Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 25/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Cabañas González
5/09/2018

Aclaración a “Aclaración de aclaraciones” (Las prisiones del hijo de Concha Espina).

Guardar en Mis Noticias.

Celebro que Mercedes Unzeta Gullón haya venido a reconocer en su último artículo en este apreciado medio el encarcelamiento de Víctor de la Serna Espina, uno de los hijos de la escritora Concha Espina, si bien durante “un pequeño periodo”.

 

A propósito de ello tengo que decir que en mi anterior respuesta a su previa afirmación en sentido contrario, en aras de la brevedad, y puesto que la discrepancia se centraba exclusivamente en “si algún hijo de la literata había estado preso, o no, a lo largo de la guerra y la posguerra”, no aporté yo algunos datos más (tomados de la misma fuente -Joan María Thomàs, 2014- entonces señalada) que ahora agrego: Efectivamente, el periodista Víctor de la Serna -y otro de los encausados por su pretendida oposición a la Unificación impuesta, presos con los demás a finales de mayo de 1937- “fueron al poco excarcelados, pero pasando a la situación de prisión atenuada en sus respectivos domicilios, y continuando procesados”.   Por otra parte, Víctor de la Serna Espina ya había sido detenido en Salamanca  antes, en febrero del mismo año 1937, “con motivo de la publicación (prohibida por las autoridades militares) del discurso de José Antonio Primo de Rivera en el Cine Europa el 2 de febrero de 1936, en la campaña electoral de entonces”.

 

Dicho lo anterior, añado que coincido con la apreciación de Mercedes Unzeta en cuanto a que “no necesitaba Concha Espina escribir Princesas del martirio para liberar a ningún hijo” (cuestión aparte pudiera ser el peso que en su ánimo tuvieran al elaborar esta de 1940 y las anteriores obras de 1937 –Retaguardia-, 1938 –Las alas invencibles y Esclavitud y libertad- y 1939 –Luna roja- laudatorias de los vencedores las “dificultades” causadas por aquellos a su vástago cuando  se mantuvo “díscolo”), una afirmación que ahora repito y que ya antes he hecho en los siguientes términos: “…según la novelista, autora de la obra (Princesas del martirio) presionada por los vencedores, que mantenían preso a uno de sus hijos al que amenazaban fusilar (afirmación que hace una de las dos fuentes que cito –Alonso Marchante, 2006-), o más bien necesitada de congraciarse con estos prestándoles sus servicios literarios de circunstancias para hacerse olvidar pasadas creaciones y actividades menos complacientes y más comprometidas” (tesis de la segunda de las fuentes –Del Reguero, 2011-, que me parece más plausible, y a la que me he abonado y me abono al incluir en el texto ese o más bien).

 

Y lo hago al considerar que no resulta difícil de entender que la escritora, “afiliada a Falange en 1936”, sintiera la necesidad de “congraciarse con los nuevos tiempos y con el nuevo régimen”, como por cierto hicieron tantos, tratando de hacerse perdonar algunas de sus pasadas producciones literarias teñidas de obrerismo progresista, sus anteriores querencias socializantes y de izquierda, y sus antiguas veleidades rusófilas que la habían llevado a fundar en febrero de 1933, “cuando la derecha española atacaba con dureza y condenaba a la URSS”, y junto a un buen número de otras primeras figuras culturales del momento (Benavente, Lorca, Gordón Ordás, Marañón, J. Sender, Sainz de la Maza, Zugazagoitia, Valle-Inclán,…), la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, una de cuyas secciones florecía con pujanza en León, y cuyos miembros serían tras el golpe militar de julio de 1936 perseguidos con especial saña en todas partes. Parece que Concha Espina logró sus pretensiones, “pero desde luego no a costa de escribir sus mejores obras”.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress