Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 21/05/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mercedes Unzeta Gullón
2/02/2018

Los gallos de Adolfo A. Ares cantan al día

Guardar en Mis Noticias.

[Img #34619]

 

 

El poeta y pintor Adolfo Alonso Ares estrenó estas Navidades la sala de exposiciones del teatro Gullón introduciendo en ella un magnifico gallinero. La exposición se acabó pero los gallos siguen cantando.

 

Gallos y gallinas, vestidos con coloridos mosaicos, se muestran orgullosos mientras hacen la digestión de las palabras aladas con las que su granjero les alimenta.

 

Estas aves se exhiben vanidosas y pedantes porque pueden y deben. Su vistosidad es única. Lucen un plumaje de venerables colores encuadrados en pequeñas cerámicas con aires gaudianos y bañado el plumaje con el sagrado zumo de la tierra que riega el río Duero. Una exposición cromática manipulada por la geometría donde las matemáticas y los buenos caldos hacen su juego hedonista-científico  ¿Qué más pueden pedir estos animales de corral para señorearse con gran dignidad por los distintos recintos por donde les saca su creador a pasear?

 

Pero además de su magnífico aspecto exterior, su porte distinguido y señorial viene dado, sin duda, por su nutrición. Estos gallos y gallinas tienen el grandísimo honor de alimentarse de letras. Sí, sí, he dicho bien, letras del abecedario. Letras que danzan y  se trenzan y se enraman en sus entrañas y  acaban formando palabras mágicas que a su vez siguen entrelazándose  hasta componer inteligentes mensajes. Algo insólito. Estos gallos y gallinas hacen una digestión ilustrada: generan en su interior sabios y eruditos poemas.

 

¿Quién puede tener un gallinero con tanto arte y tanta poesía? Solamente Adolfo Alonso Ares, quien considera que el arte es sobre todo renovador y él necesita estar en continua renovación de sí mismo. El arte, dice Ares, renueva los esfuerzos del hombre, los pensamientos del hombre, las sinergias del hombre… Y con el arte podemos transformar el tiempo en que vivimos y por lo tanto el mundo. Él acredita que el arte nos transforma la vida y la vida transforma el arte.

 

A. A. Ares utiliza el lenguaje de su arte para hablarnos de su libertad.

 

¿De dónde saca el tiempo A. Alonso A. para mantener a su zoológico tan nutrido? Es un misterio. Porque además de gallinas y gallos tiene, serpientes, caballos y otros animales míticos a los que alimenta. También versifica con tanto acierto que tiene en su poder los más prestigiosos premios de poesía. Y, además, se involucra con el saber de nuestra tierra y tiene tiempo para dirigir el Instituto Leonés de Cultura.  

 

Con el discurso de su arte Adolfo A. A. participa con ardor en el cambio, tan necesario, de la sordidez de nuestro mundo actual.

 

Gracias Adolfo por habernos ofrecido tu gallinero por Navidad.

 

O tempora, o mores

 

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress