Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DETRÁS DE LA HUELLA DEL INEMA
Juan Antonio Cordero
28/05/2018

Directores del Instituto. Anteriores a 1960

Guardar en Mis Noticias.

 

 

Aunque seguramente corra el riesgo de resultar reiterativo, sobre todo para aquellos que hayan seguido fielmente los relatos del INEMA, dedicaremos el presente apartado a los Directores del Instituto de Astorga independientemente de cómo haya sido denominada dicha Institución dedicada a la Enseñanza posterior a la Primaria, Segunda, Secundaria o Medias. Distintos tramos, distintos nombres, distintas épocas, pero una única finalidad: seguimiento y evolución de la Secundaria en Astorga.

 

El hecho de apelar a los Directores no pretende, en absoluto, restar relevancia o protagonismo al resto de agentes intervinientes en el proceso educativo, pedagógico o no, sino, más bien, englobarlos todos ellos en una figura única que los represente a todos: al Alumno, al Profesor, al Conserje o al Secretario. El Director era, en muy buena parte, el responsable y cabeza visible del Instituto, de los logros y de las deficiencias, de los aciertos y de los errores, de lo bueno y de lo malo, que de todo ha habido… como hemos intentando dejar señalado.

 

Ciertamente el alcance de esta aseveración era más dilatado en los tiempos de la Dictadura que a partir del restablecimiento de la Democracia… donde la participación activa de todos los agentes en la gestión del Centro, difumina bastante, en mi opinión, la gestión personal convirtiéndola en una responsabilidad más compartida.

 

Algunas de las personas mencionadas a lo largo del apartado ya son conocidas... Traerlas aquí de nuevo, se justifica sólo si se dicen de ellas nuevas cosas o si las cosas que se dicen pueden ser empacadas en distintos formatos o, si se prefiere, como viejas piezas dentro de  nuevos puzles. Esta es la labor complementaria que perseguimos... aunque no sé si lo conseguiremos.

 

No se trata, por otra parte, de una lista interminable como la de los Reyes Godos… aunque abarque un amplio intervalo de tiempo. De hecho entre los años 1868 y 1950, el Instituto de Astorga apenas estuvo funcionando 15 de los 82 años transcurridos, y en esa década y media aproximadamente, la institución estuvo regentada por 4 Directores, que son los que veremos muy brevemente, porque tampoco tenemos más datos, en el primero de los puntos de este apartado.

 

A medida que nos vayamos acercando más a nuestros días, la información educativa disponible será más abundante y estará más cercana para todo aquel que desee acceder a ella.

 

Nuestro trabajo, que arranca desde muy atrás… no llegará hasta nuestros días. Algunos deberes para hacer hemos de dejarle a la siguiente generación… Es decir, cerraremos con el siglo XX, con el Director que cierra este Siglo, Don Manuel Ortiz.

 

 

5.1 Anteriores a 1960.

 

5.1.1 Don Pelayo González Conde.

 

El director del Primer Instituto Público de Astorga fue Don Pelayo González Conde, que en aquel momento (1869) era deán de la Catedral de Astorga y años más tarde fue Obispo de Cuenca. Parece ser que ocupó el cargo los años que duró el Instituto, del que él era uno de los profesores de latinidad cedidos por el Seminario al nuevo centro, que fueron seguramente de 1869 a 1874 o 1875.

 

 

[Img #37180]

 

 

Lo delicado de la situación económica del Seminario en 1870 provoca las primeras chispas entre éste y el recién nombrado Director del Instituto de segunda enseñanza libre, Don Pelayo González Conde, quien no tardó en marcar distancia con el Seminario, aunque el Instituto funcionase en el mismo edificio y con sus mismos profesores… “evitar toda injerencia secular del Seminario, se constituyó independiente y como tal hizo la inauguración del Curso Académico de 1870 a 1871, en 30 de Septiembre, invitando al acto al Ilmo. Cabildo, que comisionó a los Sres. Carracedo, lectoral y Domínguez, canónigo”. Un buen ejemplo de separación Iglesia-Estado… en línea con las tesis mantenidas en su día por el Obispo Torres Amat… que nunca se deberían haber perdido.

 

 

5.1.2 Eugenio Curiel Curiel.

 

Tras un largo periodo de más de 50 años se abre nuevamente un Instituto de Segunda Enseñanza en Astorga. Fue en tiempos de la República y sus logros fueron más voluntariosos que efectivos, sobre todo por su corta y convulsa existencia.

 

El Director de este Segundo Instituto de Astorga fue Don Eugenio Curiel Curiel. Había nacido en El Ferrol… antes de ser del Caudillo, aunque fue educado y vivió su infancia en Valladolid, donde se licenció en Historia y Derecho. A los 23 años era un hombre culto, preparado, con ideas políticas enmarcadas en la Izquierda Republicana moderada y estaba influenciado por la Institución Libre de Enseñanza a través de la Universidad de Verano de Santander donde su hermano Luis, con contactos con la Generación del 27, tenía una plaza de Catedrático.

 

 

[Img #37183]

 

 

Antes de cumplir los 30 años, en 1933, asume la dirección de lo que dos años más tarde será el Instituto Nacional de Astorga. Firmemente comprometido con las ideas educativas de la República, dio en muy poco tiempo altura y vuelo a la Institución que dirigía.

 

La Guerra Civil se llevó por delante además de su vida, su inteligencia y su arranque, la de otros muchos y  un proyecto educativo en enseñanza media en Astorga… que se frustró por segunda vez. Las buenas ideas de la República, sin tiempo para consolidarse, sucumbieron casi antes de ponerse en marcha bajo la guerra y el tiempo de Dictadura del General Franco.

 

 

5.1.3 Don Julio Montoya.

 

Tras el cierre del Instituto de Segunda Enseñanza de Astorga creado en la República se procedió a la cesión de materiales del mismo a un centro privado, la Nueva Academia, que se nutrió mayormente de su antiguo alumnado y profesorado. Dicho centro, al que popularmente se le siguió llamando Instituto aunque no lo fuese, dependía administrativamente del Instituto Nacional de Enseñanza Media “Gil y Carrasco”, de Ponferrada, estaba regido por Don Julio Montoya, que había sido Profesor Ayudante del eliminado Instituto Marcelo Macías.

 

La Nueva Academia ofreció estudios de Segunda Enseñanza, que pasa a denominarse Enseñanza Media, en el periodo que transcurre entre el final de la Guerra Civil y la inauguración del nuevo Instituto en el curso 1944-45.

 

Cuando se crea el nuevo Centro, gracias al impulso del Obispo Mérida Pérez, el profesorado, alumnado y material hace el camino de inverso al hecho 6 años antes. Vuelve desde la Nueva Academia al nuevo Instituto. Íntegramente, al menos, tan íntegramente como fue posible y Don Julio Montoya, profesor de Ciencias Naturales y Director de la Nueva Academia, se convierte en Director del Instituto Nacional de Enseñanza Media de Astorga, cargo en el que permaneció algunos años.

 

Todo el profesorado de la Nueva Academia pasó a ser profesor del recién creado Instituto, donde parece que la oportunidad de tener conocimientos sobre una materia, aun sin la titulación superior correspondiente, se unió a la necesidad de dar respuestas a una fuerte demanda de formación. Posteriormente, fueron teniendo lugar distintos tipos de pruebas restringidas para este profesorado hasta ir consolidando la plaza. Ello no pudo evitar, obviamente, determinadas deficiencias de formación en algunas áreas, concretamente, las de idiomas.

 

Tres o cuatro años duró esta situación en la que se fue estabilizando la plantilla de profesorado al compás de las primeras promociones de estudiantes de INEMA… pero la receta tenía fecha de caducidad. Las nuevas leyes del Régimen priorizaban los cargos de Directores de Instituto para los profesores pertenecientes al Cuerpo de Catedráticos de Instituto, y Don Julio Montoya… no pertenecía al escalafón de Catedráticos.

 

Murió en la primavera de 1961, inesperadamente. Había sido, además de padre del proyecto, el primer Director del Instituto Mérida Pérez. Y así recuerda Don Bernardo Velado Graña, su despedida junto con Leopoldo Panero, un amigo común: “Guardo en la memoria del corazón el vivo recuerdo de mi encuentro con el poeta Leopoldo Panero, el astorgano universal. Fue una tarde primaveral, un lunes 27 de Marzo, al filo de la Semana Santa de 1961. Coincidimos en la calle del Corregidor Costilla de Astorga, después de haber orado juntos ante el cadáver de un amigo común, compañero mío en el claustro del Instituto, el profesor ejemplar D. Julio Montoya, cuyo repentino fallecimiento nos había sorprendido a  todos.

 

 

5.1.4 Don Pedro Rodríguez y otros.

 

Seguramente Don Pedro Rodríguez formara parte del núcleo duro de Profesores con los que echó a caminar el INEMA en el curso 1944-45… aunque no estamos aún en condiciones de poderlo asegurar.

 

Lo que sí podemos hacer es constatar su presencia activa en el mismo en Octubre de 1945. Se conservan Actas de la época, a las que hemos tenido acceso, que muestran su pertenencia a la Junta Económica del Instituto, que constaba de tres miembros: Presidente: Don Julio Montoya, Secretario: Don Pedro Rodríguez e Interventor: Don Ángel García Guerras.

 

 

[Img #37181]

 

 

Aunque lo suponemos, no podemos afirmar que en este momento Don Pedro fuera ya Catedrático de Instituto. Bien pudiera haber sido que sacara la oposición al Cuerpo uno de esos años.

 

Lo cierto es que hacia el año 1947 o 1948 el citado Profesor ya ocupaba la plaza de Catedrático de Instituto por la especialidad de Geografía e Historia. De él tenemos únicamente información a partir de un par o tres testimonios. Estaba casado con Doña Magdalena, también profesora, que daba clases de Preparatoria para Ingreso.

 

Alguna de dichas fuentes, concretamente un alumno suyo, cree recordar que como Profesor tenía un exceso de celo en señalar y evidenciar con reiteración quienes eran los que habían ganado la Guerra, ya que dicha mención era casi obligada en todas las clases que daba. Esto es una opinión, un recuerdo de un solo alumno. Lo digo para que se contextualice.

 

 

[Img #37182]

 

 

Otro alumno nos cuenta lo siguiente de él como profesor: “Me dio clase de Geografía Universal en 4ª de Bachiller, curso 60/61. Lo recuerdo como persona bastante introvertida, muy metido en sí mismo, como abstraído. Las clases eran monótonas y tediosas, no explicaba, contaba la geografía y nos daba deberes para estudiar. Era muy aburrida la clase. En su mesa él se ponía a trabajar y mientras tanto, nosotros hacíamos los trabajos que nos había puesto, que eran tantos y tanta materia para aprender de memoria que solo algún memorión era capaz de repetírselo al día siguiente cuando iniciaba la clase preguntando. Debía ser buena persona porque no era demasiado exigente y con poco que acertaras a responder te ponía un cinco.

 

Lo bueno que tenía era que en los exámenes no recogía los libros y todos copiábamos directamente desde el libro que colocábamos abierto en el cajón de debajo de la mesa. Así que en los exámenes casi todos sacábamos buena nota. Hasta un día que a uno de la primera fila se le cayó el libro al suelo, justo delante de su mesa. Entonces empezó a revisar todas las mesas y fue sacando todos los libros y colocándolos sobre su mesa. Cuando llegó a la mía ya me había dado tiempo de cerrar el libro, meterlo dentro de la cartera y cerrar ésta. Como a todos los que les retiraba el libro, también les retiraba el examen, la mayoría de la clase suspendió ese examen. En los exámenes siguientes nos retiraba los libros previamente con lo que no nos quedó más remedio que estudiar algo más.

 

Según otras fuentes, era un hombre sencillo y complaciente que, a priori, no se creaba enemigos.

 

Parece ser que ya en Astorga, y habiendo obtenido ya la Plaza de Catedrático, es decir, con derecho al cargo de Director por pertenecer al escalafón de Catedráticos, no puso ninguna objeción a que continuara siéndolo quien lo venía haciendo desde los orígenes del mismo, en el curso 1944-45, que era Don Julio Montoya, Profesor de Ciencias Naturales del mismo, negociador de su creación además de conocido, apreciado y respetado en la ciudad en buena parte por su anterior cargo como Jefe de Aduanas. Es un gesto relevante, creo, de su sencillez y de su talante.

 

Pero la no beligerancia de Don Pedro Rodríguez por el cargo de Director de INEMA, no fue suficiente para que Don Julio Montoya no permaneciese mucho tiempo en dicha dirección.

 

Parece ser que, actuando de  oficio, los Servicios de Inspección Educativa detectaron la irregularidad y forzaron a que la Dirección fuera asumida por Don Pedro Rodríguez, en virtud de su condición de Catedrático de Instituto, con prioridad para ocupar dicho puesto directivo. Esto debió ocurrir en el Curso 1948-49. Por su parte Don Julio Montoya ocupó durante varios años el cargo de Presidente de la Junta Económica.

 

Don Pedro Rodríguez dirigió INEMA más de 10 años, entre finales de la década de los 40 y 1960. Hubo  una interrupción de dos años, los cursos 55-56 y 56-57, en que la Dirección recayó respectivamente en los  también Catedráticos, Don Francisco Sevilla Benito, de Filosofía y Don José Luis Hortal, de Física y Química, cargo al que también tenían derecho. Tras un año, ambos, tuvieron un traslado volviendo la Dirección nuevamente a Don Pedro.

 

Próxima entrega: 5.2 Directores del Instituto. Década de los 60. ‘Los Gregorios’

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress