Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/08/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
28/05/2018

La Junta ultima una nueva reestructuración de la sanidad rural que dejará sin médicos de referencia a los pueblos

Guardar en Mis Noticias.

Los alcaldes de Maragatería, La Cepeda y La Sequeda apoyan a los médicos rurales que comenzarán una huelga a mediados del mes de julio si la Consejería de Sanidad finalmente les convierte en médicos de área sin consultas estables. Esta es la principal conclusión de la reunión que una representación de los facultativos afectados ha mantenido con los regidores de las poblaciones perjudicadas este lunes en la Casa de la Cultura de Val de San Lorenzo.

[Img #37189]

 

 

Los médicos explicaron a los alcaldes que la intención de la Junta de Castilla y León de impedir que los médicos interinos sigan ejerciendo como titulares para convertirlos en personal estatutario de área es una nueva vuelta de tuerca para la sanidad rural, que ya vivió una primera reestructuración de 2014 en la que los recortes sanitarios que Sacyl aplicó dejó sin médico a las poblaciones del Ayuntamiento de Brazuelo adscribiéndolas a los facultativos de Brañuelas y Magaz de Cepeda, y que a punto estuvo de dejar un solo facultativo para Val de San Lorenzo y Santiagomillas.

 

Ahora la nueva reestructuración sería más profunda porque dejaría sin médico de cabecera fijo a los municipios de Val de San Lorenzo, Valderrey, Luyego, Lucillo, Brazuelo y Magaz de Cepeda, Villamejil y Quintana del Castillo, que quedarían cubiertos con "médicos estatutarios de área que serían solamente asistenciales y dependerían no del centro de salud si no de la Gerencia" que los enviría a cubrir bajas, vacaciones, guardias y cada día atenderían en una consulta diferente, explicaron los profesionales afectados, quienes pusieron de relieve que la Junta de Castilla y León convertirá la sanidad rural en una rotación permanente de médicos sin tener ningún control de los pacientes, "lo que no queremos es que nos acaben moviendo constantemente de la ceca a la meca". Reclaman por tanto, mantener las plazas de siete de los diez médicos del Área de Salud Astorga II.

 

El problema al que se enfrentan los pueblos de las comarcas perjudicadas es serio porque aunque durante la huelga anunciada para este verano la Consejería de Sanidad imponga servicios mínimos, la atención se convertirá en un caos mayor de lo que es un verano 'normal', ya que el número de usuarios se incrementa de manera considerable por los veraneantes e hijos de los pueblos que emigraron y que hoy ya jubilados se instalan en las localidades desde la primavera hasta el otoño convirtiéndose en usuarios no contabilizados en las estadísticas del Sacyl.

 

La reestructuración que planea la Junta y que se concretará en el decreto que regule a los médicos estatutarios de área, conllevará una disminución de médicos que "lógicamente reducirá el número de consultorios" y "con toda seguridad de farmacias rurales", señalaron los sanitarios.

 

Ante este panorama los alcaldes apoyan sin fisuras a los médicos interinos rurales ante una nueva pérdida de servicios en los pueblos, alguno de los regidores, como el alcalde del PP de Santiagomillas, Sindo Castro, se preguntó si esta es la manera que tienen de fijar población en la Junta de Castilla y León. Otro de los regidores presentes, Gaspar Cuervo de Valderrey del CRA, no dudó en señalar que "van a por el eslabón más débil que es la sanidad rural" y aseguró que los médicos que hoy piden apoyo tenían que haberlo prestado "en las reivindicaciones" de acabar con el déficit de personal sanitario en los pueblos que vienen realizando desde noviembre de 2017 y también desde la Plataforma por Sanidad Pública de Astorga y Comarcas.

 

La alcaldesa de Brañuelas, Carolina López, reclamó una reestructuración que la diseñen "los alcaldes, los médicos" y la administración con el fin de dar coherencia a la distribución territorial de los sanitarios ya que su municipio está dividido en dos, una parte pertenece a Astorga II y otra parte a Bembibre.

 

Los médicos aseguraron que el problema no era político poniendo como ejemplo al coordinador de las movilizaciones de los facultativos interinos de Castilla y León que es un alcalde del PP, el mismo partido que sostiene en la Consejería de Sanidad a quien está planteando debilitar un poco más a la sanidad rural. Sin embargo los alcaldes de Quintana del Castillo, Emilio Cabezas del PSOE, y de Val de San Lorenzo, Eligio Geijo de UPL, les dijeron que "sí es un problema político porque lo tienen que resolver los políticos y si no que se vayan para casa", manifestó Cabezas, mientras el regidor maragato pedía a los médicos que "os tenéis que mojar porque el mantenimiento de los consultorios es un problema político ante el que tenemos que estar todos unidos".

 

Los facultativos forman parte del colectivo de más de 700 interinos distribuidos en la actualidad en las áreas rurales de Castilla y León, que secundarán la huelga a mediados de julio.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress