elemental derecho a preguntar. De nada ha servido la fotografía inoportuna que apareció publicada en un suplemento de El Mundo,  en la que aparecía el lomo del  tomo en una estantería ante la que ufana y suficiente posaba la hija del  general. Esto lo atestiguó en su momento Alfonso García Melón, autor de un excelente libro sobre el manuscrito y nada sospechoso de encono pues es un ilustre notario. 


Tan bello y extraordinario ejemplar sigue sin recuperarse, como corresponde a las causas improcedentes contra los  que han  sido y siguen siendo suma autoridad.  El original estuvo en posesión del filántropo leonés Julio del Campo y la Diputación se lo adquirió a  su heredera para el regalo en 1964. Ahora a la decisión política de su recuperación se suma el interés de ciudadanos, especialmente pescadores, para quienes es una joya que desean apreciar.

 

Tras su primera negativa se rumoreó si habría desaparecido en un oportuno  incendio que se registró en el Pazo de Meirás, como también se rumoreó que estaba en Suiza o en Londres, sin que se haya documentado nada sobre su venta. Tras la primera reclamación y su respuesta negativa y su aparición fotográfica se rumorea que este guardado en la vivienda familiar de la calle Hermanos Bécquer, en el  barrio de Salamanca de Madrid, en la que según testimonios estaría a buen recaudo en una biblioteca que incluye de incunables a lienzos de Goya
¿Quién lo recuperará? Ya sabemos que no será Juan Martínez Majo, actual presidente de la Diputación. Ha tirado la toalla, como si se sacara una espina,  antes  que cumplir con su propia doctrina. Otro vendrá que tendrá que hacerlo mientras los astorganos aceptamos apechugar con nuestro patrimonio perdido. Ese es otro cantar.

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress