Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 20/08/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Astorga Redacción
29/04/2018

Panero en voz alta: 'Sobre la imagen poética'

Guardar en Mis Noticias.

[Img #36568]

 

Un singular artículo de Leopoldo Panero publicado en ‘Libertad’, julio de 1942 con el título de ‘Imagen y poema’, arroja mucha luz sobre la posición de los poetas respecto de la imagen como constitutiva de la unidad del poema. Panero compara su generación con las anteriores y de esta comparación surgen nuevos aspectos sobre el cambio de la sensibilidad poética.  El distinto tratamiento e integración de la imagen poética en la poesía conduce a situaciones poéticas bien diferentes. La sensibilidad literaria a medida que avanza o se transforma también adopta diferentes problemas técnicos. Panero históricamente se plantea el problema en lo que él llama una “encrucijada entre la vieja y la nueva forma y esencia del cántico”. Habla de confusión y de peligros si no se plantea extensamente la nueva sensibilidad. Cree en una brusquedad en el cambio de nivel histórico que matiza “la distinta significación espiritual y cometidos técnico de la imagen poética en la actual lírica española”.

 

Aunque Panero no está de acuerdo con el imaginismo pleno, con buen criterio, aceptando “la insuficiencia de ciertas actitudes estéticas”, “no cabe prevalerse para negar toda clase de valores y hacer tabla rasa de la poesía anterior a la guerra.” Confiesa que personalmente le debe mucho a las generaciones anteriores. Y que no solo él, nadie se escapa a esta esencial dependencia. Al termino de este artículo afirma paladina de la invasión metafórica y verbal de la sensibilidad anterior: “no olvidemos que el instrumento expresivo con que está poesía, posible y necesaria,  deberá realizarse es tan fino y tan rico, gracias al sacrificio aparentemente estéril de los poetas que nos precedieron”.

 

Aunque no cita expresamente corrientes ni movimientos -surrealismo, ultraísmo, imaginismo, superrealismo- se refiere a todas ellas y hasta a la generación del 27. La  predominancia de la imagen es su más destacado carácter. En estas palabras trata de comprender la originalidad y seducción de la nueva aportación: “Hizo esa poesía de la búsqueda y caza de la imagen un verdadero deporte, un juego muchas veces maravilloso, en el que lo esencial era el hallazgo, palabra que entonces adquirió singular énfasis crítico. La magia y el deslumbramiento de la imagen recién hallada, inédita y como en pañales de inocencia, era el soporte y la raíz misma del poema.”

 

 

[Img #36562]

 

 

Panero busca las raíces de este imaginismo, señalando el simbolismo francés y el modernismo español e hispanoamericano, como causas fundamentales. La imagen en la poesía de Rubén Darío, aunque se da con mucho brío y subsistencia, aún no es independiente  y “está todavía integrada y armonizada en la totalidad del poema”, independientemente de la imagen, bajo la generosa creación de “nuevos temas líricos”. La imagen rubeniana, briosa, llena de gracia “y acento de belleza” no se sustantiva aún, pero la deja en puertas, madurada y apunto de disociación. Después de Rubén comienza a vivir la imagen sola, independientemente del “tono y  del acento”.  Según la visión de Panero, el poema desaparece bajo “el fuego de artificio” de la imagen. A este propósito define el poema “como unidad integradora de símbolos”.

 

Ya entonces no hay los nuevos temas líricos que arrancan de la poesía de Rubén. La fuerza de sugerencia de la imagen destruye a algunos poemas, si bien los más dotados salvan la unidad del poema “mediante el ímpetu o la delicadeza y tono personal de la voz.”

 

En la década de los 30 ya comenzó a hacer crisis este imaginismo hacia “una poesía más armónica honda y humanamente entrañada, de una poesía poemática transida de interior unidad y estro.”

 

 

[Img #36560]

 

 

A continuación el artículo de Panero se refiere a aspectos concretos de su propia poesía y de una forma más amplia de su círculo de amistades y aún generación poética. Reivindica para su propia sensibilidad el entendimiento del poema como unidad, como subordinación de todos los elementos integrantes a unidad, con lo que la imagen sin perder su fuerza ha recobrado el punto de servicio que le corresponde, venciendo “el designio de unidad contra el de dispersión”. La unidad de las palabras en el poema “de una más fina vibración de una mayor limpidez y frescura.” Las aportaciones de la poesía anterior a Panero son numerosas: la agilidad, la delicadeza, la gracia poética,  el garbo y transparencia del contorno verbal, el enriquecimiento y afinación de los medios expresivos.  Y siempre por bajo un desasosiego que la excitaba al hallazgo y a las imágenes.

 

En cambio hay una sustancia nueva en la concepción de la poesía. No rechaza la imagen, pero aminora su cantidad de uso o la vierte en nuevos horizontes, buscando la diversidad en el manejo. En vez de las imágenes sueltas se sueldan ahora “en la unidad fervorosa del corazón humano”  y aporta la nueva poesía “un humano temblor de recuerdos y esperanzas y júbilos.”  Es como si de pronto, saltado el bache imaginista, esta poesía evolucionase desde los modernistas, superándola “en determinados aspectos. Su maravillosa continuidad total es empresa heroica y levantada que el tiempo brinda a quienes se sientan con ánimos para la tarea.”

 

Analiza igualmente Panero el cambio en la misma naturaleza de la imagen, diferente en la generación anterior y en la propia. la imagen de aquella “era predominantemente visual y plástica, hoy pretende ser esencialmente anímica e interior.”  En el bosquejo que hace del ‘vuelo’ de la lírica nueva (1942) y su designio comprobamos que la imagen está “transida de dolor y esperanza... como fundida a la unidad del cántico”  Original y necesaria más que ornamentar, llena de “desnudo de temblor de su verdad humana.” Si el “valor de la imagen no es el contenido del corazón”,  la poesía será un fracaso, una tentativa de “patética gravedad.”

 

 Poesía: Imagen y poema, Libertad, julio de 1942

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress