Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 16/08/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eloy Rubio
7/08/2018
ENTREVISTA / Eulàlia Ramon Estrach, actriz

"Lo primero es la vida, si no hay vida no hay personaje"

Guardar en Mis Noticias.

Eulàlia Ramon recibía el Premio Honorífico la 'Luna' por su trayectoria de actriz, en el Festival de Cine 'Luna de cortos' que se celebró la semana pasada en Veguellina de Órbigo

 

[Img #38464]

 

 

Eloy Rubio: De Eulàlia Ramon se dice, en una antigua crítica fotográfica, que es una actriz sobria, llena de encanto expresivo, dulce y tierna cuando lo necesita su personaje, o fuerte y recia en el gesto y la mirada cuando habla en ella la mujer capaz de sentirse independiente. Pero, fuera del personaje ¿Cómo es Eulàlia Ramon?

 

Eulàlia Ramon: Eso resulta muy complicado. Yo siempre digo que hablar de una misma es muy difícil. Pues la percepción es muy distinta a la que puedan tener desde fuera los demás. Y cuando a esa percepción sobre una se llega a través de personajes, de ciertas películas, pues claro se distorsiona mucho. Puede ocurrir que estés haciendo un personaje que sea muy independiente y muy combativo y luego resulta que tú no eres así.

 

Me cuesta mucho definirme. Sí, soy muy independiente y espero mantenerme así toda mi vida. Una es como es y no puede estarse de otra manera. Sobre todo cuando te haces un poquito mayor y ya te conoces. En el caso del cine y del teatro te vistes unos personajes que te llevan a determinadas posiciones que no habrías pensado antes, pero no dejas de estar trabajando contigo misma,  pues en última instancia el personaje que te ha tocado lo vas a construir tú.

 

Para mí una de las cosas más importantes es la capacidad de adaptación en la vida. Porque lo primero es la vida, si no hay vida no hay personaje. En cine por ejemplo intento hacerlo de verdad. Lo que me sirve entonces es investigar las actitudes, las razones de todo lo que ponga el guión. A partir de ahí es más una actitud y luego, cómo no, dejas un lugar a la improvisación. No me gusta saber exactamente lo que voy a hacer y cómo lo voy a decir. Esto acartona al personaje, impide que sea de verdad. A mí me gusta, tras una preparación minuciosa, al detalle, olvidarme de ello y hacer cosas que surgen en ese momento y que no se me habían pasado por la cabeza, pero detrás está el trabajo previo del personaje y que sale de una mala de verdad.


 

Además de actriz Eulàlia es fotógrafa que ha expuesto sus fotografías en galerías de arte. Se trata casi siempre de fotografías comprometidas, en una ocasión eran secuenciadas de motoristas de Hanoi, en blanco y negro a las que modifica con el color rojo. ¿Qué tiene que ver con el cine su modo de hacer fotografías? Hay quien dijo que esas fotografías funcionaban de manera serializada como si fuera el esquema de una película o de un documental que se quedará ahí varado. ¿Qué opinas sobre la relación que puede haber entre las fotos con un cine todavía en ciernes en su caso?

 

Normalmente son secuencias, sí. En el caso de Hanoi llegué allí como actriz de cine, pues vivía allí un ‘loco’ americano que se quedó después de la guerra y montó una especie de Cinemateca en la que fue recuperando un montón de películas, y se le ocurrió la idea de hacerme un ciclo y por eso anduve mucho por Hanoi y salía con la cámara, y lo que yo veía era continuamente motos y motos y más motos y el color rojo. Motos y el color rojo. Luego ya me fui más al norte donde hice también esas fotos tan típicas de Vietnam: las terrazas de arroz, las vestimentas espectaculares de las mujeres etcétera. Lo que yo realmente viví de Vietnam fue el éxodo del campo a Hanoi, de manera que cada día había medio millón de habitantes más. Y pareciera que hubieran venido en moto transportando en ella todas sus pertenencias campestres, acarreando puertas enteras, colchones, animales, toda la familia subida a la moto, etcétera.

 

Cuando volví a España hice una selección y escogí aquellas fotos que tenían una intención de secuencia. Pero también quise dejar el rojo con tanta presencia en Vietnam. Otros trabajos que he expuesto por ejemplo con la obra de Xavier Mascaró, escultor al que hice un seguimiento de su creación durante dos meses en la fundición, cuando estaba haciendo un toro de cuatro toneladas que se hacía por piezas. Por ello fotografié minuciosamente el mundo de la fundición, un mundo oscuro, con luz natural y sin trípode. Y de ello y de algunas fotografías sobre sus esculturas también realizamos luego una exposición. Luego hay otro tipo de fotografías que son más personales, más mías y  que recupero cuando reviso todas las diapositivas que hice de los viajes que hacía cuando empecé a trabajar. Son fotos especiales de esos viajes, muy manipuladas y coloridas, sobre muchos soportes. He realizado con ellas muchas exposiciones en formatos muy grandes y han tenido mucho éxito. De todas maneras quiero recalcar que no me considero una profesional de la fotografía, yo expreso mi punto de vista y luego pues a lo mejor gustan, como ha sido el caso.

 

Yo fui a parar al cine un poco por la fotografía, porque yo me emocionaba mucho con los encuadres en los que pretendía contar una historia, una luz, un momento especial. Aquel momento que no será nunca más.

 

 

[Img #38468]

 

 

En algunas entrevistas tal vez antiguas se alude a su parón profesional como actriz durante su maternidad y a su regreso posterior. Esta experiencia que en su caso fue elegida, les sucede a otras mujeres de manera inopinada y luego tienen grandes dificultades para reincorporarse a su profesión. Tal vez en el caso de una actriz como usted esa reincorporación a la profesión no fuera tan trabajosa.

 

Es que yo no considero que tuviera en aquel momento ningún parón. Cuando me quedé embarazada estaba rodando una película y  tuve a Ana y a los seis meses ya andaba rondando por ahí. En la Universidad Carlos III yo hice un documental de trece capítulos sobre la historia del cine; un capítulo era por ejemplo sobre la interpretación, otro sobre el guión, sobre cámaras, etcétera. Se trataba de un regalo que hacía Televisión Española al Ministerio de Cultura, con toda la documentación del mundo a nuestra disposición. Se llamaba ‘Amar el cine’. Esa serie me ha convertido desde entonces en una profesora virtual de la Carlos III, pues aún se sigue reponiendo. Yo realmente no me retiré en ningún momento.

 

 

¿Qué es el  cine? ¿Qué relación tiene con la vida? ¿Qué clase de humano es ese animal fantástico que habita en esa máquina de imaginar? ¿Cómo uno o una estando en el cine puede estar también en la vida?

 

 

Al cabo de los años, y hacer oficio y tal, he llegado a pensar que artistas somos todos en esta vida. Cada cual es artista de lo que hace. Además en este oficio hay muchos tipos de personas, y los artistas, tal como hacen los albañiles para hacer una casa, tienen que construir su personaje,

 

 

¿Entonces construir un personaje es una manera de ser tú?

 

En mi caso, más que utilizar mis propios sentimientos o mis propias experiencias que ahí están, porque una es lo que ha vivido y lo que vive, prefiero trabajar el personaje, construirlo a partir de actitudes de retrato psicológico y hacerlo mío y darlo a luz por las vías que tienes de comunicación que son tu cuerpo, tus sentimientos, tu sensibilidad.

 

 

¿Hacerlo mío o hacer el personaje tú? Pues hacerlo mío es tomar algo que ya estaría ahí y que tú simplemente recoges o acoges…

 

Yo recojo una actitud de una persona que está ahí en el guión, que no soy yo pero que me toca a mí hacerla... Pero sobre todo para mí lo más importante después de mi experiencia es antes que nada tener una buena historia, pero lo más importante incluso que esto es estar en buenas manos. A mí a estas alturas lo único que me interesa es ser fiel a mí misma. Reconocerme en aquello que siento, sea bueno o malo…

 

 

[Img #38465]

 

 

 

Jean Paul Sartre dice en Kean -una obra que trata de las complejas relaciones entre la vida personal de los actores y las vidas representadas por ellos-  la siguiente frase: “A veces  me pregunto si los verdaderos sentimientos no son, sencillamente, sentimientos mal representados.”

 

Yo pienso que esa frase es muy verdadera pues yo creo que tendemos a mal representar los sentimientos; a veces por eso cuando haces cine eres capaz de representar un sentimiento mejor que en la vida, porque tienes un guía. Sí estoy de acuerdo, yo creo que cada vez se representan peor los sentimientos.

 

 

¿Ser uno mismo es ser espontáneo?

 

No, no al menos en ese sentido tan banal que se entiende por ser espontáneo. Ser uno mismo es escucharte, hacerte caso. Yo por ejemplo estoy creciendo, estoy madurando y tengo una serie de sentimientos que a lo mejor antes no les hacía caso si los tenía. Hay una cosa que es el pudor, y con los años te planteas ese pudor. Con el tiempo te planteas una serie de cosas que tienen mucho que ver con el oficio, porque claro en este oficio tienes que trabajar mucho con ello. A veces me pregunto si tengo ganas de estar todo el rato ahí exhibiéndome, pues cada vez tengo menos necesidad, y siendo actriz se supone que tienes que trabajar, que tienes que tener una ambición y unas ganas y como una necesidad que yo la tengo cada vez menos en ese sentido. Pero en general la espontaneidad es hacerte caso e ir sabiendo un poco más quien eres y saber qué es lo que te pasa…

 

 

[Img #38467]

 

 

 

Veguellina y la frescura de su festival de cortos ¿Qué es lo que más le llama la atención de este espejismo veraniego de ’Luna de cortos’?

 

Primero me encanta que se llame ‘Luna de cortos’, pues yo soy una lunática en el buen sentido. Mi placa me parece la más preciosa. Me quedé muy sorprendida de los azules, el  añil mediterráneo... He tenido la suerte de ir a muchos festivales tanto grandes cómo pequeños. Pero a mí me encantan los festivales de los sitios pequeños. A mí lo que me ha llamado la atención de aquí es que gracias a este festival de cortometrajes, tan bien programado y con tantas actividades paralelas, se genera una vida cultural muy prolífica que va creando pueblo con la intención de recuperarlo, lo que me parece importantísimo.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress