Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/07/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ileon.com / astorgaredaccion.com
11/07/2018

Paseíllo de políticos en el CTR tras su ampliación por 5,6 millones de euros

Guardar en Mis Noticias.

Autoridades de la Junta de Castilla y León y la Diputación de León visitan el segundo vaso del Centro de Tratamiento de Residuos de San Román de la Vega, en funcionamiento desde hace un mes. El primero se colmató seis años antes de lo previsto.

[Img #37938]

 

El nuevo vaso construido en el Centro de Tratamiento de Residuos de San Román de la Vega está en funcionamiento desde hace un mes y almacena unas 10.000 toneladas de residuos. Este miércoles ha sido el escenario de una amplia visita de autoridades políticas para su 'reinauguración'. Según sus responsables permitirá dar servicio a la provincia durante al menos 15 años, gracias a una obra llevada a cabo de una manera "extraordinariamente rápida", con un presupuesto de 5,6 millones de euros, de los que la Junta de Castilla y León aportó el 30 por ciento, mientras que el resto lo sufragó el Consorcio Provincial de Residuos de León, Gersul.

 

Cabe recordar que este vaso ha tenido que construirse de forma apresurada ante la colmatación del primero, cuya vida útil estaba prevista por 20 años (2004-2024) pero que por culpa de una mal cálculo de residuos y el depósito de las balas de Santa María del Páramo vio reducido drásticamente su tiempo de uso.

 

Los datos los desgranó el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante su visita al vaso, una obra "rápida, con una inversión total de 5,6 millones de euros" para su construcción, gestión y sellado, con el fin de dotar a este Centro de Tratamiento de Residuos de la provincia de León de un nuevo vaso de rechazos, ya que el que había hasta el momento "estaba prácticamente colmado".

 

A la planta de San Román de la Vega llegan los residuos, donde se produce su clasificación y reciclado, mientras que lo que no puede reciclarse debe ir al vaso de rechazos, para cuya acumulación se ha creado este segundo vaso que permite crear "un servicio de calidad para los ciudadanos", en sus propias palabras.

 

 

[Img #37940]

 

 

La obra se ha realizado de manera "extraordinariamente rápida" por parte de la empresa adjudicataria del concurso correspondiente, que ha construido un vaso con una capacidad de 2,2 millones de toneladas métricas, lo que garantiza una vida de 15 años, teniendo en cuenta que entran cerca de 150.000 toneladas anuales de material al vaso de rechazos. Además, cuenta con 86.100 metros cuadrados de extensión, lo que supone "una superficie muy grande dividida en cuatro celdas para que pueda ir cerrándose y aprovechándose".

 

Para su construcción, la Junta de Castilla y León ha aportado el 30 por ciento de la inversión a fondo perdido, mientras que el resto lo ha asumido el consorcio provincial. Este vaso será gestionado por la Somacyl, la Sociedad Pública de la Consejería de Sanidad, que se encargará de su gestión, sellado y postgestión. Durante los seis primeros meses la UTE constructora es la encargada de la gestión del nuevo vaso, y posteriormente Somacyl decidirá la forma de llevarlo.

 

En cuanto al primer vaso, Suárez-Quiñones aseguró que se encuentra prácticamente sellado y cerrado, "lo que evita la polémica en cuanto a los lixiviados", que en el caso del segundo vaso se gestionarán a través de once kilómetros de tuberías.

 

Con todo ello, el consejero garantizó que "la provincia de León queda tranquila sabiendo durante 15 años, sabiendo que el sistema de gestión de tratamiento de residuos está garantizado". Un sistema en el que la Junta ha invertido 56,6 millones en las diferentes infraestructuras de las que está dotada la provincia de León, con dos plantas de clasificación en León y Ponferrada y otros centros de transferencia en León, Ponferrada, La Bañeza, Cistierna, Mansilla de Las Mulas, La Robla y Valencia de Don Juan.

 

 

Solución en tres años

 

El presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, recordó que en el mes de junio de 2015 uno de los problemas "reales" que estaba sobre la mesa de la institución provincial era "que no había dónde depositar los residuos".

 

Por eso se congratuló al asegurar que "en tan solo tres años, gracias a la Junta de Castilla y León y a Gersul, se ha podido tener una solución real", que la gente "no ve" pero que "hay que tener en cuenta".

 

Por su parte, el presidente del Consorcio Provincial de Residuos de León, Gersul, el diputado provincial Ángel Calvo, añadió que se trataba de un problema "acuciante, porque había un vaso a punto de colmatarse y no había dónde depositar los rechazos".

 

 

[Img #37939]

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress