Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/02/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Max Alonso
19/01/2018

De ilusión también se vive

Guardar en Mis Noticias.

           

[Img #34351]

 

                                          

No es cuestión de filosofar sobe la Navidad. Es un hecho cierto y socialmente necesario, tal como se acoge en la diferentes culturas. En la tradición cristina es la pascua o la más solemne de las celebraciones por el Nacimiento del Niño Dios.

 

Cuando la vida está montada de conmemoraciones, lo de menos  es razonar sobre ellas y lo positivo es  aceptarlas porque en las diversas civilizaciones se han celebrado hechos semejantes. Desde los escandinavos y el nacimiento del dios Frey de la lluvia y la fertilidad. Los incas el de Inti, en quechua el sol, la más alta deidad.  Los aztecas de Huitzilopochtii, en nahua su dios patrono, el sol, como para los romanos con su renacimiento o solsticio precisamente en la fecha del 25 de diciembre, con las Saturnales, que la naciente Iglesia transformó como fecha del nacimiento del Niño Dios, independientemente de que no fuera la verdadera de los sucesos de Belén.


Aceptadas las convicciones, sea con todas las consecuencias. Son las fechas de la celebración popular como fiesta de la familia, la buena voluntad, la compasión y la renovación. Así ha sido la Navidad en Astorga con toda la parafernalia propia de estos días en los que perviven las tradiciones sobre un eje fundamental: el reencuentro familiar y las buenas vibraciones en ese sentido. Con los añadidos impuestos por la mercadotecnia en los que se acusan  las imposiciones y la mercantilización de modelos  pero el espíritu se mantiene.


He observado la Navidad tantos años después de como la recuerdo de la infancia y he participado como jurado en los concursos municipales de felicitaciones navideñas y relatos que me han permitido palpar que el sentido de la Navidad pervive en sus conceptos fundamentales, innovados ahora con la terminología y las aplicaciones de la era Internet. Es decir que está inserta en el mundo de hoy.


Si para algunos son estas fiestas las de que de ilusión también se vive –en ellas están las loterías para los mayores y los Reyes para los pequeños-, sin embargo, estos a Astorga han llegado acompañadas de la frustración. La ha aportado la cabalgata municipal, que no ha estado a la altura de las celebraciones de la Astorga fiestera - Carnavales, Semana Santa, Astures y Romanos, las fiestas patronales-. El destrozo llega en la fiesta de los niños, fiesta que coincide con la de todos los niños del país en la noche de Reyes. 


Respondieron los niños, que tiene sus derechos, que acudieron a esperarles con sus padres movidos por su noche de ilusión. Lo que vieron y no vieron fue todo uno. Fracasó la cabalgata impropia de la fiesta que era y es  de la ciudad. Si no se aporta la dignidad mínima exigible que no se haga, pero de ilusión también se vive y no porque lo diga el cine norteamericano.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress