Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 15/08/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel Yebra Pimentel
1/06/2018

Las ven(i)alidades del alcalde

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #37250]

 

 

Comentaba el jueves José Luis Ábalos al comienzo de la moción de censura al expresidente Mariano Rajoy la siguiente frase de la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso Gurtel: “Se creó en paralelo un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local.” 

 

Esos mecanismos de los que habla la sentencia no están del todo ausentes en la Contratación Pública Local del Ayuntamiento de Astorga. Las irregularidades en la contratación del Plan de Comunicación en favor de la empresa ‘NER Comunicación y Marketing S. L.’ desprenden el mismo tufillo que los procedimientos al uso del PP en la contratación pública en la trama corrupta. Veamos:

 

1. Una redacción y seguimiento del Plan de Comunicación hasta el fin de la legislatura adjudicada ‘a dedo’ y sin publicidad a pesar de los reparos de la Intervención Municipal, pues “se estaría incurriendo en una actuación arbitraria e injustificada”.

 

2. Otra irregularidad en el citado Plan de Comunicación es que “ni consta autor de su redacción, ni fecha de redacción, ni registro de entrada en el ‘Registro General Municipal’ en ninguna de sus páginas”. Por  lo que bien podría ser fácilmente manipulado en cualquier momento.


Existe una falacia argumentativa denominada ‘slippery slope' que bien podría traducirse como ‘pendiente en caída libre’. Algo así como que quien diera un primer paso en algún sentido ya no podría volverse atrás. Lo que es una falacia en la argumentación lógica deja de serlo en el uso moral que se da a este concepto, pues si ese paso consiste en una relajación moral es muy probable que a la siguiente ocasión no hubiera repulgos… 

 

Una vez que las personas que ocupan cargos en la esfera pública son capaces de relativizar los criterios y las normas de contratación y libre concurrencia, entran en la pendiente resbaladiza de la deshonestidad y de la falta de transparencia por la que irán de la mano de los beneficiarios de sus ventajas. Con lo que gradualmente a la par de los regidores se irán contaminando de esa miseria moral y de la infame gestión extendida sin reparo otros actores de la sociedad civil, financiera, empresarial y hasta deportiva.


Arsenio García, corderillo de Agnus Dei y reciente faraute de negocios, ha concedido ‘a dedo’ -él quisiera decir por mis cojones, aunque nadie le votase para tales venalidades- entre otras cosas, un Plan de Comunicación a una empresa propiedad de un su amiguito, o amigote si atendemos al lucro que obtiene de las arcas municipales. El alcalde no ha tenido reparos en utilizar dineros públicos para el maquillado de su imagen, de la de su partido y hasta de la del PAL si hiciera falta. Todo muy natural cuando se tiene una concepción patrimonialista del Consistorio. Una vez ciego para percibir la anomalía ya no percibe ninguna otra y trata en vano de sortear la pendiente ensalivada. Llama a lo blanco negro, a la opacidad transparencia. Nada y anonada en la ‘slippery slope’ de la miopía boba de la que solo le despertarán los tronidos de las salvas napoleónicas.

 

Más discutible sería cuestionarse la necesidad, en Ayuntamiento tan exiguo, de un gabinete de prensa, creado también para el servicio de los mentados partidos…

 

Vaya el diablo para puto o vaya para diablo tanto el Plan como el Gabinete de Prensa parecen bastante prescindibles en este Consistorio; pero además, el uso espurio, instrumental y ‘a dedo’ que se viene haciendo de ambos instrumentos ha dejado fuera del juego de la libre concurrencia a profesionales y empresas que hubieran querido optar a tales sinecuras.

 

“En democracia -dice Hugo Aznar- si el corrupto no se va, los ciudadanos tenemos el deber cívico de un ejercicio todavía más crítico y responsable de nuestro voto y de nuestro juicio. Las afinidades ideológicas deben ceder ante la defensa colectiva del juego limpio institucional, del respeto a las normas que harían funcionar correctamente al sistema.”

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress