Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/06/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esteban Carro Celada
9/06/2018

Un negocio de arriería en Santiago Millas (II)

Guardar en Mis Noticias.

Segunda entrega del libro desconocido de Esteban Carro Celada sobre la empresa de conducción de caudales 'Alonso Cordero y Franco Hermanos', fundada en Madrid por tres maragatos de Santiago de Millas, el 3 de febrero de 1832.

[Img #37411]

 

 

(...) 

 

Muy pocas ciudades de Castilla y León, Galicia y Asturias carecían de corresponsal de la casa ‘Alonso Cordero y Franco Hermanos’. Habitualmente habían sido las casas de confianza de los tres, y cuando cada cual andaba a la conducción por su camino independiente. También con ellos habrá rozamientos. Es normal pero la gentileza de la caballerosidad maragata con un gran talento para zanjar los problemas conseguirá que a la hora oportuna todo quede en agua de borrajas. Los corresponsales van a ser los destinatarios de las cartas; hasta ellos se acercarán los comisionados. Harán operaciones en nombre de la Casa Central y tendrán iniciativas, como el envío de oro, doblas portuguesas, moneda mexicana habitualmente enviada desde Orense, Tuy o Mondoñedo. No olvidemos que andamos en los años posteriores a la pérdida de las posesiones españolas de América, cuando los galeones de oro se han perdido por siempre. Podemos ofrecer una nómina de los que mantienen relaciones comerciales, y que son parte de la vertebración de esta compañía comercial maragata.

 

Esta red de corresponsales estaba extendida, como decimos, por la meseta y más allá. Podemos reconstruir los nombres de estos corresponsales. En Ponferrada, Don Ramón Vázquez; en Oviedo, José González Alegre. A partir del 13 de junio también es corresponsal José García Jove, en la misma capital asturiana. Mondoñedo es representada por Víctor María de Silva Gutiérrez;  en Tuy son dos los corresponsales, si bien el más comerciante y proponedor de negocios será Andrés Maceira. El otro nombre que aparece en este negocio de los ‘Alonso Cordero’ es Pedro Rodríguez. En Lugo, Juan de Pedro Lence. En Palencia notamos muy activo a Francisco de Orense que también propondrá negocios, a veces desde Padrón. Y en la capital de Tierra de Campos no faltó otro intermediario, cuál, Miguel Palacios.

 

 

[Img #37412]

[Img #37413]

 

 

 

Orense se siente representada por Santiago Sáez Martínez. Una de las metas fundamentales de estos acaudalados transportadores de caudales es la cobertura del servicio desde Santiago de Compostela. Suenan nombres maragatos, como el primero Santiago Carro, sustituido luego por Antonio Carro, probablemente un hermano; sin que deje de terciar José Andrés García para dar paso a otro nombre, el cuarto que es José Botana García. Por Ferrol suenan nombres como el de Pedro García Franco, pariente de los santiagomilleses, lo mismo que Santiago Crespo. En Ávila, cuando han de enviar un aviso a alguno de los comisionados remiten la carta a la casa del Tesorero de Rentas. Y allá lo recibe Miguel Franco un día. Monforte de Lemos dará juego en la cobranza de rentas de las Órdenes Militares, con su intermediario local, Miguel Yáñez Rivadeneira.  En Salamanca  la casa elegida es la del primo Esteban Alonso Ortega; en La Coruña, Francisco Adalid, en León, Blas Alonso. En Salamanca, aparte del primo, suelen cobrar Agustín González y Bernardo del Caño;  en Toro, Manuel Álvarez García. En Oviedo, Toribio Alonso, cuya primera carta documentada es de los alrededores del 16 de junio del año 1832; en Chinchón, Pedro Romero Román; en Ávila, José Bachiller.  En Padrón, Manuel De la Riva; en Valladolid, Luis de Rojas.


Otros muchos nombres van saliendo a través de la documentación, pero las operaciones con ellos suelen ser esporádicas. En cuanto a estos nombres citados, podemos asegurar que son muchas las cartas dirigidas por la dirección de la empresa, quizás decenas a cada uno.

 

Pero nos falta designar que también en Santiago Millas hay un corresponsal. Es el tío Pedro Rodríguez Alonso, que se dedica a cobrar y prestar, y su corresponsalía se extiende a Astorga y pueblos aledaños, a veces hasta Palacios, La Bañeza. Y a través de él se envía para su cobro una libranza de la administración de loterías de Puebla de Sanabria. Pero no solo el tío Pedro. Frecuentemente hay uno o dos de los socios de la empresa en Santiago Millas que hasta cierto punto es el punto neurálgico de la organización. Algo así como el punto medio entre Madrid y Santiago de Compostela. Porque evidentemente Santiago de Compostela es una de sus más ansiadas. El hecho de hallarse instalada allí la Capitanía General da a este terminal la importancia que se merece. De vez en cuando alguno de los consorcios viaja hasta Santiago. Y desde luego está a mitad de camino para una recogida apresurada de la conducta.

 

 

[Img #37414]

 

 

El correo es un medio importantísimo en este negocio de la arriería. Generalmente se envían por correo las libranzas, las letras, los acuses de recibo, los protestos. Una acertada organización ofrece una fluidez interesantísima. Las cartas comerciales de Santiago Alonso Cordero usan los correos a las mil maravillas. El correo salía cada tres o cuatro días. Durante dos años no hay un solo día en que la empresa 'Alonso Cordero' no haya enviado al menos cuatro o cinco cartas comerciales a cualquier punto de la zona noroeste y Castilla la Vieja, puntos estos los más batidos por la arriería maragata. No solo se envían cartas a los corresponsales sino a los propios comisionados a quien se les da alcance, a través de las epístolas comerciales, en los lugares por donde han de transitar, consiguiendo, de esta manera, una flexibilidad que estaría lejos de tener la organización individual.

 

Uno de los secretos de esta organización reside en el conocimiento de las fechas probables del paso de la conducta por cada una de las ciudades. Por este motivo el que dirige la conducta ha de enviar noticia pormenorizada día tras día. Otro de los secretos es el de mantener una información de los trajines de otros maragatos, para poder usar sus servicios cuando la conducta propia ha pasado, si se quiere que el dinero no esté parado. Por otra parte, los organismos oficiales para quienes trabajan los transportadores arrieros de Alonso Cordero pedían rapidez. Habrá momentos en que se quejen de que la conducta de Galicia es lenta, porque se tarda más de un mes en tener en Madrid el dinero que o bien la Real Caja, la Tesorería de Cruzada, las letras de banco o la Dirección General de Loterías ha verificado a través de ellos.

 

Desde el principio se plantea un problema de interés en el transporte maragato de los caudales. Nos referimos a la  abundancia de la calderilla. La empresa valora esta circunstancia y  tiende a que no se transporte la calderilla lejos de las ciudades desde donde se recoge.


Por otra parte se observa que se prefería que se redujese a plata y oro la totalidad de la calderilla aún con un quebranto económico. Pero para esto tenían una tolerancia. Y ciertamente se van a producir algunos negocios en torno a ello, y otras veces se van a plantear problemas porque los márgenes que le restan son pocos remuneradores.

 

También se van a presentar algunos de los corresponsales que van a proponer negocios sobre la calderilla. La concentración de soldados absorbe calderilla. Se trasladan partidas hacia Santiago de Compostela y en Padrón va a ser buen negocio trasladar toda la calderilla de Galicia, para hacer un cambio con el quebranto de solo un 1%. Mientras tanto los cambios no serán tan favorables en otras ciudades. No obstante poco a poco se va generalizando un tipo de cambio de mucho más quebranto, llegando a darse esa reducción de la calderilla a plata u oro, al final del año 1833 y principios del 34, al mismo 4%. El comisionado es una pieza de interés en esta conjuntación. Se le comunica a Pedro García Matanzo, en dirección hacia Oviedo: “Te informas de la Tesorería de Rentas de León, si 100.000 reales que tenemos sobre León serán o no dinero: los que hallarás en casa a tu vuelta. Todo el dinero que cobres lo llevarás a casa para unirlo a la conducta de Galicia, en donde hallarás carta. Te enterarás bien de todo y tendrás cuidado de sacar escolta para la seguridad, pues luego has de dar cuenta exacta, sirviéndote de gobierno que hoy se avisa a casa, para que salga un arriero a León con caballerías”. Indiscutiblemente, la casa de Santiago Millas. Es la tónica general. Siempre que se pasa cerca, el punto de operaciones es Santiago Millas. Ya es interesante que aquí aparezca el tema de la custodia. Transportan demasiado dinero como para que en tiempos azarosos no tiente la conducta. El  comisionado arriero que transporta el oro y la plata ha de buscar los sistemas de seguridad. El tanto por ciento que cobra habrá de servirle para pagar la escolta, si la necesita. El Ministerio de la Guerra da órdenes de que se les escolte a petición del interesado. Es una concesión. No olvidemos que una buena parte de los transportes de ‘Alonso Cordero y Franco Hermanos’ va con destino al gobierno de Fernando VII.

 

(continuará...)

 

Noticias relacionadas
Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress