Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 17/07/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
21/11/2013

Los templos de Ise

Guardar en Mis Noticias.

Continúa el periplo de los miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Japón, en la celebración del Año Dual de España y el país nipón. Esta es la segunda entrega del diario del viaje firmada por Miguel Pérez.

[Img #6336]

Miércoles, 20 noviembre. Katsuura. Japón

Al final hemos realizado nueve horas y media en autobús pero, como casi todo en Japón, con sus peculiaridades: lo hemos hecho en un vehículo de linea regular con tan sólo tres filas de asiento totalmente abatibles, con sujeción para la zona de pantorrillas  y abundante reposapies, junto con una pequeña manta personal (por supuesto no tan buenas como las nuestras del Val, ¡que negocio no se haría de poder introducirlas en este país!)  y dos pasillos centrales separando a todos los pasajeros. En los aviones de bajo coste gozamos de menos comodidades en Europa que aquí, con el añadido de la actitud siempre respetuosa con los demás de los japoneses: ni un ruido, no separan las cortinas al llegar la mañana, con mascarilla para no contagiar sí van enfermos...

A las 07:30 horas entramos en el pueblo de Ise. Junto con los escolares que en sus bicicletas se trasladan solos al colegio, como en nuestros tiempos se hacía en las comarcas de Astorga, desayunamos en una especie de supermercados abiertos las 24 horas. Para nosotros un café que sabe a cualquier cosa menos a café y para los chicos, todos ellos arremolinados en la sección de prensa del súper, el primer repaso gratuito del día a las páginas del último "manga"(*) que ha llegado al kiosco.

Hacia las 08:30 horas nos hemos acercado a los templos, situados en medio de un paisaje idílico, que se van llenando conforme llegan los autobuses de la mañana. ¡Qué cerca se encuentra en lo fundamental las formas y maneras del comportamiento del devoto en casi todas las religiones!. Se acercan con respeto y devoción, piden y rezan por ellos y los suyos y lo hacen con la mediación de los sacerdotes que les reconfortan y bendicen. En Ise hemos visto riadas de gente en un año como el presente que toca su renovación. Esto lo hacen abandonando el templo cuando cumple 20 años (tiempo que su religión marca para la renovación vital) y construyendo uno exactamente igual al lado. De esta manera consiguen que sean nuevos siempre siendo distintos y permanecer exactos en su formas desde hace 1.300 años. Están construidos en madera de ciprés sin ningún tipo de clavo. El lugar ofrece rincones idílicos donde parejas de novios tradicionales van a realizarse sus fotografías y donde se pueden abrazar árboles sagrados. Durante tres horas hemos podido recorrer buena parte de las 90 hectáreas que componen la zona de los monasterios y que permanece invariable desde finales del siglo séptimo.

Poco más ha sido posible porque para llegar a Katsuura hemos tenido que coger un autobús urbano (20 minutos), un tren de cercanías (30 minutos), un tren de media distancia (cerca de tres horas) y un último tren de cercanías (29 minutos más). A lo que se añade la complicación de que en algunos trenes es necesario sacar dos billetes en dos taquillas separadas, uno por cada una de las compañías a las que pertenece parte de la vía por la que transcurre el tren en el que vas.

Katsuura es una ciudad de balnearios con playa y puerto. Hemos cenado excelentes pescados crudos y en témpura y nos disponemos a descansar. Mañana toca madrugar a las seis y caminar parte del camino "Dekumano".

Un Maragato en Japón.

[Img #6338]


Una Posdata
En todo momento hemos estado acompañados por Ken, de la asociación japonesa, que como anfitrión y guía ha estado diligente y avispado para no perder ninguno de los numerosos transbordos que nos hemos visto obligados a realizar.

Y dos curiosidades
Es un país sin apenas papeleras en sus ciudades y si ningún papel o basura por el suelo.
En las ciudades, incluido Tokio, cuando paran los coches en los semáforos la ausencia de ruido es tal que se puede oír los pasos de la gente que camina por las aceras, siempre que no esté cerca la publicidad con voz estridente de los anuncios de la calle. Curiosamente son gente silenciosa que permiten los anuncios callejeros con grabaciones de voz a la misma y a vendedores a la puerta de los establecimientos ofreciendo, a voz en grito, las excelencias u ofertas de sus productos.

(*) El manga es el cómic o tebeo japonés y es tal la pasión con que lo siguen que son numerosas las personas que se ven por las calles con la estética de los dibujos. En este país es difícil distinguir si fue primero el manga y después los personajes de carne y hueso de las calles o viceversa.

[Img #6337]





Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress