Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/10/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Cabañas (*)
16/05/2014

'El Combate' astorgano contra 'La Democracia' leonesa en abril de 1936

En la Comisaría del Cuerpo de Seguridad y Vigilancia de Astorga se denuncia el 15 de febrero de 1936 que un afiliado socialista (Ramón Pontones Hidalgo, pintor y profesor de Dibujo del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de la ciudad; no figura ya en su plantilla en noviembre de aquel año), se presentó en la redacción de La Luz de Astorga, propiedad de Nicesio Fidalgo del Campo, preguntando por las razones de sus campañas contra los socialistas (el periódico había publicado una corresponsalía censurando un discurso del docente izquierdista), riñendo y llegando a las manos, formándose el consiguiente escándalo (dirá La Democracia que “el enseñante salió de la redacción con lesiones de pronóstico reservado”, y El Combate que “fue agredido por la espalda y a traición por el sacerdote redactor”).

 

El director del rotativo católico llevó al juzgado al visitante y un tiempo después, al salir del mismo y del juicio de faltas suspendido, se reprodujo entre ambos la agresión y el alboroto (volvió a ser agredido el socialista, dice El Combate), “deteniendo entonces el alcalde de la ciudad, Miguel Carro Verdejo, por motivos de orden público al director, a un hijo suyo, redactor, (Ernesto Fidalgo, sacerdote, miembro de la Comunión Tradicionalista, y profesor del Seminario de Astorga) y a una señorita hija también del director”, por lo que a la altura del 25 de marzo informará de nuevo El Diario de León de que no se ha publicado el último número del trisemanario astorgano por encontrarse aún detenidos el director y los redactores, liberados aquel mismo día por el gobernador civil “atendiendo las peticiones del presidente de la Asociación de la Prensa Leonesa y del señor Miguel Castaño Quiñones, periodista y alcalde de León”, cuya gestión y el suelto que con tal motivo publicó La Democracia serán duramente criticados por los socialistas de tendencia revolucionaria de Astorga (así se definen), que desde su semanario El Combate (“el único rotativo socialista de la provincia”) lo declaran el 11 de abril “traidor a la causa” y piden a la Agrupación Socialista de León “la expulsión del señor Castaño, director del diario burgués La Democracia”.

 

A final de marzo el semanario astorgano El Combate había dejado de insertar en sus ejemplares el recuadro “Lee y propaga El Socialista”, periódico controlado por la ejecutiva del PSOE, en manos de la corriente centrista y reformista liderada por Indalecio Prieto, y lo sustituía desde el 23 de abril por “Lee todos los días Claridad”, semanario antes y desde el 6 de abril diario que representaba al ala más a la izquierda del socialismo español, la facción caballerista, lo que era sin duda un posicionamiento de sus responsables en la discrepancia ideológica que entonces se da en el socialismo, que se saldaría a primeros de julio con el triunfo aplastante de la tendencia prietista en la elección para los cargos vacantes del Comité Ejecutivo del partido socialista.

 

Ramón Pontones Hidalgo, pintor además de profesor de Dibujo, fue también actor en La Barraca. Cuando la sublevación de julio se encuentra en Murcia, de donde era natural. Se hará comunista durante la guerra, trabajando en crónicas, ilustraciones, murales y carteles propagandísticos para la República; es corresponsal en las operaciones militares del frente de Granada, que en agosto del 36 dirige el general maragato Toribio Martínez Cabrera, y comisario político en el de Aragón en 1938, terminando a su final exiliado y anticomunista en México, donde fallece en 1995. Formó parte durante la República del grupo de masones astorganos (que pocas esperanzas de expansión podían albergar en aquella ciudad dominada por el episcopado) junto con el teniente de Infantería Alejandro García Menéndez –destinado en el Cuartel de Santocildes-, Moisés Panero Nuñéz -director del Banco Mercantil-, Plutarco Díaz Calles –industrial-, Juan José Pérez Matanzo –propietario-, Mateo Tagarro Martínez –industrial-, Dámaso Cansado Cansado -cobrador del Banco Herrero-, el alcalde Miguel Carro Verdejo y su hermano José -vigilante de caminos-, Luis García Holgado -empleado postal-, Ildefonso Cortés Rivas -médico director del Centro de Higiene-, Paulino Romero Almaraz -Inspector de policía-, y Eugenio Curiel Curiel, catedrático de Geografía e Historia y director del Instituto (la Cámara de Comercio astorgana promovía en junio de 1935 que llevara desde entonces el nombre del afamado polígrafo y venerable patriarca de las letras galaico-leonesas Marcelo Macías, regente jubilado entonces del de Orense); concejal que había sido por el Partido Republicano Radical Socialista del primer ayuntamiento republicano de Valladolid (lo era también en las fechas de la sedición de julio de 1936), “peligrosísimo y cuyos informes allí también son pésimos” (según los sublebados).

 

[Img #9527]

 

Ramón Pontones y Eugenio Curiel –afiliado a Izquierda Republicana desde su creación en 1934- precisamente se habían dado de baja como suscriptores de El Combate a la mitad de mayo de aquel mismo año, disgustados por la denuncia que el semanario socialista había hecho en sus páginas de irregularidades en el centro de enseñanza “recién conseguido para la ciudad por la izquierda astorgana” (unos años antes la oligarquía maragata se había opuesto a la creación del instituto, reclamada por los masones locales a los entonces influyentes organismos masónicos nacionales, por considerar suficiente para la población el Seminario, por lo que el centro se destinaría a Ponferrada). Compañero de docencia era también en el instituto astorgano Bernardo Blanco Gaztambide, profesor de Latín, asesinado por los alzados al igual que lo fue Eugenio Curiel. De los integrantes de su plantilla serían además depurados (al menos, en febrero de 1937 por la Comisión C depuradora del personal de Instrucción Pública de León) Jerónimo Rodríguez Martín, profesor de Física y Química; Luis Sánchez Gerona, profesor de Francés; y María Petit de Sánchez, auxiliar de Secretaría. 

 

Más información sobre Eugenio Curiel Curiel y Bernardo Blanco Gaztambide en: www.represionfranquistavalladolid.org

 

(*) Del libro 'LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA' (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas – Valduerna, Valdería, vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga- de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress