Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/03/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Manuela Bodas Puente
10/11/2014

Vado permanente

Un fuerte dolor en el vientre, acompañado de serios retortijones, despertó a Juana. Ésta a su vez, despertó a su compañero que se encontraba plácidamente mecido por los brazos de Morfeo.

 

-Anda vístete rápidamente que nos vamos al centro, posiblemente se tratará de un cólico. Dicho esto ayudó a su mujer que ya casi no tenía color.

 

Pulsó el interruptor para llamar al ascensor y en un abrir y cerrar de ojos, que a ella le pareció eterno, estaban en la calle dispuestos a sacar su automóvil de la cochera para llegar cuanto antes al ambulatorio.

 

Pero hete aquí que delante justo de la puerta de su cochera, estaba desafiante y flamantemente aparcado un utilitario que interrumpía la salida del vehiculo de nuestros apurados vecinos.

 

El inventado relato, o puede que sea mucho más posible y real de lo que pueda parecer, quiere ser un toque de conciencia para los que aparcan sí o sí donde les sale de…, a saber de dónde les sale.

 

Las personas que no respetan los vados permanentes de las cocheras, creo que vienen a demostrar que estamos en un país donde aún nos falta mucho recorrido en ciudadanía y en principios básicos de respeto. A veces incluso, cerca o muy cerca de donde han aparcado, violando las señales y demostrando que a ellos les importa un bledo la convivencia y el respeto, existe un sitio para poder aparcar cómodamente sin necesidad de pasarse las normas básicas de la convivencia por el forro.

 

Me gustaría saber cómo obran estas personas cuando se encuentran frente a frente con otra que tampoco respeta las normas de convivencia. Seguramente iniciarán una pelea verbal que desembocará en algún roce de hombro y puño, y de ahí a comenzar una guerra… Bueno no me quiero poner trágica, pero sin educación, egoísmo y por la fuerza, se rompe el tejido más poderoso del buen intercambio de energías, el tejido que nos hace, o debería, ser dignos de nuestras propias vidas.

 

Mordida existencial: Si nos ponemos un poco en el lugar del otro, seguramente le entenderemos mucho mejor. No interponernos en la trayectoria de los otros es esencial para seguir con gracia nuestra propia trayectoria.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress