Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/07/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eloy Rubio Carro
17/06/2018

Diez años de poemas al frescor del Órbigo

Guardar en Mis Noticias.

El sábado en la Sala Cultural de Caja EspañaDuero de Veguellina de Órbigo, se presentaba la antología ‘Poesía a Orillas del Órbigo’, en la que se recogen diez años de poemas en un extenso volumen publicado por el sello Eolas Ediciones. Presentaron el acto Tomás-Néstor Martínez, creador de este ciclo junto con Helena García, que fueron acompañados por algunos de los autores presentes en la antología.

[Img #37545]
[Img #37548]


 


Comenzaba el acto con una performance: El suelo donde pisábamos era un río, el Órbigo, un fuerte Dios pardo al que “los últimos dedos de las hojas se aferran y hunden en la mojada orilla. El viento cruza la tierra parda, sin ser oído. Las ninfas se han marchado.” Los delfines parados, sin que los inmute la corriente, a la escucha de las melodías que el viento reparte. “Anda, pero si las hojas estaban llenas de niños, escondidos con emoción, conteniendo la risa”. Entonces volvieron las ninfas, todavía un poco distantes ejecutaban su danza. Leían el poema sobre la faz del agua. El poema brisaba el río y lo acunaba en olitas breves, y la danza y la locura iba poseyendo lentamente los sueños de los delfines; y así que entraron las ninfas en el río, se desplegó la risa incontenible de los niños en abrazo unísono .

 

Salvados de las aguas, los niños -no sé si tuvo que ver con ello una pareja de enamorados que danzaba por allí-, volvieron a ser niños y se sentaron en el suelo a la vera de los poetas.

 

En la mentalidad Naualtl las piedras para vadear los ríos son lomos fosilizados de delfines.

 

 

[Img #37546]

[Img #37549]

 

 

Después se hizo una lectura de poemas en la que participó gente diversa, unos desde el centro de la sala, otras desde el asiento que ocupaban. A veces las voces no sabíamos de donde venían. Unas niñas leyeron desde una zona distante. Algunos las vimos, otros oyeron su voz. Al finalizar irrumpieron en el centro del local con unas piruetas.

 

Los poemas como banderitas de fiesta colgaban y enmarcaban el lugar de la celebración. Eran de los poetas que habían intervenido en las tardes de ‘Poesía a orillas del Órbigo’. Al finalizar el acto se instó a los asistentes a descolgarse con alguno de esos poemas. Yo lo hice con ‘Proteger las moradas’ de José Luis Puerto.

 

 

[Img #37551]

[Img #37554]

 

 

Llegado el momento del recuerdo, se pasó un vídeo realizado a partir de fotografías de todas las intervenciones poéticas de ‘Poesía a orillas del Órbigo’ durante esos últimos diez años.

 

Muy emocionada y habiendo querido besar a todos, Elena Santiago, manifestó que llevaba a Veguellina y a cada uno de sus habitantes en el corazón. También hizo incapié en el tratamiento que se estaba dando a la cultura desde el Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo. Dijo también que había venido a pesar de sus impedimentos de salud y que volvería pronto a Veguellina pues, repetía mirando al público: "sois esenciales y os llevo muy hondo dentro de mí".

 

 

[Img #37553]

[Img #37555]

 

 

Intervinieron entonces las autoridades, el alcalde Joaquín Llamas: "tener este ciclo es todo un orgullo", y el concejal de Cultura, Balbino Ferrero, que recordó a los 49 participantes, de los que quedan 47, "pero que permanecerán en nuestra memoria para siempre". Cerraban el acto Manuela Bodas que habló de la imprescindibilidad de la poesía para la vida y que la vida es poesía y, abundando en lo mismo, Tomás Néstor, más lírico o metafísico: "en este tiempo donde algunos quieren limitar la libertad de las personas y su derecho a vivir donde quieran y a defender su personalidad, su lengua y su cultura, lo único que nos puede salvar es la creación artística y en Veguellina, podemos estar contentos porque gozamos de gran libertad para soñar y cultivar el espíritu".


Como colofón Helena García enumeró e hizo honor a cada uno de los poetas que acudieron a la conmemoración de estos diez años de poesía en Veguellina.

 

 

[Img #37550]

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress