Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 26/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Max Alonso
10/03/2018

Despoblación

Guardar en Mis Noticias.

         

[Img #35351]

 

                                                                       

Que la despoblación nos preocupa cómo debe preocupamos lo  prueban  dos actos seguidos que han tenido lugar en León, además de todos los que se vienen manteniendo.  El primero la reunión de presidentes autonómicos de Galicia, Asturias. Aragón y Castyleón, con unos planteamientos de estado sobre tan preocupante tema. Conjuntamente reclamaron la modificación de la financiación autonómica atendiendo al principio de igualdad  que consagra  la Constitución para un conjunto que suma 7 millones de habitantes en un 36 por ciento del territorio. El de las cuatro comunidades que por proximidad y afinidad acusan a la despoblación, la dispersión y el envejecimiento como problemas compartidos.

 

El segundo acto fue  la convocatoria de dos mesas redondas a propósito del libro publicado por la ULE ‘Diagnóstico de la Provincia de León’, cocoordinado  por el astorgano y catedrático Lorenzo López Trigal. Sobre el ‘Diagnostico’, el catedrático de Valladolid  Sr. Manero, resaltó que era una verdadera joya y un privilegio que León dispusiera de él. En la mesa de representantes sociales y económicos insistieron sobre la necesidad de industrialización y sus dificultades. El de los empresarios concluyó: las grandes empresas se van inexorablemente a donde lo decide quien puede decidirlo y esto es a tres puntos: Madrid, Cataluña y el País Vasco. Está más que seguro que quien no lo exige no lo consigue, como el viejo dicho de quien no llora no mama. Sobre todo cuando hay algunos que más que llorar hacen otras cosas más contundentes y lo exigen de otras maneras. No solo León capital sino toda la provincia lo tiene muy mal. Astorga peor porque a la despoblación le suma el envejecimiento de su población.

 

Aunque hablar y hablar no signifique que el tema esté solucionado lo que es más claro es que si no se habla no se soluciona. En España no carecemos de organismos e instituciones que se preocupen por estos temas. El Consejo Económico y Social (CES), órgano consultivo,  sacó en enero el informe ‘El medio rural y su vertebración económica y social’ y la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, del 2007, se ocupa de ello. Otra cosa es que no se ha aplicado. El Senado también ha planteado la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico y existe otro informe de la Comisión de Despoblación de las Federación Española de Municipios y Provincias. Por lo tanto está más que hablado pero si no se cumple, cuando es una ley, resulta más que grave.

 

Claro que frente al problema y la falta de medidas eficaces cabe otra posición. La de mirar para otro lado. El representante de la Diputación aportó que ante los problemas que se suscitan en los pueblos por la despoblación para eso estaba su institución que lo paliaba. Dicho esto, resuelto el problema y todos para casa. 

 

Que haya pueblos semivacíos es preocupante. Más asusta que si no se remedia irán en aumento, como está sucediendo. Entre las prioridades de la política europea de Desarrollo Rural está la inclusión social. Mientras, las medidas se dirigen a lo que hay que hacer y a lo que hay que evitar con prontitud porque el tema es grave y lo que se pierde ya no se recupera.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress