Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 20/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SEMANA SANTA
Redacción
17/03/2018

Los sueños y sentimientos de un cofrade anuncian la Semana Santa

Guardar en Mis Noticias.

En la noche de este sábado el historiador Eduardo José Rodríguez Fernández ofrecía el pregón de la Semana Santa en el acto con el que la Junta Profomento de la Semana Santa de Astorga inicia el programa de procesiones y celebraciones religiosas que culminará el Domingo de Pascua. Numeroso público se acercó hasta la Catedral para saborear este primer compás de la Semana de Pasión.

[Img #35507]

 

 

Con un pregón pespunteado de palabras, recuerdos y música, el historiador Eduardo José Rodríguez Fernández anunciaba este sábado que el comienzo de la Semana Santa es inminente. En un tono intimista, el autor impregnó el interior de la Catedral de Astorga de sentimientos de su infancia y vivencias cofrades. El pregonero tuvo como buenos aliados en su cometido a Jorge Hernández Santos al piano, al Trío Capilla y el Grupo de Metales.

 

 

[Img #35500]

 

 

Comenzó el pregonero preguntándose "¿Cómo puedo plasmar en palabras los sueños? ¿Cómo puedo describir con un verso los sentimientos? No soy poeta, ni actor, ni lo pretendo. Solo ansío dejar con mi voz pedazos de recuerdos y anhelos". Con esta declaración de principios Rodríguez Fernández fue adentrándose en la lectura de un texto estructurado en prosa y poesía.

 

El historiador fue recorriendo los caminos de sus recuerdos, dejando patente su astorganía. En las primeras líneas creó el ambiente de la Semana Santa de su niñez mezclando "las obleas de Lalo con el puesto de Riancho, el lento caminar de Tano con el regio porte de Don Luis frente a su banda municipal, aquellas homilías de Don Antonio Briva o la severidad de Don Vicente, la marcialidad de Villanueva con su banda del Regimiento con Revilla y su banda de chavales del barrio, la Soledad de la tarde y la de los albores de la madrugada, el Nazareno del Silencio con el humilde señor del barrio de Puerta Rey, el San Juanín de la Carrera con aquel otro guapo, a Sisebuto subiendo el Postigo con su Bendito Cristo y a Martín retransmitiendo pipa en mano desfiles y procesiones...".

 

 

[Img #35499]

[Img #35501]

 

 

El pregón provocó la evocación de los recuerdos y sentimientos del público... "No hay luz como la del Domingo de Ramos ni día que mayor ilusión provoque en los corazones de todos los cofrades", declamaba Eduardo José Rodríguez mirando hacia el barrio de Rectivía. Unas pocas líneas antes, había recordado en el Viernes de Dolores esos 25 años que "nos separan de ese tu primer caminar, Damas de La Piedad", una cofradía a la que aludió "cuando el Lunes Santo rompe la noche, desde Fátima, de luto, te portan tus damas...".

 

 

[Img #35503]

 

 

En un diálogo permanente con las saetas y la música de Semana Santa, el pregonero fue desgranando su visión particular de cada procesión. En el Martes Santo las sensaciones fueron cromáticas: "Sin perder nunca su idiosincrasia, sus particularidades, la impronta de cada hermandad, el Martes Santo el Vía Crucis en un crisol de colores: verdes, morados, blancos, negros, rojos...que revierten en la Catedral con un mismo fin". En el Miércoles Santo, sus recuerdos se poblaron de sonidos: "En mis recuerdos el Brigada Villanueva con la banda del Regimiento, castrense donde los hubiera, marcaba el ritmo, marcial, repetitivo, a veces interrumpido por golpes de vara en la caja del redoblante". 

 

 

[Img #35502]

 

 

El pregonero mostró su rebeldía en el Jueves Santo:

 

"No me pidas Silencio

Cuando te insultan y azotan...

No me pidas que ponga la otra mejilla

Cuando caminas solo en la noche..."

 

 

[Img #35504]

 

 

En el Viernes Santo, Eduardo José Rodríguez Fernández transitó entre "aquellos artesanos que con sus humildes manos trazaron las señas de identidad de nuestros queridos “judíos” de Puerta Rey. Porque para el astorgano de pro, Cañinas es Cañinas, la Jacinta es la Jacinta, Pilatos lleva turbante, y San Juanín...es San Juanín..."; y sus recuerdos más familiares al remomorar que con el Bendito Cristo de los Afligidos del barrio de San Andrés "estaba mi padre...humilde como su barrio, sincero como su estirpe y como su Cristo"... "Y hoy sube el Cristo por el Postigo, con nuestra banda municipal sonando, y Morla la ve desde el cielo, sonríe y allí está con mi padre, con Tano, con Burgos...y con tantos otros que quisieron Astorga y que la defendieron a Sangre".

 

Continuó en esa jornada intensa del Viernes Santo por esa "tarde de Entierro, de San Francisco el cortejo fúnebre de túnicas moradas llenas las calles de llanto y muerte. Vera Cruz y Confalón, la más vetusta, heredera de rico patrimonio y cofrades notables". Para finalizar el día, el historiador se impuso al pregonero y dirigiéndose al público señaló: "Si algún día alguien les pregunta cómo llegó nuestra Soledad a Astorga y de mano de quien, busquen la respuesta en una cofradía desaparecida que cedió la imagen a la Cofradía Nazarena de Puerta Rey allá por los finales del siglo XIX", para concluir indicando que "hoy por las calles, contemplamos un sueño de Felipe II que Becerra se encargó de llevar a los altares".

 

 

[Img #35505]

 

 

Y llegó al Domingo de Pascua llamando a las astorganos al amor "como nos lo pidió nuestro Señor, ese que vive en Puerta Rey, que a lomos de una "borriquina" viene de San Pedro, que sufre en San Andrés, que muere en San Francisco y resucita en Santa Marta, que pasa por San Bartolo y en San Julián descansa". 

 

 

[Img #35506]

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress