Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Max Alonso
9/06/2018

Instinto básico animal

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #37402]

 

 

 

Mi perro vive su vida, que no es en absoluto ajena a la mía. Porque me la respeta y me la acompaña. Por ejemplo el suele dormir mientras yo veo la televisión, por lo cual le admiro por el mejor uso que hace del tiempo que yo, pero no es completamente ajeno a lo que ocurre en la pequeña pantalla. Protesta con ladridos cuando ve escenas de violencia física entre parejas y muestra su indiferencia ante escenas de violencia extrema de gánsteres, guerras o bombardeos. Debe considerarlo ficción y no creíble. 


El otro día me sorprendió ante una noticia que reiteraban las televisiones. Una niña autista maltratada por su profesora y la madre lo descubrió mediante una grabación sonora. La  noticia la reproducían  con una imagen neutra pero en el audio se oían perfectamente las amenazas y el maltrato oral de la profesora y los lamentos de la niña. El perro al oírlo reaccionó inmediatamente ladrándole a la pantalla como queja impotente de protesta por lo que escuchaba.


En esos mismos días un personaje que se hace pasar por actor pero se dedica a otras actividades profería graves insultos sobre la figura de Dios y de la Virgen, ideas esenciales para muchos creyentes, mientras se negaba a acudir a una citación judicial por lo dicho. Al mismo tiempo el personaje reclamaba que se le respetara a él en su ateísmo, confundiendo las ideas con las groserías, sin que él tuviera que respetar a los creyentes.
Ante  estas sutilezas mi perro no se manifiesta como ante las agresiones verbales y las quejas de dolor. El perro alcanza así un instinto básico de comportamiento que ya lo quisiera para sí el personaje. Hay que admitir que hay personas humanas que aun que se les de tal reconocimiento no alcanzan a tener el instinto básico de los animales y eso es un hecho últimamente muy frecuente.


Me refiero a casos como las agresiones racistas de Alsasua, de la escuela del rencor, a las del simple abuso de la Manada, pura aberración, la corrupción política que nos acosa y la lamentable reacción de los afectados tras una sentencia sobre esa misma corrupción. Porque se está a los que digan los tribunales, decían, para escaquearse de responder a lo que les preguntaban, hasta que los tribunales dijeron. Entonces ya podían decir todo menos lo que los tribunales habían dicho. Mientras,  la nueva generación de políticos se compran un chalet sin tener en cuenta sus mensajes y deciden lavar el error en casa. Los líderes se salvan porque han  hecho el error de todos sus seguidores.


El lamentable panorama de la clase política actual se agrava cuando todos coinciden en decir lo mal que está la situación. Se agrava y ellos la ponen todavía peor cuando tienen que ponerse de acuerdo y encontrar soluciones  a los varios problemas graves que nos acosan, aparte del tema del independentismo catalán. Este está  basado en sentimientos que no en ideas, que eso consideran que no hacen daño, aunque lo hagan como piedras. Las ideas las aportan sus flamantes presidentes que llevan tres en un año, aparte de otros propuestos que resultaron imposibles. Del último solo puede decirse que es un penoso supremacista y  racista  en el siglo XXI,  más cerrado que Hitler, que  lo fue en el XX. 


En este panorama me quedo con mi perro y su instinto básico muy superior al de esta raza humana.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress