Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/07/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Luis Puerto
8/07/2018

Raíces del origen

Guardar en Mis Noticias.

 

[Img #37832]

 

 

Ahora que comienzan las vacaciones veraniegas, los pueblos parece que comienzan a revivir. Las gentes que han tenido que emigrar, por falta de perspectivas vitales, vuelven a ellos, siquiera por unos días o semanas, y descansan, al tiempo que recargan esas pilas anímicas, mediante la reactivación de las antiguas vivencias, de las experiencias vividas en la niñez y en la mocedad, para poder abordar con ánimo el año siguiente, el curso siguiente.

 

Este mecanismo, realizado de modo periódico cada año, es como seguir manteniendo viva la llama de la raíz, esa llama del origen que, tantas veces, en tantos momentos de desánimo, nos da sentido.

 

Esta es hoy, cuando nuestras localidades se están quedando vacías y tan desoladas, una de las funciones principales que siguen cumpliendo nuestros pueblos. Terminan siendo esos oasis, en medio de tantos desiertos vitales, de tantos desarraigos, donde volver a las aguas frescas revitalizantes.

 

El mundo de la raíz, el mundo del origen sigue latiendo ahí, sigue perviviendo, por fortuna, en varios aspectos: en primer lugar, en la memoria afectiva y cordial de quienes nacieron en ellos, aunque se hallen a cientos o a miles de kilómetros de sus localidades de origen; también en esa memoria escrita –que, desde los siglos modernos, se conserva en nuestros archivos históricos provinciales, diocesanos y de otro tipo– a la que podemos recurrir, para advertir cómo era la vida de nuestros lugares de origen en ese pasado de hace varios siglos (desde el XVI y XVII, ya solemos tener documentación; cuando no desde tiempos ya medievales; aparte de la arqueología de la antigüedad, que también nos da noticias de lo que hemos sido).

 

En estas últimas semanas, en el Archivo Histórico Provincial de León, leíamos y fichábamos algunos documentos procedentes de protocolos notariales de Lucillo. Testamentos e inventarios, curadurías, documentos de venta, poderes otorgados por los pueblos para solucionar problemas de pastos y delimitaciones de sus términos… y otros documentos por el estilo, nos dan noticia de cómo era la vida de localidades como el propio Lucillo, Molinaferrera, Filiel, Chana, Luyego… y otras localidades maragatas, en las que lo que fuera la vida popular late en unas escrituras en las que también sigue ardiendo esa llama de la memoria de la vida de nuestras gentes en los siglos pasados.

 

Raíces del origen. En este tiempo veraniego de vacaciones, que ahora se abre, esa llama de la memoria, tejida con los hilos de recuerdos, vivencias, experiencias, afectos…, arde en esos días que, quienes han tenido que emigrar, vuelven a sus pueblos de origen a cargar pilas, algo necesario para que la vida de cada cual no pierda el sentido que tiene.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress