Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eloy Rubio Carro
22/04/2018
ENTREVISTA / Carmen Enríquez, periodista

"Los reyes deben estar con los golpeados por la crisis para no dar la impresión de que solo les interesan los amos del universo"

Guardar en Mis Noticias.

El nuevo ciclo de 'Panorama desde la muralla', orquestado por el periodista Max Alonso para la Cocejalía de Cultura, comenzó con Carmen Enríquez, corresponsal en la Casa Real de la televisión pública nacional, donde también fue responsable de Política Nacional de los servicios informativos.
Ha publicado una docena de libros sobre la Familia Real como los titulados 'Doña Sofía. La reina habla de su vida', o 'Felipe VI la monarquía renovada'. Actualmente colabora en diversos medios de comunicación escritos nacionales.
Astorga Redacción ha aprovechado su estancia en la ciudad entrevistarla.

  

[Img #36421]

 

 

Eloy Rubio Carro: Uno de los retos de la prensa actual es la revolución digital y sobre todo el de la gratuidad de la misma. A este respecto el presidente de ‘The New York Times’, Mark Thompson, decía en una entrevista reciente que repartir periódicos gratis no es un buen negocio porque “los panfletos nunca financiaron buen periodismo”, y añadía que el modelo futuro de negocio del periodismo en internet es el de las suscripciones de pago. ¿Existe algún tipo de vínculo necesario entre el buen periodismo y el modelo de pago?

 

Carmen Enríquez: Yo creo que eso es un problema y que la única salvación del periodismo digital es que sea de pago. El periodismo de papel está en horas bajas y va a ser imparable, sobre todo porque la gente joven se informa a través del móvil o en el ordenador. Repartir periódicos gratis en internet es un mal negocio. Actualmente en España existen varios periódicos que sin ser totalmente de pago, pagas para ver todos los contenidos, y si no lo haces, solo puedes ver parte de la información. Esas medias tintas pienso que no son buenas. No tengo ni idea de cuándo podrá darse ese salto. A mí se me ocurre que la única solución para hacer que el periodismo digital sea de pago vendría mediante un acuerdo entre editores para hacerlo conjuntamente. Mientras haya  al mismo tiempo periódicos que sean gratis y de pago, la gente, sobre todo la más joven, no va a aportar nada. Por otra parte si tenemos los diarios tradicionales como son El País, El Mundo, el ABC, La Vanguardia, etc., que al mismo tiempo que venden periódicos en papel reparten esa información gratis en Internet, es como hacerse la competencia a sí mismos. Y para colmo el periódico digital tiene la ventaja de que es más rápido, más inmediato. Aunque compres el periódico en papel al leerlo te das cuenta de que ya lo has leído la noche antes en internet.
 

 

El estudio ‘I saw the news on Facebook’ de la Universidad de Oxford dice que más de la mitad de la ciudadanía se informa a través de redes sociales y de esa mitad, más del 50% no recuerda correctamente las fuentes de su información ¿Es esto una consecuencia del descrédito de los medios?

 

No creo que sea un descrédito de los medios. El informarse solo por las redes sociales me parece un inconveniente,  pues se queda todo en la superficie, un surfeo muy divertido donde el mar se desconoce. La gente que solo se informa en las redes sociales no tiene interés ninguno en llegar al fondo de la información, sino que solamente quiere ver el titular y estar un poco al tanto de lo que ocurre. No creo que ello suponga ningún descrédito de los medios digitales, más bien  lo que ocurre es que a través de las redes sociales no vas a obtener una información en profundidad, pues se trata de una información entreverada con opiniones de todo tipo. 

 

 

Con una esfera pública intervenida (por los propietarios de las redes sociales al servicio de los intereses comerciales del nuevo sistema digital). Con realidades cognitivas e informacionales paralelas incomunicadas, con un funcionamiento casi tribal y que intervienen en el debate político encerradas en su propia versión única, lo que es la antítesis de la esfera pública de discusión, ¿Cree usted que se pone en peligro el sistema democrático?

 

Lo que se pone en entredicho es la pluralidad. Por ese procedimiento solo llegas a una información parcial, la parcialidad de tu tribu. Limitas enormemente la posibilidad de contrastar la información con puntos de vista y de opinión  diferentes. Sí que existe un riesgo, no tanto de la democracia, sino de volvernos más sectarios y autocomplacidos con esa  visión tan estrecha que viene de nuestras amistades. Los otros puntos de vista, los artículos que difunden gente con la que no estamos ideológicamente de acuerdo, no nos van a llegar.

 

 

[Img #36420]

 

 

Cada vez hay más presiones y lobbies contra las cadenas públicas para reducir los presupuestos asignados. Además desde la llegada del PP el Consejo de Administración se elige de una manera más partidaria, con menos contrapesos. Esto no ayuda en nada a una información de calidad, ¿o sí?

 

No, de ninguna manera. El tema del control de las grandes cadenas de televisión es un tema bastante complejo, no puede abordarse solamente desde un punto de vista único. Desde mi experiencia en la televisión pública, sé que es complicado, aunque no imposible que la información fuera lo más neutral posible. En una misma empresa como puede ser RTVE, por  radio se proporciona una información más completa que en Televisión Española. Esto es completamente intencionado. Hay determinadas historias que no se difunden por la televisión, porque la televisión llega a todo el mundo y el nivel de mucha gente es más bajo. En televisión no recibes la información completa, carece de algunos matices, o algunos puntos de vista que sí te va a proporcionar la radio.

 

En televisión, cuando había campañas electorales, había siempre polémica. El partido que estaba en el gobierno era el que controlaba los informativos de televisión, el resto de los representantes de los partidos se quejaba de que la información estaba demasiado controlada en un sentido que beneficiaba a quien estaba en el poder.

 

En una ocasión de esas en la que yo estaba en un puesto de más responsabilidad, haciendo información de política nacional, nos reunimos con los representantes de los otros partidos y lo que verdaderamente querían no es que no se controlara la información desde el partido del gobierno, lo que querían era controlarlo todo ellos y ponernos algo así como comisarios políticos que controlaran la historia y saliera lo más bonita posible. No es que aborrecieron del sistema porque les parecera injusto y  manipulado, sino que lo que querían era tener la oportunidad de manipular todos ellos.

 

Fue un buen paso la aprobación del nuevo estatuto, cuando se nombró presidente de la Corporación a Luis Fernández y de director de informativos estaba Fran Llorente. Esa fue la época en la que verdaderamente hubo más pluralidad, porque había un Consejo de Administración en el que estaban representados todos, y si el que estaba de responsable en televisión se escoraba demasiado para un lado, intervenía este Consejo. Además en televisión se crearon los Consejos de Redacción que, a pesar de estar controlados por la gente más progresista que era la que siempre había estado más preocupada porque la televisión no fuera tan parcial en favor del partido en el gobierno y en pro de los intereses gubernamentales, ejercían una labor de equidistancia y por supuesto más objetiva. Fue un avance, y el hecho de tener que consensuar el nombre del presidente garantizaba el que no fuera todo tan descarado. Luego, al llegar el PP, como no hubo manera de ponerse de acuerdo, tiraron por la  calle de en medio y volvieron a la anterior situación, mira qué fácil. Ahora mismo hay un acuerdo entre todos los partidos de la oposición y se ha conseguido reformar, pero son incapaces de ponerse de acuerdo para nombrar un nuevo presidente de la corporación. En el fondo lo que se está buscando es el poder.

 

 

[Img #36418]

 

 

¿En qué situación se encuentra la monarquía actualmente en España? ¿No cree que en el momento actual de cierta normalización, ésta se pueda ver como innecesaria?

 

España, incluso con la restauración de la monarquía después del franquismo, tiene pocos partidarios de la monarquía, pocos monárquicos. Somos monárquicos circunstanciales.  El Rey Juan Carlos ha sido una persona que ha ejercido su labor de representación y de arbitraje y moderación, que es lo único que le permite la constitución, de una forma  digna, y casi todo el tiempo ha sido aprobada por la gente. Solamente al final de su reinado se complicó la historia; pero digamos que durante 30 años la cosa marchó bien. En Europa los tipos de sistema político son como en Alemania o Italia, donde hay un primer ministro’, un jefe de Gobierno con un presidente que ejercita la misma labor que hace nuestro rey. Aquí los sentimientos son muy viscerales y enseguida se enconan. Que en España haya habido una monarquía constitucional, sin poderes efectivos, aunque con capacidad de influencia, pero sin poderes reales, ha ejercido una labor moderadora que verdaderamente ha servido, porque el rey no pertenecía a ningún partido. Con todos los presidentes ha sido correcto, sin escorarse ideológicamente hacia nadie. Ha mantenido una equidistancia neutral. Y cuando eso ha funcionado la gente seguía diciendo: yo no soy monárquico, pero soy ‘juancarlista’. Al final, dado lo que pasó en los últimos momentos de su reinado, abdica porque era la única manera de que la institución pudiera sobrevivir y seguir para adelante. La actuación que está teniendo hasta ahora Felipe VI ha sido muy correcta, claro que para los catalanes no porque puso las cosas en su sitio, o para los que verdaderamente ejercen de republicanos convencidos como son Izquierda Unida, que está haciendo una campaña antimonárquica bastante fuerte, o para Podemos. Para  el resto de la gente la acción de Felipe VI es valorada de manera muy satisfactoria.

 

En España asociamos el que exista una monarquía con democracia insuficiente, pero si le dijéramos a un ciudadano noruego, británico, sueco, danés, holandés o belga que su país no es democrático por tener una monarquía, se quedaría pasmado. Que le pusieras en duda que los Países Bajos o Suecia no son una democracia plena, les ofendería profundamente. No asocian en absoluto la institución de la monarquía con carecer de un sistema de democracia plena. En España todavía seguimos enganchados y algunos siguen argumentando que Juan Carlos vino de la mano de Franco, lo que no dicen es que inmediatamente le dio una patada en el trasero,  porque si la transición fue obra de muchos, él fue el que dio los primeros pasos. Si se hubiera opuesto, las cosas hubieran evolucionado de otra manera, tal vez Juan Carlos hubiera durado muy poco y hubiéramos sido una república. Por otra parte conocemos suficientes repúblicas en el mundo que no tienen categoría de democracias. Lo que proporciona verisimilitud a una democracia no es que el régimen sea una república o una monarquía, sino que son otras cosas como las leyes, la constitución, el comportamiento de los gobernantes etc. Para el último libro que escribí; ‘Felipe VI, la monarquía renovada’, entrevisté a los políticos de los principales partidos, pues no hubo ninguno que se pronunciara en favor de la monarquía, ni tan siquiera los del Partido Popular; me decían, “bueno... nosotros estamos a favor ahora porque creemos que lo está haciendo bien pero, si en un momento determinado no nos gustara, tampoco apoyaríamos la monarquía. El representante del Partido Socialista me dijo algo así: “Yo creo que la monarquía está funcionado y si el rey Felipe acierta y hace las cosas con sentido común, los que antes eran ‘juancarlistas’ ahora se volverán ‘felipistas’.”  Creo que eso es lo que está pasando.

 

Las encuestas dicen que Felipe VI tiene un índice de aceptación alto. Pero seguimos sin ser monárquicos, seguimos con la opinión de que si en su lugar estuviera alguien elegido por sufragio como presidente de la república sería más satisfactorio. Pienso que en el carajal en el que nos hemos metido, el monarca puede tener una función muy valiosa y útil,  lo mismo que sucedió durante el periodo en el que fue Rey Juan Carlos. No creo que la monarquía se esté volviendo innecesaria, lo que es necesario es tener a alguien que ejerza esa labor de representación y que en un momento determinado pueda tirar de la oreja a unos y a otros porque crea que no lo están haciendo bien.

 

 

[Img #36417]

 

 

La postura del Rey Felipe ante la proclamación unilateral de independencia fue muy firme pero sin matices ¿No cree que esto lo dejó invalidado como posible mediador en el conflicto?

 

Es que él no va a ser nunca mediador en el conflicto. Lo único que ha hecho es insistir en hacer llamamientos a todos para que se pusieran de acuerdo. Cuando hizo el famoso discurso del 3 de octubre le reprocharon que no hubiera hablado de diálogo, pero nadie se había molestado en ver que lo que había hecho hasta ese momento Felipe VI, incluso siendo Príncipe de Asturias, cada vez que iba a Cataluña, era pedir diálogo, diálogo y más diálogo, y su padre exactamente igual. Lo que ocurre es que el 3 de octubre quizás no fuera el momento para hablar de diálogo sino el momento de decir que hay que volver a la normalidad. Esto no puede ser así, no puede seguir así. Ha habido muchos políticos y periódicos que han pedido que fuera Felipe VI el que mediara en el conflicto catalán. No puede, yo creo que no puede y no debe, sería saltarse las atribuciones que tiene según la Constitución. Él lo único que puede decirle a todo el mundo es que por favor dialoguen, que se pongan de acuerdo. Él no puede ponerse ahí en medio porque perdería su condición de neutralidad.

 

 

¿Piensa que la actual protección al rey con la nueva ley llamada ‘mordaza’, que penaliza fácilmente los atentados a su imagen, puede redundar en un perjuicio a su propia consideración, dado que colisiona con cierta frecuencia con la libertad de expresión?

 

Es que la 'Ley mordaza’ no se ha hecho para proteger al rey, se ha hecho fundamentalmente para proteger los excesos. En España, después de 40 años de dictadura, donde no había libertad de ninguna clase, pasamos a un régimen de libertades plenas y se puso en marcha lo de la ley del péndulo, y así fácilmente pasamos de un extremo al otro. La libertad de expresión nunca puede ser la libertad de insultar. En un artículo que acabo de escribir opino que insultar al rey y pitar el himno no es libertad de expresión. La libertad de expresión es la capacidad para que tú expreses tu forma de pensar y tiene el límite de no insultar y no agredir al que opina distinto a ti. En nombre de la sacrosanta libertad de expresión se cometen muchísimos excesos. Pienso que eso no se debiera de consentir. En países plenamente democráticos como Francia o Italia no se consiente que se insulte o se veje al Jefe del Estado. Eso es una cuestión fundamentalmente de sentido común y de responsabilidad y respeto al que piensa distinto a ti. El artículo que he escrito era a propósito de la Copa del Rey de fútbol, en donde otra vez vamos a tener que aguantar que los independentistas hayan orquestado una estupenda manifestación para decir que tienen presos políticos, cuando yo pienso que son políticos que están presos por haberse saltado la ley. Ahí hay millones de personas que piensan como ellos y son libres y están en su casa y hacen lo que les da la gana, pero ellos no se han saltado la ley ni la Constitución. ¿Qué pasaría si alguien pitara Els Segadors? Ya me gustaría a mí ver si entonces dirían que es su libertad de expresión.

 

 

[Img #36422]

 

 

¿Ha habido acercamientos del rey o su consorte, tal como prometiera en su discurso de proclamación en las Cortes, a las personas más golpeadas por la crisis o sigue manteniendo esa distancia?

 

No ha habido acercamiento, no se ha hecho. Felipe VI dijo textualmente que quería reunirse y tomar contacto con la gente más golpeada por la crisis. No lo han hecho, ni ella ni él. Cuando yo planteo ese asunto a una persona de la Casa del Rey le manifiesto que en ese terreno no habían hecho nada, y me contesta: “Qué quieres ¿qué fuera la reina a un comedor social y se ponga a distribuir comida entre la gente?", a lo que le respondí que por qué no. "Bueno, es que no nos parece oportuno", me dijo, "ya lo sé", le respondí, "pero hay gente que lo echa en falta", incluso aunque hubiera quien lo criticaría por pensar que es el típico acto de beneficencia, pero tampoco tiene por qué ser una vez solo, a lo mejor podría hacerlo con una periodicidad. También el rey podría llamar al Palacio de la Zarzuela a asociaciones de vecinos de barrios que viven en una precariedad económica y laboral tremenda, y reunirse con ellos para que le contaran sus problemas del día a día o qué hacen con sus hijos. No se ha hecho nada parecido y si se ha hecho no lo sabemos y para el caso es como si no se hubiera hecho. Digamos que de la hoja de ruta que marcó el rey el día de la proclamación, creo que eso es algo que no se ha cumplido.

 

Cuando el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía, hace ya muchísimos años, de repente nos dijeron: “Los reyes van mañana al Pozo del Tío Raimundo”, y se fueron al Pozo del Tío Raimundo y se metieron en la chabola del patriarca gitano que mandaba allí y estuvo con ellos y tomaron un café. A la gente del Pozo les pareció fantástico que los reyes se acercaran a ellos, aunque fuera solo por un día, fue demostrarles su consideración como personas que alguien como los reyes llegaban a ellos, que para ellos también existían. Opino que esos gestos son absolutamente necesarios, y ahora es como si les diera reparo, y lo que se consigue es que los reyes actuales contacten siempre con la misma gente, sobre todo con las del mundo empresarial, a veces con las de la cultura. No cabe duda que a la economía y a la empresa hay que apoyarla, pero hay que estar con todos, porque si no da la impresión de que solo te interesa estar reunido con los amos del universo.

 

 

 

 

 

 

 




 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress